Posiciona a El Paso en agenda política nacional

Candidatura de Beto O’Rourke explicará problemática de la región: académicos

Sabrina Zuniga
El Diario de El Paso
jueves, 14 marzo 2019 | 06:00

Robert Francis O’Rourke, de 46 años, es el primer paseño y político local que se lanza como candidato para el mayor puesto de elección popular, haciendo historia ante la posibilidad de alcanzar la Presidencia de los Estados Unidos.

Para historiadores y académicos, la campaña, dada a conocer el jueves de manera oficial, posiciona a El Paso en la agenda política nacional, lo cual generará atención desde una perspectiva diferente sobre la problemática en la frontera con México. 

De acuerdo con David Dorado Romo, historiador paseño, O’Rourke ha logrado atraer la atención de todo el país, lo cual resulta positivo.

“Es el primer paseño que se ha postulado para una candidatura presidencial, lo que ha logrado atención de medios nacionales, que buscan saber la problemática de la frontera y qué posición ha tenido O’Rourke”, dijo Romo.

Para el historiador Oscar Martínez, profesor retirado de la Universidad de Arizona y experto en la dinámica binacional de El Paso y Juárez, el alcance de la candidatura del paseño será bueno para la frontera.

“Es un impacto importante y positivo para la comunidad. Él tiene mucha habilidad para decir la verdad de cómo vivimos, para revocar estos estereotipos y ataques que no tienen fundamento. Beto tiene la habilidad de rechazar todo eso y explicar muy bien cómo es la frontera verdaderamente”, expresó.

Durante la visita del presidente Donald Trump a El Paso –el 11 de febrero– para realizar un mitin de su campaña de reelección, O’Rourke concentró a miles de personas afuera del Coliseo para manifestarse en contra del presidente.

Cámaras y reporteros de todo el país cubrieron la manifestación de O’Rourke y la contrastaron con la concentración proselitista de Trump, quien aprovechó su discurso en el Coliseo para atacar a Beto.

La otra cara

Sin embargo, la candidatura también representa otro lado de la moneda. Según Romo, Beto O’Rourke fue “la cara bonita de proyectos negativos para comunidades vulnerables fronterizas”.

Defensor de causas como la protección del Barrio Duranguito ante una eventual demolición para construir una arena multiusos, Romo manifestó cautela en cuanto a los alcances de O’Rourke en la escena política.

“No creo que la solución a los problemas nacionales puedan venir de un millonario que le debe su carrera política a un grupo de republicanos que han organizado proyectos destructivos a nuestras comunidades”, comentó, en referencia al apoyo para sus campañas que O’Rourke ha recibido de magnates como su suegro, el empresario Bill Sanders, y el magnate Woody Hunt.

Nacido en El Paso, Texas, O’Rourke sirvió en el Cabildo de El Paso de 2005 a 2011.

Fue elegido para la Cámara de Representantes de los Estados Unidos en 2012 después de derrotar a Silvestre Reyes en una elección primaria demócrata.

En lugar de buscar la reelección en 2018, se postuló para el Senado y fue derrotado por el senador republicano titular Ted Cruz.

Este 14 de marzo, anunció su candidatura para la nominación demócrata a presidente de los Estados Unidos en 2020.

A recabar millones

Horas después del anuncio de su candidatura en redes sociales, el video de O’Rourke logró volverse viral y las aportaciones de campaña no se hicieron esperar.

Se espera que esta campaña se alce con grandes cantidades monetarias, ya que la carrera contra el senador texano Ted Cruz, en el 2018, fue la campaña más cara del Senado en la historia, con O’Rourke logrando recaudar más de 80 millones de dólares.

De los 80 millones de dólares recabados, según la Comisión Federal de Elecciones, O’Rourke gastó casi todo su fondo. De acuerdo con autoridades, es posible transferir fondos restantes a nuevas campañas.

El ex congresista se ha regido bajo el lema de no aceptar dinero de los Comités de Acción Política (PACs), y parece que continuará bajo este manifiesto, así lo dio a conocer mediante su Twitter ayer jueves.

OpenSecrets.org –un sitio web dedicado a investigación política– publicó que casi la mitad de sus contribuciones durante la campaña del Senado, fueron donaciones de menos de 200 dólares.

Aunque la mayor parte del dinero era de residentes de Texas, el 44 por ciento de los donantes residen fuera del estado. 

[email protected]