Estas son las Maldivas rusas, un paraíso que podría matarte

No son más que un lago artificial, una cuenca creada por la planta de calefacción local

Excélsior
lunes, 05 agosto 2019 | 15:46

Ciudad de México— Las orillas de este lago cristalino están siempre llenas de gente que busca el selfie perfecto presumir luego en Instagram. Pero sus aguas contienen componentes que pueden ser altamente peligrosos. 


Como Russia Beyond ya lo ha contado en este otro artículo, las “Maldivas rusas” son una cuenca artificial creada por la planta de calefacción local y posteriormente rellenada con agua. El color cristalino no se debe a un manantial de agua limpia, sino que es el resultado de los productos que fluyen hacia ella: la central térmica vierte en esta cuenca cenizas y escorias resultantes de la combustión del carbón. En otras palabras, desperdicios... El ‘lago’ se hizo tremendamente popular entre la gente local, que pese al peligro se dirige hacia este lugar para sacar un par de fotos perfectas.

En verano, las orillas de este lago cristalino están siempre llenas de veraneantes: acuden en masa desde la ciudad para presumir luego en Instagram. Pero este embalse no es más que el vertedero de la central térmica cercana: en su interior se disuelven componentes peligrosos.

En un día de verano como cualquier otro, los habitantes de Novosibirsk inundaron sus redes sociales con fotografías tomadas con el telón de fondo de un lago cristalino. Las chicas guapas posaban en trajes de baño, bailaban y ponían posturitas.

Este lugar, donde el agua es azul incluso en los días más deprimentes, es conocido como las “Maldivas rusas”. En estas fotos podéis hacerte una idea del lugar... ¡y los colores no son obtenidos mediante los filtros de Instagram!

Pero cuando llegas a la orilla del lago, inmediatamente sientes un fuerte olor a detergente, que desaparece cuando te alejas. “¡Cualquier deseo que pudieras tener de sumergirte en el agua se desvanece inmediatamente! Y uno tiene la impresión de que el lugar podría ser peligroso”, escribió un periodista local, Mijaíl Reshétnikov.

En las redes sociales se habla de un lugar “envenenado”, “tóxico”, “mortal” y “radiactivo”. Los arbustos y las plantas que tocan el agua dejan de crecer... y mueren lentamente.


Las Maldivas contaminadas

Las “Maldivas rusas” no son más que un lago artificial, una cuenca creada por la planta de calefacción local y posteriormente rellenada con agua. El color cristalino no se debe a un manantial de agua limpia, sino que es el resultado de los productos que fluyen hacia ella: la central térmica vierte en esta cuenca cenizas y escorias resultantes de la combustión del carbón. En otras palabras, desperdicios.

“Hasta las gaviotas de aquí tienen plumas azules. Y no está claro de qué depende su color - de un simple reflejo del agua o del contacto con ella”, escribió el periodista.

 Paradójicamente, las costas de este lugar siempre están llenas de gente en verano. Los rumores que circulan en las redes sociales sobre la probable radiactividad del lago desde hace algún tiempo parecen no tener efecto.