Espectáculos

Culmina la travesía

Experto en la cosmovisión indígena, el antropólogo e investigador juarense Alfredo López Austin deja legado invaluable

El Diario de Juárez

sábado, 16 octubre 2021 | 06:00

| Destacado historiador juarense y uno de los investigadores más importantes del país sobre las manifestaciones del mundo prehispánico y la cosmovisión mesoamericana, fue el Dr. Alfredo López Austin | En marzo de 2014, el Museo de la Revolución en la Frontera (MUREF) llevó a cabo –en el marco del 75 aniversario del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el 30 aniversario del Centro INAH Chihuahua– la exposición “Homenaje: Alfredo López Austin”, que fue inaugurada con la plática “Alfredo López Austin: hombre y estudioso de frontera”, por parte del Dr. José María Calderón Rodríguez | Alfredo López Austin nació el 12 de marzo de 1936 en Ciudad Juárez, Chihuahua, era investigador emérito del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y académico de la Facultad de Filosofía y Letras

Juarense y reconocido historiador, antropólogo e investigador de la mitología mesoamericana, Premio Nacional de Artes y Literatura, Alfredo López Austin falleció a los 85 años.

“Con profunda tristeza Martha Rosario Luján, sus hijos, nueras y nietos hacen de su conocimiento la culminación de la vida plena y fructífera de este hombre excepcional”, expresó a través de redes sociales, su hijo Leonardo López Luján, quien es director del Proyecto Templo Mayor.

Alfredo López Austin nació el 12 de marzo de 1936 en Ciudad Juárez, Chihuahua, era investigador emérito del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y académico de la Facultad de Filosofía y Letras.

Estudioso de la cosmovisión mesoamericana

Fue un experto en cosmovisión mesoamericana y en los pueblos indígenas de México y fue Premio Nacional de Artes y Literatura 2020.

Autor de libros como Los mitos del tlacuache: caminos de la mitología mesoamericana (1990) y El conejo en la cara de la Luna: ensayos sobre mitología de la tradición mesoamericana (1994).

Su hijo López Luján indicó que hoy por la tarde sus familiares y amigos lo despedirán en una funeraria ubicada en San Ángel, Ciudad de México

Estudió Derecho en la Universidad de Nuevo León (1954-1955) y en la Facultad de Derecho de la UNAM (1956-1959), así como Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la máxima casa de estudios (1965-1968).

La secretaria de Cultura de México, Alejandra Frausto, lamentó la noticia y definió a López Austin como "un hombre bueno que deja para México una ventana abierta a reconocer las raíces que están emergiendo".

Desean buen viaje a López Austin

"Con profundo dolor despedimos al doctor Alfredo López Austin, y a la vez agradecemos su vida y todo aquello que nos legó en conocimiento, en sabiduría y en amor por lo que somos", expresó la funcionaria en redes sociales.

"Alfredo López Austin nos ayudó a conocer y comprender la cosmovisión, los mitos, la magia, la religión y la iconografía mesoamericana", señaló la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), institución en la que trabajó el historiador.

El historiador publicó más de 30 libros, ya sea como autor o editor, y su trayectoria fue reconocida con el Premio Universidad Nacional (1993), la medalla y diploma del Senado de la Universidad de Varsovia, Polonia (2008) y el Premio Internacional de Ensayo Pedro Henríquez Ureña (2017), entre otros.

El año pasado, recibió el Premio Nacional de Artes y Literatura.

Cómplice de causas indígenas y sociales 

El poeta en lengua nahualt Mardonio Carballo, actual titular de la Dirección de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas de la Secretaría de Cultura, ponderó la sabiduría y generosidad del gran académico e historiador que fue Alfredo López Austin, a quien consideró un "cómplice perenne del movimiento indígena".

"Era un hombre amable, afable, pero era duro cuando tenía que ser duro", recordó, y destacó su congruencia.

"Incluso una cosa celebrable de Alfredo era su disidencia ideológica y la forma de escribir los argumentos con los cuales disentía y discutía; generaban una sapiencia importante, porque no corría por los caminos ya hechos".

López Austin, como no podía ser de otra manera, siempre abrazó las causas indígenas y sociales.

Tenía sus convicciones políticas y no se preocupaba por ocultarlas. Perteneció, por ejemplo, al PSUM (Partido Socialista Unificado de México) y simpatizó también con el Partido Comunista, al que nunca se afilió, como llegó a colaborar con el PRD, aunque sin adherirse tampoco.

Además, formó parte del cuerpo de asesores del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) para construir Los Diálogos de San Andrés.

"Actúo políticamente por obligación moral", dijo en una entrevista en la revista Ex Novo, "y en ocasiones he tenido que hacerlo intensamente, sobre todo en la Universidad y en el movimiento indígena de Chiapas. Pero no me es grato participar en política porque reconozco que mis capacidades son pocas; soy un político de convicciones, pero no un político hábil".

close
search