Estado

Deuda estatal, sin control

Pagos en los 4 años de la administración estatal superan los 25 mil mdp

Javier Olmos
El Diario de Juárez

sábado, 24 octubre 2020 | 06:00

Lo que ha pagado el Gobierno de Chihuahua en cuatro años de administración al servicio de la deuda supera ya los 25 mil millones y medio de pesos, establecen informes de la Secretaría de Hacienda. 

La cantidad erogada -que se debe mencionar, no contempla el pago de amortizaciones- a las obligaciones financieras que aun así doblan dicha cifra, es mayor a la suma de los presupuestos de egresos que ha tenido el Municipio de Juárez en el mismo periodo. 

Los Movimientos de Ingresos y Egresos disponibles en el apartado de los Estados Financieros de Hacienda muestran que entre el cuarto trimestre de 2016 y el tercer trimestre de 2020 el gasto en ese rubro fue de 25 mil 643 millones 574 mil 256 pesos

Juárez, por ejemplo, tuvo un presupuesto de 3.7 mil millones de pesos en 2016, 4.1 mil millones en 2017, 4.5 mil millones en 2018, 5.1 mil millones en 2019, y finalmente 5.4 mil millones de pesos en este 2020, lo que significa que en cuatro años ejerció más de 22 mil 985 millones de pesos pero menos de lo desembolsado por el Estado en la deuda de Chihuahua.

Es también hasta 6.7 veces más grande que el presupuesto anual que tuvo este 2020 el Municipio de Chihuahua, por 3 mil 778 millones 331 mil 94 pesos.

El gasto en deuda pública asumido por el Gobierno del Estado también supera por mucho los 18 mil millones de pesos el gobernador Javier Corral prometió ejercer en su ‘Plan de Inversión 2019-2021’.

Los informes financieros de la Secretaría de Hacienda indican que sólo en el cuarto trimestre de 2016, que fueron los primeros tres meses de mandato del gobernador Javier Corral, se erogaron al servicio de la deuda los primeros 918.5 millones de pesos.

En 2017 la entidad pagó arriba de 3 mil 594 millones de pesos, desglosando 2 mil 346 millones 927 mil 983 pesos en el concepto de “Deuda Pública”, y mil 217 millones 975 mil 296 pesos aportados del Fideicomiso de Certificados Bursátiles ISN.

Y para 2018, el gasto se duplicó al llegar a más de 7 mil 272 millones de pesos: 2 mil 768 millones de recursos ordinarios marcados en el concepto de “Deuda Pública” dentro de los movimientos, 2 mil 928 millones del Fideicomiso del Programa de Carreteras Estatales y Federales, y mil 575 millones de pesos dispuestos desde el fideicomiso del Impuesto Sobre la Nómina.

En 2019 el monto fue todavía mayor, de 7 mil 947 millones de pesos, de los cuales 3 mil 367 fueron de recursos propios, 3 mil 187 del fideicomiso carretero y mil 392 del fideicomiso ISN.

En este 2020, hasta el 30 de septiembre, el Gobierno del Estado había pagado a la deuda mil 765 millones de pesos con recursos ordinarios, 82 millones del fideicomiso ISN, y 4 mil 62 pesos del fideicomiso carretero, para dar un total de más de 5 mil 909 millones de pesos.

Más deuda, poca obra

Hay que mencionar que de recursos propios, para el pago de pasivos la administración ha destinado 10 mil 248 pesos, mientras que más de 13 mil 773 millones de pesos fueron aprovechados del pago de cuotas en las carreteras federales y estatales, además de que 4 mil 298 millones provienen del Impuesto Sobre la Renta.

Más deuda, poca obra

Mientras que la deuda sigue en aumento y el pago de sus servicios también, los resultados del funcionamiento de la administración pública plasmados en la ejecución de programas de inversión y obra pública se observan en un gasto mucho menor ejercido en este rubro, en todas las áreas de Gobierno.

