Mutilan estatua del jefe Victorio en Chihuahua

La escultura era el único símbolo de reconocimiento a la cultura apache en la ciudad

Staff
El Diario
jueves, 16 mayo 2019 | 06:00
El Diario de Chihuahua

Chihuahua— Las omisiones de los gobiernos estatal y municipal que derivaron en la mutilación de la estatua del jefe Victorio, único símbolo de reconocimiento a la cultura apache en la ciudad, fueron consideradas como una afrenta para la nación indígena distribuida en el norte de México y parte de Estados Unidos. 

Descendientes y representantes apaches realizaron ayer una protesta y un ritual para curar este símbolo que fue mutilado y que para ellos es una representación viva. 

Según explicó el historiador Manuel Salcido, los delincuentes no sólo se llevaron la pierna, sino que lograron desprender la placa que acompañaba a la escultura. Esta placa, dijo, representa la firma histórica de la paz entre la nación apache y el pueblo de Chihuahua, donde el gobernador y los representantes apaches firmaron documentos de paz para terminar con un conflicto de 120 años. 

“Que cierren desde ahora las heridas del pasado. Encuentro de la reconciliación pueblo de Chihuahua-Nación Apache. 14 de octubre 2000”, decía la placa textualmente también transcrita en kiowa, idioma apache. 

Derivado de ello la placa fue colocada en la plaza Apache cercana al Hospital del Seguro Social (IMSS). Cuando se erige la escultura la placa es añadida y queda en la Plaza del Ángel. 

Posteriormente en 2016 tras un decreto de Cabildo, es trasladada al Parque Lineal, donde queda desprotegida y sin ningún tipo de vigilancia a merced de los ladrones. 

Sin embargo durante un tiempo estuvo desaparecida, por lo que al parque llegó con la soga del cabestro y el fusil rotos, asimismo se le soldaron algunas letras del nombre “Victorio”, mismas que sospechan se cayeron durante los traslados. 

“Nuestra molestia es que hay descuido, estamos en contra del latrocinio pero también de la falta de vigilancia y cómo la estatua fue relegada a un lugar donde ni siquiera se ve. No se le puso un enrejado, ni un pedestal que la hiciera de difícil acceso. 

“Esto es una vergüenza, los descendientes de apaches aquí claro que ya mandaron fotografías a las tribus en Estados Unidos y aquí en México; Sonora, Coahuila, Chihuahua, también ya todo mundo sabe”, explicó 

Al lugar acudieron además del historiador el presidente de la Asociación de Pueblos Originarios, así como Miguel Cervantes, descendiente apache y miembro del Calpulli Hue Hue Victorio (abuelo Victorio). 

Este último explicó que entienden este incidente como un golpe a los pueblos originarios de estas tierras, “como si quisieran borrar sus vestigios”. 

Señaló que en esta escultura realizaban cada 14 de octubre una ofrenda y un ritual especial en el aniversario luctuoso de Victorio. 

“La representación física fue dañada, pero esto nos daña el corazón y el espíritu y ahí no hay medicina para arreglarlo. Ahorita vamos a hacer un rezo para medianamente tratar de solucionar en energía la pata del caballo, porque para nosotros esto tiene vida”, acotó.


Ante ello los manifestantes pidieron que la estatua de Victorio sea restituida a la Plaza del Ángel de donde fue removida, esto luego de que sea restaurada.