El Paso

Violencia en Juárez marcó al ‘héroe de Walmart’

Crecer entre pandillas lo preparó para la masacre, asegura en entrevista

Roberto Carrillo / El Diario de El Paso

domingo, 16 febrero 2020 | 06:00

Lejos de considerarse a sí mismo un héroe, Lázaro Ponce sostuvo que su actuación durante el tiroteo masivo del 3 de agosto fue algo “que cualquiera hubiera hecho”, además de considerar que al vivir su juventud en una colonia popular de Ciudad Juárez “lo preparó” para enfrentar una tragedia.

“Crecí en la colonia 16 de Septiembre, que está para la Fronteriza”, dijo Ponce en entrevista telefónica con El Diario de El Paso, desde su hogar en Memphis, Tennessee.

El nativo de San Antonio, Texas, pero quien vivió parte de su juventud en Ciudad Juárez, recordó que el ambiente de violencia fue algo que le marcó hasta la fecha.

“Ahí siempre había problemas con las pandillas, siempre se estaban agarrando a balazos. Usted sabe cómo están las cosas en Juárez”, dijo Ponce, quien gracias a su temple pudo ayudar a salvar vidas.

Después de que el tirador disparó sin piedad en el estacionamiento de la tienda Walmart de Cielo Vista, se adentró a las instalaciones y tiró a quemarropa a personas que perdieron la vida o quedaron malheridas.

“Crecí entre la violencia y yo conozco el sonido de las balas. he pasado por situaciones fuertes, creo que a lo mejor eso fue lo que me hizo reaccionar de ese modo, a no paniquearme”, afirmó el llamado hasta hace poco el “héroe anónimo de Walmart”.

Durante el ataque Ponce ayudó a poner en lugar seguro al bebé de la familia Anchondo, cuyos padres murieron al protegerle con sus cuerpos; posteriormente Ponce asistió a personas que estaban heridas a presionar sus heridas con toallas que tomó de los estantes de la tienda. 

Sin embargo, cuando la situación empezó a ser controlada por los cuerpos de auxilio, Ponce se retiró del lugar, sin buscar ningún reconocimiento a su labor heroica.

 “Al momento de ver a las personas heridas, quejándose, lo que hice fue una reacción de ayudar al prójimo. Creo que esa es la reacción que tendríamos todos”, sostuvo Ponce, cuya discreción ante la ayuda prestada en momentos de grave crisis, hizo que se realizara una pesquisa para conocer la identidad del buen samaritano.

Raíces mexicanas

Lázaro Ponce nació en San Antonio, Texas, pero su padre es originario de Torreón, Coahuila, y su madre “de un ranchito pegado a Parras”.

Aunque actualmente reside en Memphis, Tennessee, Ponce relató que se encontraba en El Paso, Texas para visitar a su ex esposa y tres hijos que viven en Ciudad Juárez.

“Tenía años que no veía a mis hijos”, dijo Ponce sobre el viaje que lo llevó a tener una cita con el destino, al tratar de reencontrarse con su familia y raíces fronterizas.

“Veníamos bajando de Nueva Orleans, pues nos íbamos a quedar en El Paso para ir a visitar a mis hijos en Juárez, y en esta ocasión sí los pude ver cuatro veces”, sostuvo.

El día del ataque

Como la de cientos de personas que estuvieron en el Walmart la mañana del 3 de agosto, la vida de Lázaro Ponce estuvo en peligro, pero el destino quiso que se convirtiera en un héroe, en lugar de una víctima.

“Por un par de segundos no me tocó, y a mi esposa este tipo le tiró en el estacionamiento, pero no le dio”, sostuvo Ponce sobre el tirador que ahora enfrenta 90 cargos federales y estatales, tanto por crímenes de odio como por homicidio capital, entre otros.

Al recordar la forma en que él y su esposa sobrevivieron a la tragedia, Ponce relata que fue una cuestión de suerte, así como parte del plan malévolo del agresor.

“Sí le tiró unos balazos a ella, pero ella se escondió detrás de un carro y no la siguió, porque el muy cobarde quiso hacer el mayor daño en el menor tiempo, antes de que llegara la Policía”, sostuvo Ponce.

La opinión del héroe es muy clara contra el sospechoso de cometer el ataque, quien ya enfrenta a la justicia tras ser detenido y procesado por las autoridades locales y federales.

“Es un cobarde porque fue y mató a personas indefensas. Más aun cuando se fue y no enfrentó a la Policía porque sabía que lo iban a matar si les disparaba a ellos cuando lo atoraron”, señaló.

Le falla el corazón

Lázaro Ponce se dijo consciente de no buscar reconocimiento o gratificación por las acciones que realizó durante y después del ataque, pero el destino le jugó una mala pasada al sufrir un ataque al corazón, mismo que le fue controlado.

“Al parecer el corazón ya me anda queriendo fallar, pero yo estoy contento con los días que Dios me dé de vida”, dijo el trabajador de la construcción, que a pesar de su prestancia no cuenta con un trabajo fijo, ni bien remunerado.

“No me puedo echar a llorar”, dijo Ponce, decidido a salir adelante a pesar de la adversidad.

Al preguntarle sobre la ayuda monetaria y en especie que la comunidad ha dado a familiares de las víctimas, Ponce se dijo ajeno a un deseo de ser recompensado por algo que hizo de forma instintiva, y sólo con el fin de ayudar.

 “Yo no deseo ninguna recompensa, solamente desearle lo mejor a los familiares de aquellas personas que murieron y que fueron heridas”, apuntó.

Sin embargo, en días pasados la actual esposa de Ponce abrió una cuenta en el portal GoFundMe, con el fin de solventar los gastos de hospitalización que su esposo tuvo que enfrentar con el ataque cardiaco que sufrió.

“Como le digo, yo estoy muy agradecido con quienes nos han estado ayudando y de antemano no aceptaría esta ayuda, si mi esposa y yo no estuviéramos en una situación difícil”, sostuvo Ponce.

Después de ser estabilizado, Ponce fue dado de alta dos días después, una vez que los médicos comprobaron que su condición cardiaca no podría desencadenar en un ataque más fuerte.

Fue entonces que Crystal Roberts, esposa de Lázaro, creó una cuenta en el portal GoFundMe para recibir el apoyo económico de la comunidad, fijando una meta de 50 mil dólares, pero dicha campaña sólo ha generado 3 mil 800 dólares hasta la noche del miércoles.

“Tuve un ataque cardiaco menor y pude sobrevivir. He tenido problemas cardiacos durante años, pero a medida que pasa el tiempo ha empeorado y no he podido buscar tratamiento porque no tengo los beneficios económicos”, dijo Lázaro en el espacio de comentarios que muestra la campaña.

En dicho portal se muestra una foto de Ponce en la cama de un hospital, con fecha del 9 de febrero, dentro de la campaña que ha despertado el entusiasmo entre un grupo de 117 donadores, hasta la fecha.

“Esta historia me tocó el corazón y, como escribió otra persona que ha apoyado, yo no estoy aquí para preguntarme si él realmente estuvo en Walmart ese fatídico día, pero su historia de trabajo duro y persistencia me conmovió. La vida es dura y este hombre ya ha pasado por muchas cosas”, dijo Crystal Lucero, quien aportó de su bolsillo una suma que será destinada a Ponce.

“Aprecio toda la ayuda que pueda obtener y que he estado recibiendo de las personas que han donado, gracias y que Dios los bendiga a todos”, suscribió Lázaro Ponce en una actualización de la campaña titulada: “El Paso Walmart Shooting Hero”. rcarrillo@diariousa.com