Estados Unidos

El gobernador de Texas asegura que 'no habrá cierre' estatal

Aumentan contagios de Covid-19; hospitales tienen exceso de pacientes

Tomada de internet

The Texas Tribune

jueves, 16 julio 2020 | 20:49

Estados Unidos— Minetras el número de nuevos casos de coronavirus en Texas continúa aumentando y los hospitales tienen exceso de pacientes, el gobernador Greg Abbott afirmó el jueves que no se avecina un cierre estatal.

Abbott dijo la semana pasada que si la propagación del virus no disminuía, “el siguiente paso sería un cierre”. Pero en una entrevista televisiva el jueves dijo que ha habido rumores de tal acción, y subrayó que no eran ciertas.

“Permítanme decirles que no se acerca un cierre”, dijo a la televisora KRIV en Houston.

Abbott señaló las medidas que ha tomado en las últimas semanas, incluido un mandato de uso de máscaras en todo el estado y una orden de cierre de bares, para frenar la propagación del virus. Tomará algunas semanas ver una reversión en los casos de coronavirus, dijo.

En repetidas ocasiones Abbott ha subrayado durante esta semana que, si las personas usan máscaras, se podrá evitar cerrar el estado. 

El miércoles, le dijo a la estación KPRC en Houston que parece que la gente le pregunta sobre un cierre “como mil veces al día”.

“La gente está en pánico, pensando que estoy a punto de cerrar Texas nuevamente”, dijo. 

“La respuesta es no. Ese no es el objetivo. He sido muy claro”, sostuvo.

Hasta el jueves, había 10 mil 457 personas en hospitales de Texas con el coronavirus. Dicha cifra disminuyó levemente desde un pico de 10,569 alcanzado el martes, pero aún representa un aumento del 8% con respecto a la semana anterior y más de cuatro veces el número que se registró hace un mes. 

Abbott describió haber visto un “aplanamiento” en la tendencia de las hospitalizaciones. Cabe mencionar que el estado ha reportado 3 mil 561 muertes por el virus.

“Ciertamente aún no estamos fuera de peligro, pero esto podría ser un rayo de esperanza”, dijo Abbott sobre los números recientes de hospitalización. 

“Pero la única forma en que podemos evitar un cierre es si conseguimos que todos adopten este proceso de usar una máscara facial”, afirmó.

En declaraciones hechas más temprano del día jueves, Abbott defendió su respuesta al coronavirus en la convención republicana de Texas, después de reconocer el descontento generalizado entre los miembros del partido. Varios funcionarios republicanos han expresado sus críticas a la orden de uso de máscaras promulgada por Abbott en todo el estado.

“Lo último que cualquiera de nosotros quiere es volver a cerrar a Texas”, dijo durante la convención virtual.

Sin embargo, los demócratas continuaron presionando para que Abbott adoptara más medidas para detener la propagación del virus.

“El gobernador Abbott debería comenzar a escuchar a los funcionarios de salud pública y a los miembros de su propio grupo de trabajo sobre coronavirus antes de hacer reclamos generales”, dijo Abhi Rahman, portavoz del partido estatal. “Después de experimentar un récord de muertes hoy y más de 10 mil 000 nuevos casos, es sorprendente que Abbott continúe duplicando sus políticas y posiciones fallidas".