El Paso

Hacen sonar su fe más allá de las fronteras

Judíos de Estados Unidos y México celebrarán juntos este año su Año Nuevo 5781 en límites de Sunland Park y Anapra

Staff
El Diario de El Paso

martes, 15 septiembre 2020 | 19:19

El Paso— Las fronteras no existen para aquellos que comparten una misma fe y están unidos en su búsqueda espiritual.

Desde 2015, judíos de Estados Unidos y México se reúnen en los límites de ambos países –en el marcador 1 que divide la frontera entre Sunland Park, Nuevo México, y Anapra, Chihuahua– para cantar, orar y celebrar el Año Nuevo Judío.

La celebración, que ya es una tradición, se denomina “Shofar Across Borders / Shofar a Traves de la Frontera” y simboliza la unidad más allá de los límites políticos y humanos.

Este año, debido a la pandemia del nuevo coronavirus, la celebración será virtual, transmitida a todo el mundo por Internet. Sólo un puñado de personas de ambos lados de la frontera se reunirán este miércoles a las 6:30 pm y su voz y el sonido del shofar –un cuerno de carnero convertido en instrumento de viento– serán retransmitidos a través de las redes sociales, lo que permite participar desde cualquier lugar.

En la tradición judía, es importante que cada judío escuche el shofar al menos una vez durante el mes previo a Rosh Hashaná, el primer día del año nuevo. El sonido les recuerda a los judíos que comparten una historia común y el mandamiento de la Torá de hacer de este mundo un lugar mejor todos los días.

Durante los últimos años, muchos miembros de las comunidades judías de El Paso, Las Cruces y Ciudad Juárez cumplieron esa tradición junto con sus rabinos cerca del Río Grande y la Línea Fronteriza Internacional. Este año, para dar la bienvenida a 5781 en el calendario hebreo, no será la excepción.

"Creo que es importante demostrar que estamos definidos aquí en nuestra comunidad al cruzar la frontera y celebrar nuestra relación binacional única", dice el presidente y creador del evento, Peter Svarzbein, un miembro activo de la comunidad judía y regidor por el Distrito 1 de la Ciudad de El Paso.

“Tenemos trabajadores, compradores y estudiantes que cruzan todos los días, y también negocios, música, idiomas e ideas que cruzan nuestras fronteras. Podemos celebrar esa realidad a través de los sonidos unificadores del shofar".

El marcador fronterizo número 1 está en el sitio del Registro Nacional de Lugares Históricos como el primer punto de la frontera entre Estados Unidos y México que no está separado por agua y el punto de inicio de la Compra de Gadsden: el territorio de la Mesilla que compró el gobierno norteamericano a México en 1855.

"Lo más importante es que es un lugar mágico", dice Svarzbein, "donde no hay muros que separen los dos países, lo que muestra cómo elegimos vivir juntos".

El evento anual Shofar Across Borders está patrocinado por la Federación Judía del Gran El Paso, una organización sin fines de lucro.