Estado

Grave que violencia contra las mujeres se 'normalice'

Es un hecho frecuente dentro de las familias

Tomada de internet / Imagen ilustrativa

Esteban Villalobos/ El Diario

domingo, 14 febrero 2021 | 15:04

Hidalgo del Parral. - La normalización de la violencia contra la mujer tiene consecuencias graves en el desarrollo de la vida de estas y en el ejercicio de sus derechos, aún más cuando son los funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones quienes toman las decisiones que invisibilizan la problemática o normalizan la violencia contra la mujer. 

Este tipo de violencia (en contra de la mujer) es un hecho frecuente dentro de las familias, advierte la psicóloga Rocío Covarrubias, quien sostiene que también es algo “normal”, en el lugar de trabajo, en la escuela y en la sociedad en general, debido a la dependencia de la pareja, o bien por problemas de autoestima.

“La falta de información, el silencio, el miedo y la vergüenza la perpetúan”, puntualiza. 

Convivimos con noticias sobre agresiones físicas y verbales, homicidios, acoso sexual, violaciones de mujeres, sin diferenciación de edad, por lo que de esta manera ciertos niveles de violencia parecen estar normalizados o justificados culturalmente, y se dejan entre ver con expresiones como: “porque se viste así”, “para que viaja sola”, “las mujeres siempre exageran”, “ella se lo busco”, “ella le dio motivos”, etc.

Por ello se ha vuelto común que novios de entre 15 a 20 años ejerzan violencia psicológica, incluso física a su pareja, llegado a atenderse en promedio hasta 10 casos mensuales, en el área de salud mental, de la secretaria de salud, debido a que en esta etapa de la vida no existe la madurez.

Los “motivos” pueden ser de toda índole y están presentes en las decisiones de las autoridades públicas, quienes ante una denuncia de lesiones físicas no investiga la situación, justifica el actuar del agresor, no toma las medidas cautelares o de protección necesarias, no impone las sanciones penales contempladas en el ordenamiento jurídico o las atenúa. 

La violencia contra las mujeres se presenta en todas las clases sociales y en todas las edades, las cifras son alarmantes, pero más alarmante siguen siendo la cantidad de casos que no se denuncian, que no se registran, que quedan impunes y solo hasta que los niveles de violencia alcanzan niveles extremos que terminan con la vida de muchas mujeres se evidencia el problema estructural que afecta a la sociedad. 

Si bien se asocia tradicionalmente a las mujeres como las víctimas principales de la violencia, también es importante enfocarse en lo que está detrás de los agresores, quienes se encuentran inmersos en una sociedad y una cultura que históricamente los ha condicionado a pensar que una forma de expresar su “masculinidad” es a través de actitudes y comportamientos violentos, dominantes, posesivos, controladores, por lo que cualquier intento de cambiar esto representa un “peligro” para su “hombría”.

Es así, explica la también coordinadora de Salud mental de la secretaria de salud en la Región III, que tanto mujeres como hombres tienen un papel a la hora de erradicar de violencia de género, siendo importante entender los orígenes de la violencia para poder prevenirla a tiempo, además de aprender a identificar las señales de alerta para evitar que una situación escale hasta convertirse en alguna manifestación de violencia extrema en contra de las mujeres de la cual sea más difícil salir.