PUBLICIDAD

Estados Unidos

Atestadas y mortales, las cárceles de EU están en crisis

En Houston, la cárcel ha alcanzado su mayor población en una década. Más de la mitad de los detenidos que murieron allí tenían antecedentes de problemas mentales

The New York Times

martes, 22 noviembre 2022 | 13:18

The New York Times

PUBLICIDAD

Matthew Shelton estaba lidiando con la diabetes y el abuso periódico de sustancias cuando se mudó con su hermana en las afueras de Houston para poder organizar su vida.

Tres meses después, frente a un antiguo cargo penal por conducir en estado de ebriedad, se entregó a la cárcel del condado de Harris un día de marzo con un suministro de la insulina de la que dependía para mantenerse con vida.

PUBLICIDAD

Después de dos días, le dijo a su familia que nadie le permitía acceder a la insulina: estaba tratando de controlar su enfermedad tirando el pan de los sándwiches que le servían. Estaba solo, asustado y con frío, dijo.

Su madre, desesperada, trató repetidamente de llamar a la cárcel, pero no pudo comunicarse con nadie. “Le enviamos dinero para que comprara calcetines y humectante de labios, y nunca los compró”, dijo.

Tres días después, Shelton, de 28 años, fue encontrado muerto en su celda, luego de haber caído en coma diabético.

Fue una de las 21 personas que murieron este año en la cárcel, ubicada en Houston, una tasa de mortalidad mucho más alta que la que se refleja en las estadísticas más recientes de las cárceles de todo el país.

Houston, cuya cárcel ha alcanzado su mayor número de habitantes en más de una década, está lejos de ser la única ciudad donde las cárceles se han vuelto más fatales. Las muertes se han disparado en ciudades de todo el país, incluidas Nueva York, la ciudad de Oklahoma, Seattle, Pittsburgh y Louisville, Kentucky. California, Texas y Georgia también han registrado aumentos en las muertes en todo el estado. El covid-19 representa solo una parte del número creciente: los suicidios y las sobredosis mortales también han aumentado en algunos lugares.

Los funcionarios de la cárcel culpan a una serie de factores, incluido el hacinamiento, la escasez de personal, los problemas de salud mental exacerbados por la pandemia y la reutilización de las camas en confinamiento solitario, que alguna vez estuvieron disponibles para aislar a los detenidos violentos, que ahora deben usarse para poner en cuarentena a los enfermos.

Pero las cárceles también han violado en muchos casos los estándares mínimos de seguridad o no han brindado atención médica y de salud mental adecuada a sus reclusos, aproximadamente dos tercios de los cuales están en espera de juicio y se presume que son inocentes.

La instalación de Houston fue citada por el estado en septiembre por retener a los nuevos arrestados en su abarrotado Centro de Procesamiento Conjunto durante hasta 99 horas antes de trasladarlos a una celda permanente. El límite es de 48 horas.

En Los Ángeles, un juez federal otorgó una orden de emergencia en septiembre después de que la Unión Estadounidense de Libertades Civiles proporcionara evidencia de que las personas con enfermedades mentales estaban encadenadas a muebles durante días o se las dejaba dormir en pisos de concreto sin acceso a baños.

En Louisville, una mujer se suicidó en la cárcel después de haber estado retenida durante 18 horas en una cabina de entrevistas de abogados sin colchón, inodoro ni agua corriente.

Gran parte de la atención reciente sobre las cárceles se ha centrado en Rikers Island en Nueva York, que está bajo la amenaza de una toma de control federal después de los suicidios y los frecuentes informes de violencia descontrolada.

Pero hay indicios de una crisis mucho más amplia cuyas dimensiones aún no se comprenden por completo. El Departamento de Justicia no cumplió con un mandato del Congreso de 2013 de realizar un recuento exhaustivo de todas las muertes bajo custodia, y en un momento reconoció que su nuevo sistema había registrado solo el 39 por ciento de las muertes en las cárceles locales.

Las cifras nacionales más recientes disponibles, de 2019, muestran que las muertes en la cárcel estaban aumentando incluso antes de la pandemia. De 2000 a 2019, las muertes en prisión per cápita aumentaron un 11 por ciento, a 167 por 100 mil reclusos. En 2019, el suicidio fue la principal causa de muerte. El número de muertes relacionadas con las drogas y el alcohol fue el más alto jamás registrado.

Las cárceles de la nación tienen poca supervisión general, sino que son instalaciones locales, más comúnmente controladas por alguaciles electos. Detuvieron a unas 650 mil personas el año pasado, según Jacob Kang-Brown del Vera Institute for Justice, un grupo que promueve la reforma penitenciaria. La población carcelaria disminuyó sustancialmente al comienzo de la pandemia de covid-19, pero desde entonces ha comenzado a recuperarse, dijo.

Hubo otra muerte en la cárcel de Houston la semana pasada, un hombre de 27 años que fue encontrado ahorcado en su celda. Dos de las otras muertes este año fueron suicidios. Un hombre, trasladado a una celda acolchada después de un intento de suicidio, murió después de golpearse la cabeza repetidamente contra las paredes, la puerta y una rejilla de metal.

Jason Spencer, el jefe de personal del alguacil Ed González, cuyo departamento dirige la cárcel, dijo que la tasa de mortalidad, actualmente de alrededor de 200 por cada 100 mil reclusos, puede variar mucho de un año a otro.

Al menos una docena de los que murieron este año tenían entre 20, 30 y 40 años. Más de la mitad tenían antecedentes de enfermedad mental o habían sido declarados incompetentes, según Sarah V. Wood, consejera general de la oficina del defensor público.

Si bien una autopsia atribuyó la muerte de Shelton a una causa natural, la cetoacidosis diabética, su familia insiste en que era completamente prevenible, como resultado de que la cárcel no le suministró insulina.

“Esto es algo que no tenía por qué suceder”, dijo su madre, Marianna Thomson. “Esto es solo un descuido. No les importaba.”

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search