Estado

Interrogan a LeBaron en la CDMX

Julián LeBaron se reunió ayer con elementos del FBI

El Diario de Juárez

Gisela Reyes
El Diario / Corresponsal

jueves, 12 diciembre 2019 | 10:05

Ciudad de México— Elementos del FBI se reunieron ayer con Julián LeBaron en un hotel de la Ciudad de México, sin embargo, lejos de saber si hay o no avances en la investigación sobre el asesinato de nueve integrantes de su familia, el activista declaró a El Diario que sólo se trató de un interrogatorio de rutina, al ser él de los primeros en llegar al lugar de los hechos.

Confirmó que existe un video grabado con un celular y que se encuentra en manos tanto del FBI como de la Guardia Nacional en México, no obstante aclaró que él no ha podido verlo, aunque algunos de sus familiares sí.

“Ochenta sicarios no pueden confundirse y disparar contra mujeres y niños, no sé si hubo confusión o no, nosotros no somos investigadores, nosotros no podemos dar esos datos, hay mucha especulación y muchas teorías incluso de conspiración internacional, pero no sabemos, lo que me queda más claro que nada es que no sabemos”, agregó.

Negó que tanto el fiscal como el gobernador Javier Corral se hayan presentado en los límites de Chihuahua y Sonora, donde ocurrió la masacre.

"Peniche dice que él llegó, pero no es cierto, mi hermano le habló para pedirle que mandara a su gente y el Estado de Chihuahua nunca llegó”, por ello arremetió contra el gobernador y el fiscal, a quienes calificó de no ser confiables. “Son cómplices” dijo, “por omisión o por comisión, no puedes confiar en ellos cuando tienes una emergencia y eso es devastador”.

En entrevista exclusiva habló sobre el estado en el que actualmente se encuentran los niños que sobrevivieron al ataque del pasado 4 de noviembre.

“A esos niños les mataron a sus mamás y a sus hermanitos, difícilmente se repondrán de algo así, de lo pasado nadie nos dará justicia y nadie puede reparar ese daño”, pero pidió actuar para el futuro y hacer que hechos como el ocurrido en La Mora no vuelvan a pasar.

Pidió a las autoridades capturar a todos los responsables y ser transparentes con las investigaciones, ya que asegura que los detenidos “son unos chalanes” y los otros viven en las comunidades aledañas, pero la gente no habla por miedo, porque hay infiltrados criminales en todos los niveles.

Confirmó que la familia de los dos detenidos, entre ellos Mario N., se han acercado a ellos para ofrecerle pruebas de que ellos no son culpables, pero negó algún tipo de próxima reunión o acercamiento con dichas personas.

Contó que en el año 2011, en reunión con Felipe Calderón, un hombre de Hermosillo, Sonora entregó en manos del hoy detenido por nexos con el crimen organizado, Genaro García Luna, una carpeta de investigación sobre la desaparición de su hijo y pidió ayuda para encontrarlo, “y podemos suponer que agarró esa carpeta y se la entregó a los delincuentes”. Nepomuceno Moreno fue asesinado momentos después.

Respecto a que la Fiscalía General de la República (FGR) haya atraído el caso completo del asesinato de su familia, negó que esto le dé alguna certeza de que el caso vaya a resolverse.

Aseguró que la única manera de que los casos se resuelvan es hacerlo uno por uno e insistió en la unión como fuerza, por lo que el voto que se le da a la clase política debe transformarse en exigencia para resolver, y cumplir los problemas de la sociedad y poder así superar los miedos.

“Estoy hasta la madre de tener miedo, ya me han quitado a mi hermano, a mis seres queridos y yo no veo ningún tipo de refugio, ni de seguridad y en la pérdida de la libertad y en ir a escondernos en nuestra casa como si nosotros fuéramos los criminales. Ellos son los que deberían estarse escondiendo por temor”, dijo Julián LeBaron.

Agregó que “la mayoría de los mexicanos somos gente buena, por eso hemos permitido hasta cierto punto que estos cabrones dominen en nuestro territorio, lo bueno lo confunden con que somos idiotas y creo que no es así”.

Fue enfático en decir que si los que tienen el monopolio de la seguridad no están protegiendo la libertad de cada ciudadano, es peor que el crimen organizado por considerarlo como traición, en el sentido de que ni protegen ni otorgan lo necesario para protegernos. “La sociedad es como las ovejas yendo al matadero”.

Apuntó que la solución para combatir la inseguridad es “secuestrar al Palacio de Gobierno hasta que se resuelva, porque la vida de todos nosotros está en peligro”, por lo que pidió a las autoridades que si no pueden, se hagan a un lado”.

Respecto al tráfico o la legalización de las armas, consideró que hay países en donde existe la legalización y todos cuentan con el derecho a defenderse y la violencia ha bajado.

“Las armas no son buenas ni malas, son instrumentos para defender la vida en manos de otra persona, puede ser un instrumento de salvación para defender a su familia”, pero aclaró que debemos distinguir cuando es en defensa.

Respecto a la marcha del 1 de diciembre realizada en distintas partes del país para exigir un alto a la violencia, Julián LeBaron consideró que en México la ciudadanía cada vez está mejor preparada para reclamar a las autoridades que hagan su trabajo. “No nos representan, no nos protegen, no nos dan justicia, parece que para lo único que están es para agarrarse a garrotazos entre ellos y ver quién se puede joder más al prójimo”.

Añadió que el poder de los políticos se cimienta en la inspiración del miedo y el uso de la fuerza, por lo que la sociedad debe construir un movimiento por el uso de la razón y la verdad. Refirió que cuando hay un asesinato la primera víctima es la verdad, y por eso no hay justicia.

Lamentó que los soldados e investigadores tengan que arriesgar sus vidas para capturar a los delincuentes y que éstos después sean liberados por el mismo presidente de la República, y por eso se ha perdido respeto a la autoridad.

Recriminó que el Poder Judicial en México esté del lado de los delincuentes bajo argumentos como el de no contar con pruebas, y lo catalogó como un rotundo fracaso de principio a fin.

Hizo un llamado a la sociedad a no echar culpas, “nosotros somos los responsables de que esto funcione, si responsabilizamos a los demás, les entregamos toda la potencia a un ejército de incompetentes y delincuentes”.

De la reunión que sostendrá a principios de enero con autoridades y el presidente Andrés Manuel López Obrador, espera que le informen que ya haya detenidos.