Por fin, desalojan a menores de Tornillo

Fueron enviados con tutores o a otras instalaciones

Sabrina Zuniga
El Diario de El Paso
Viernes, 11 Enero 2019 | 10:22

Tras más de medio año de operaciones, durante el cual se convirtió en un símbolo del maltrato hacia los indocumentados, el Gobierno federal removió a todos los menores del centro de detención en Tornillo.
El albergue, calificado por sus críticos como una “ciudad de carpas”, dejará de existir el viernes de la próxima semana.
Lynn Johnson, funcionaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) confirmó que los menores “sin compañía albergados en Tornillo han sido liberados a un patrocinador apropiado o transferidos a otros albergues de la red”.
Beto O’Rourke, ex congresista de los Estados Unidos por el Distrito 16, y Will Hurd, congresista por el Distrito 75, confirmaron la noticia el viernes por la mañana.
El centro que abrió en junio en una zona desértica –al lado del puerto fronterizo Marcelino Serna, que conecta a Tornillo, Texas con Guadalupe, Chihuahua– comenzó albergando a 360 menores. En diciembre retenía a 2 mil 700.
Mediante su cuenta oficial de Twitter, O’Rourke declaró que “el último menor ha dejado Tornillo. Es bueno para estos niños y sus familias”.
Indicó que esto es una muestra del poder de las personas que se manifestaron en contra del centro de detención y de aquellas que apoyaron durante todo momento a los niños detenidos.
“A quienes compartieron con el resto del país que estábamos encerrando a niños inmigrantes durante meses a la vez. Tú hiciste que esto sucediera”, agregó O’Rourke.
Hurd expresó que conversó de forma personal con el director de las instalaciones de Tornillo, quien le informó que ‘el último niño acababa de irse’.
“Este campamento nunca debió haber estado en primer lugar, pero es una buena noticia que por fin cerró”, declaró Hurd.
Johnson aclaró que las operaciones en Tornillo continuarán para seguir de manera adecuada hacia el cierre, dijo.

Marcó la frontera

Las instalaciones en Tornillo se convirtieron en un símbolo de la detención masiva de niños indocumentados en la actual administración presidencial.
Ahora, cada rastro del centro de detención, que empleaba a 2 mil personas en diciembre y albergaba a miles de niños, desaparecerá a finales de enero.
Durante las últimas semanas, se había observado una actividad rápida en el desmantelamiento del centro.
Tornillo marcó la frontera, no sólo demográficamente, sino en la comunidad y la unión de activistas, organizaciones y demás grupos solidarios y religiosos alrededor del país.
“Nos sentimos alentados por la noticia y celebramos el cierre de las instalaciones de Tornillo”, declaró Fernando García, director de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos.
Por su parte, el senador estatal José Rodríguez, demócrata de El Paso, manifestó su júbilo por la liberación del último menor de Tornillo.
“Es importante señalar que la instalación nunca debió existir. Ningún niño merece la detención. Aún más, ninguna familia merece ser detenida”, precisó el también ex procurador del Condado.

[email protected]