Presunto asesino narra homicidio

Luego de mentir en su primera declaración, hombre confiesa su crimen

Karla Valdez / El Diario de El Paso
lunes, 11 marzo 2019 | 06:00

Una investigación de casi seis meses llevó a la Unidad de Crímenes Contra Personas (CAP) a dar con el presunto asesino de Amber Marie Mena, quien fue encontrada muerta en su vivienda con un cable de aspiradora en el cuello. 

René Raúl Torres, de 42 años, enfrenta un cargo de homicidio por la muerte de Mena el 18 de agosto de 2018, en una vivienda ubicada en el 10231 de la calle Whitetail Drive en el noreste de El Paso. 

De acuerdo con documentos oficiales en poder de El Diario de El Paso, el mismo Torres admitió haber estado con Mena horas antes de su muerte, aunque no se especificó la relación entre ambos. 

El hombre relató a los detectives que él llevaría a Mena al aeropuerto para que viajara a California, pero presuntamente la víctima cambió de parecer y dijo que mejor tomaría un autobús.

Los documentos señalan que cuando Torres y Mena iban rumbo a la estación de camiones, la mujer decidió conducir a California en su automóvil, por lo que decidieron regresar a casa de ella. 

Aparentemente mientras circulaban rumbo al este en la Carretera Interestatal 10, Mena le pidió al hombre que se detuviera. Cuando éste se paró en el acotamiento ella bajó del vehículo y caminó hacía el restaurante Village Inn que estaba cerca y ya no supo de ella. 

En su testimonio el hombre dijo que alrededor de la 1:30 de la tarde contactó a Mena, quien le dijo que iba camino a su casa. El hombre dijo a los detectives que perdió su teléfono y sospechaba que la mujer podría tenerlo.


Llama al 911


Torres contó a los detectives que luego de hablar con la víctima, pasaron varias horas hasta que decidió ir a la vivienda y encontró a Mena sin vida. 

Por lo que a las 7:53 de la tarde Torres llamó al número de emergencias 911 para reportar lo ocurrido. Oficiales de la Policía de El Paso encontraron a la mujer con el cable enredado varias veces en su cuello y señas de forcejeo en el lugar. 

Los documentos indican que Torres le dijo a la operadora del 911 que no quería tocar nada, para no incriminarse. Luego de rendir su testimonio, el hombre fue puesto en libertad mientras lo detectives de CAP investigaban el caso. 

Durante la investigación, los detectives solicitaron los estados de cuenta de la víctima y se percataron que su tarjeta de crédito fue utilizada después de su muerte en una tienda Walmart.

Al solicitar las cámaras de vigilancia del lugar, los detectives observaron a Torres llegando a la tienda en el automóvil de la víctima donde compró un celular con la tarjeta de crédito de ésta. 

Torres fue llamado nuevamente por los detectives, quienes le preguntaron que si su declaración previa estaba correcta y él aseguró que si. 

Cuando lo cuestionario como había pagado su teléfono celular este dijo que en efectivo y reiteró que lo perdió el día en que Mena murió. 


Declaran testigos


En los documentos se menciona que dos adolescentes tuvieron contacto con Torres el día de la muerte de Mena, quien les pidió no decir nada sobre un teléfono que uno de ellos encontró.

Los adolescentes eran vecinos de Mena y regularmente entraban a su casa para utilizar el agua potable de la vivienda de la víctima. 

Uno de los adolescentes identificado como “J”, dijo a los detectives que encontró cerca de la sala un celular sin tarjeta SIM, el cual llevó a su casa. 

Momentos después, Torres llegó a la casa del menor y le pidió el teléfono para llamar al 911 y reportar la muerte de la mujer.

“J” dijo a los detectives que le mostró el celular a Torres y este le dijo que lo guardara y que no le dijera a nadie que lo había encontrado. 

Ese mismo día, Torres le preguntó a otro adolescente identificado como “S” que si no tenía un celular que pudiera utilizar una tarjeta SIM que tenía. 

Los documentos señalan que el celular de la víctima fue encontrado días después de su muerte, cerca de la cara de Torres. 


‘No debí hacerlo, Chaparrita’


Durante la investigación detectives de CAP se entrevistaron con amigos de Torres, uno de ellos identificado como DMH, aseguró que después de la muerte de Mena, el hombre había estado llorando. 

Según el testimonio del testigo, él le preguntó a Torres qué era lo que le pasaba, a lo que presuntamente el hombre respondió “no debí hacerlo, mi Chaparrita”. 

DMH aseguró a los detectives que eso era una especie de confesión por parte de Torres de que él había asesinado a Mena. 

El 5 de febrero, Torres fue detenido por un cargo de robo y una vez en la estación de Policía el hombre confesó que mintió en su primer declaración. 

Torres indicó que antes de que Mena se bajara de su auto, él la había acompañado a sacar una nueva tarjeta de crédito dos horas antes de su muerte. 

Agregó que estaba molesto con Mena y que cuando comenzaron a discutir en el automóvil de regreso a casa sintió ganas de golpearla.

Por lo que a Torres se le fincaron cargos por la muerte de Mena y fue recluido en el Centro de Detenciones de El Paso, donde se le fijó una fianza de un millón de dólares.