Estado

De apagar el fuego… a cuidarse del virus

Enfrenta Jessyca la pandemia en las calles; ahora, además de cuidar a otros, debe preocuparse por ella misma

El Diario

Juan Carlos Núñez/ El Diario de Chihuahua

miércoles, 20 mayo 2020 | 16:32

Chihuahua, Chih.- Jessyca Karina Yáñez Ramírez, de 28 años, es bombero desde el 2018, y platicó lo difícil que es laborar en las condiciones actuales de contingencia generada por el coronvarius (Covid-19), pues no solamente debe cuidar a la comunidad, sino a ella misma, aunque asegura que conserva su buen ánimo de servicio y vocación.

Actualmente está comisionada a la Coordinación de Protección Civil y antes de eso se encontraba en la Estación de Bomberos No.5, donde hacía todas las labores propias de la corporación y siempre con la mentalidad de que en caso de atender siniestros, hay riesgo latente para ella y cualquiera de sus compañeros. 

Ahora con la pandemia, la situación se ha vuelto muy complicada porque no solamente es protegerse con el equipo normal, sino adicional en todo momento con sus respectivos cubrebocas, gafas especiales, guantes, el lavado constante de manos y la sanitización.

Sin embargo, esto se resintió más en casa, ya que vive con su abuela y una prima, donde cada vez que regresa del trabajo debe limpiar su ropa y no puede acercarse a nadie hasta haberse bañado y haber sanitizado todo lo que llevaba puesto.

“Mi vida cambió, yo suelo ser muy sociable y afectiva, pero ahora por precaución, no puedo abrazar a mi abuela por ejemplo. Convivimos con sana distancia. Ella es un adulto mayor y tengo la responsabilidad de evitar cualquier tipo de contagio, por eso aunque vea que ya estoy totalmente limpia y todo sanitizado, extremamos precauciones”, platicó la joven bombero.

Recordó que siempre han tenido cuidados cuando acuden a atender algún accidente donde están involucradas personas, con el equipamiento, guantes y lentes protectores, pero ahora con la contingencia, a donde sea que vayan, por mínimo que sea como una fuga de gas, apagar un pasto, una alarma de un negocio o casa, se tiene que ir totalmente protegida.

Entre sus pasatiempos es jugar tochito, correr a la Ciudad Deportiva, participar en futbol rápido, salir con amistades a restaurantes, cafés, pero más que nada ir al cine, ya que se considera cinéfila de corazón, pero ahora todo aquello ha tenido que dejarlo atrás mientras está la contingencia.

No obstante, considera que esta también es una oportunidad de vida para mejorar todos, porque en lugar de quedarse a ver televisión -dijo- ahora se puede hacer ejercicio en casa, mantener comunicación con los amigos a través de videollamadas, armar rompecabezas o tener cualquier otra actividad para enfrentar la situación.

Reconoció que a diferencia de otras ciudades de México donde se ha sabido de discriminación a personal médico e incluso de seguridad, en la capital del estado la gente es distinta, o al menos en lo que le ha tocado vivir, porque incluso les aplauden a los bomberos por no sólo arriesgar su vida siempre, sino porque pese a estar en cuarentena, deben salir a la calle.

Aceptó que la siutación tanto de ella como de sus compañeros es siempre un peligro latente, porque a diferencia de los civiles, ellos no pueden darse el lujo de quedarse en casa, ni aunque hubiera suficiencia económica.

Deben salir a hacer su trabajo, a atender emergencias, a salvar vidas aunque las de ellos estén de por medio, para hacer valer el lema: “Aunque no te conozco, daría la vida por ti”, pero es algo que ella eligió y dijo que se siente feliz de formar parte de los héroes anónimos.

“He sentido el apoyo de la gente por salir, me han felicitado, saben que estamos para apoyar a la gente. También tengo amigos enfermeros, médicos, así que sé que si para mi es difícil salir, para ellos más. He tenido mucho apoyo de mis seres queridos. De la comunidad que nos reconoce que estamos exponiéndonos, pero es nuestra vocación, ahora sé que no me equivoqué en ser bombero, amo mi trabajo y doy lo mejor de mi todos los días”, manifestó la valiente bombero de academia.

Por último, envió un mensaje a la población de no exponerse, no exponer a sus familias. Dijo que si pudiera, ella estaría en cuarentena, pero por su trabajo debe salir. “Prefiero ser exagerada ahora y prevenir, a no cuidarme y lamentar en el futuro. Gracias a quienes se quedan en casa”, expresó.