De acuerdo con los mismos movimientos de Ingresos y Egresos, entre enero de 2017 y el tercer trimestre de 2020, el Gobierno estatal destino a “Programas de Inversión y Obra Pública” poco más de 11 mil 69 millones de pesos.

La cifra es incluso inferior al “Plan de Inversión” que prometía una bolsa de 18 mil millones de pesos, que se lograría a la vez con el refinanciamiento de la deuda pública de Chihuahua.

Pero los datos dicen otra cosa. Cuando en 2017 se pagó por la deuda 3 mil 594 millones, en obras en el estado se ejercieron 3 mil 372.

En 2018 la diferencia fue superior, pues a la deuda se fueron 7 mil 272 millones contra 2 mil 750 millones de “Programas de Inversión y Obra Pública”, en tanto que al año posterior 7 mil 947 se aprovecharon para los compromisos del estado, cuando en obras el monto fue de 2 mil 865 millones de pesos.

Ya para 2020, con más de 5 mil 909 millones de pesos aportados a la deuda, el gasto en inversión pública fue de 2 mil 80 millones de pesos.

A pesar de las aportaciones, la deuda sigue en aumento.

Informes que la Hacienda publica en el portal gubernamental de Transparencia Fiscal indican que, por ejemplo, la deuda de corto plazo se incrementó hasta un 125 por ciento al pasar de mil 500 millones de pesos comprometidos al cierre de 2016, a una cifra estimada hasta septiembre de 3 mil 369 millones de pesos.

La Deuda de Largo Plazo tuvo un aumento del 40 por ciento, pues en 2016 presentaba un saldo superior a los 23 mil 723 pesos y actualmente concentra 33 mil 233; además de que el concepto de “Otros Pasivos”, que se refiere a la deuda con proveedores, pasó de 4 mil 607 a 7 mil 629 millones de pesos en el mismo periodo, teniendo un alza del 66 por ciento.

Hay que mencionar que durante la evolución de la deuda, según los reportes oficiales, la Secretaría de Hacienda destinó poco más 8 mil 98 millones de pesos en amortizaciones.

De acuerdo con el legislador de Morena en el Congreso del Estado, Benjamín Carrera Chávez, el secretario de Hacienda, Arturo Fuentes Vélez informó en la comparecencia que tuvo esta semana que la deuda de largo plazo al mes de marzo rondaba los 47 mil 599 millones de pesos.

Sin embargo, anotó el diputado, no dijo los montos de ahorro reales que se han obtenido como parte de las dos reestructuras realizadas de la Deuda Pública del Estado. 

“En general, quedaron demasiadas interrogantes en el aire; la transparencia en el ejercicio de los recursos, principalmente la derivada de financiamientos sigue sin realizarse”, manifestó.

Carrera dijo que los diputados siguen guardando grandes dudas sobre temas importantes como: el avance del ejercicio de los recursos respecto al Plan de Inversión 2019-2021, que no se presenta un informe real del avance del Plan emergente de Apoyo y Protección a la Salud, Empleo e Ingreso Familiar; puesto que, analizando las cuentas públicas de los ejercicios 2019 y 2020 durante el primer semestre del año, no se refleja un incremento en el gasto que muestre una tendencia de aplicación de recursos respecto de este plan. 

Aunado a lo anterior, enfatizó, los números de la Deuda Pública no mienten, “las cuentas públicas son claras y definitivas, es real un incremento en el Corto plazo y en el concepto de Otros Pasivos”.

Finalmente expuso que la explicación que dio sobre el manejo de los instrumentos en cortos plazos dejó mucho qué desear, “toda vez que para contratar este tipo de operaciones, se debe tomar en cuenta la capacidad de pago de los Gobiernos, el riesgo financiero que conlleva la firma de estos instrumentos y en general, con el cuidado que se debe tener en la estructura financiera del Estado”.