Estos son 10 trucos para conseguir que los demás hagan lo que deseas

Esperamos que utilices estos consejos para buenos propósitos

Excélsior
jueves, 11 julio 2019 | 15:27
|

Ciudad de México— Que no te llamen manipulador, pero...

Si en algún momento de tu vida, después de una negociación o de una intensa plática, sentiste que la otra persona logró obtener lo que quería escuchar o tener de ti, tal vez se deba a que supo muy bien cómo utilizar sus cartas.

¿Cuáles habrán sido esas? Quizá algunos sutiles trucos psicológicos, de los cuales, por supuesto, no te diste cuenta.

A continuación te compartimos 10 trucos psicológicos para obtener lo que quieras de otros, de acuerdo con un infografía hecha por Business Insider que recoge datos de publicaciones como Journal of Personality and Social Psychology, The Journal of Consumer Research y Personality and Social Psychology Bulletin, entre otros.

Por cierto, esperamos que los utilices para buenos propósitos.
Utiliza una “alternativa” para que compren lo que quieras. Si tienes problemas al vender un producto costoso, considera añadir una segunda opción que sólo haga ver más tentador al más caro. El truco es que la “alternativa” debe ser del mismo precio (o más) que el más caro, pero “menos efectivo”, así que debes resaltar ese “defecto”.

Modifica el ambiente para que la gente sea menos agresiva. Cuando quieras negociar, es mejor que lo hagas en una cafetería y no en una oficina, de forma que la otra persona se porte menos agresiva. La gente tiende a ser así y a ser más egoísta cuando encuentra objetos relacionados con el trabajo o con su “fuente de poder” que con cosas neutrales. 

Ayuda a alguien a lograr sus metas para que te haga un favor. Dale a alguien algo que necesite, de forma que se sienta obligado a devolver el favor y no dudes en usar frases como “No te preocupes, es lo que los amigos hacen el uno por el otro” u otras similares cuando te agradezca.

Imita el lenguaje corporal de la otra persona para agradarle. Sutilmente imita la forma en que alguien habla, se sienta o habla para parecerle más agradable, pero ten cuidado: la otra persona no debe notarlo. 

Habla rápidamente para ganar un argumento. Cuando alguien no está de acuerdo con lo que dices, habla más rápido para que no tenga tiempo de procesar lo que dices, si la persona concuerda contigo, entonces habla normal, para que tenga tiempo de evaluar el mensaje. 

Confúndelos para que hagan (o compren) lo que quieras. Supongamos que vendes botellas de vino a 200 pesos y quieres vender 4. Sería difícil decir que el costo total será de 800 pesos y que te lo compren. Pero si les haces una “oferta” de 4x3, puedes hacer una “trampa” y aumentar el precio de cada botella: 266 pesos. El señuelo de la “oferta” seduce a cualquiera, además no a muchos les gusta hacer cuentas. 

Pide un favor cuando la gente esté agotada, para que cooperen. Pide un favor cuando la otra persona esté mentalmente agotada, de modo que no tenga energía mental para cuestionar lo que pides. 

Usa sustantivos en vez de verbos para lograr que cambien su comportamiento. Usar un sustantivo refuerza identidad como miembro de un grupo específico y eso es lo que necesitas. Un ejemplo es preguntar “¿Qué tan importante para ti es ser un maestro? En vez de “¿qué tan importante para ti es enseñar?”. 

Asústalos para que te den lo que necesitas. Las personas que experimentan algún susto, son más receptivas a realizar cualquier favor después de que sienten a salvo. Eso es porque su mente está ocupada pensando en el potencial daño que enfrentaron. 

Haz énfasis en lo que el otro puede ganar, no perder. Cuando negocies, enfatiza lo que se gana, no lo que se pierde, para que la otra persona esté de acuerdo con tu oferta.