¿Qué es una Fintech y cómo convertir a tu empresa en esa categoría?

México, está posicionado como un país potencia en tecnología financiera en América Latina

Excélsior
domingo, 01 diciembre 2019 | 17:50
|

Ciudad de México— La revolución digital ha revolucionado a las empresas.

Los avances en materia de tecnología han fungido como aceleradores de la economía global, creando nuevos y disruptivos modelos de negocio que generan nuevas formas de producir riqueza, siendo el ecosistema de la tecnología financiera o fintech uno de dichos paradigmas.

México, está posicionado como un país potencia en tecnología financiera en América Latina, superando a países como Brasil, Colombia o Argentina, llegando a un universo de casi 400 empresas fintech. Sin embargo, y por el hecho de ser un esquema completamente distinto a lo que se conoce en términos de inversión y bancarización, es importante saber qué es una empresa fintech, cómo se constituye y cuáles son los diferenciadores en relación con los sistemas financieros tradicionales.

Una fintech representa una alternativa emergente en el medio financiero, apoyado y potenciado por herramientas de vanguardia tecnológica. Gracias a esto, hoy es posible brindar servicios de transferencias, inversión, préstamos o fondeos de una manera simple, eficiente, ágil y, sobre todo, confiable”, afirmó Marcelo de Fuentes, director general de Fundary.

Sin embargo, este nuevo modelo de inclusión financiera no se originó el día de ayer; todo tiene una historia, y lo que hoy conocemos como fintech tiene su origen y evolución en tres épocas distintas.

  • La primera se remonta al impacto de la globalización hasta finales de los ochentas, con tecnología soportada por el desarrollo de los cables transatlánticos de transmisión.
  • La segunda transformación de la tecnología financiera llegó entre 1987 y 2008, con la explosión en los procesos de digitalización y las formas en que las empresas comenzaron a adoptarlas.
  • Actualmente vivimos un tercer momento en la industria, comandada por startups, empresas que día a día reducen de manera significativa las barreras de entrada al universo financiero digital, estableciéndose como pieza clave del crecimiento integral de una región.

¿Qué pueden hacer las empresas fintech?

La gama de soluciones financieras de una fintech abarca un gran espectro, desde las transacciones bancarias más cotidianas, hasta servicios de gestión de cuentas, inteligencia financiera, y banca 100% digital, por hacer mención.

El listado de Fintech México apunta los siguientes como servicios de una empresa de tecnología financiera:

  • Medios de pago y transferencias
  • Infraestructura para servicios financieros
  • Originación digital de créditos
  • Soluciones financieras para empresas
  • Finanzas personales y asesoría financiera
  • Mercados financieros
  • Crowdfunding
  • InsurTech (soluciones para aseguradoras)
  • Criptomonedas y blockchain
  • Entidades financieras disruptivas (banca 100% online)

¿Qué se necesita para reconocerse como fintech en el mercado?

A la par del desarrollo que significa la llegada de la industria fintech, también existen desafíos necesarios de resolver para este modelo, siendo la certificación formal, segura y eficiente, uno de los principales, ya que con esto se fomenta una mayor inclusión y apertura financiera y se pueden evitar delitos relacionados con la seguridad cibernética o el lavado de dinero.

En México, para lograr el reconocimiento como Institución de Tecnología Financiera (ITF) se ha realizado una intensa labor legislativa en la que, en marzo de 2018, culminó con la la firma de la Ley Fintech, siendo este el requisito más importante para consolidarse en el mercado nacional y que busca regular la organización, operación y funcionamiento de estas empresas para brindar protección a los usuarios que soliciten sus servicios, supervisadas por la CNBV, Banxico y la CONDUSEF.

De manera que, para ser catalogada oficialmente como una fintech, algunos de los puntos relevantes que la ley establece son:

  • Solicitar autorización ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para comenzar a operar.
  • Presentar a sus accionistas y administradores el aviso de operaciones.
  • Contar con capital mínimo para operar y por activos sujetos a riesgo.
  • Deben constituirse legalmente como sociedades anónimas (S.A.).
  • Seguridad de la información y continuidad de la operación.
  • Límites de operación por cada cliente.
  • Divulgación de riesgos y responsabilidades.
  • Confidencialidad de la información.
  • Separar los recursos propios de los ingresados por sus clientes.
  • Cumplir con un marco de prevención de lavado de dinero.
  • Se deberá contar con auditores externos independientes.