Mueren dos indocumentados tras persecución de Patrulla Fronteriza

Vuelca minivan con 11 pasajeros en Nuevo México; 9 resultan heridos y arrestan a chofer

Roberto Carrillo Arteaga/El Diario de El Paso
lunes, 08 abril 2019 | 06:00

Dos personas murieron y nueve más fueron detenidas por la Patrulla Fronteriza, Sector El Paso, después de una persecución donde los oficiales respondieron a un reporte de presunta actividad de contrabando de personas, se informó.

Los hechos ocurrieron el sábado pasado, alrededor de las 8 de la noche, cuando agentes del Sector El Paso de la Patrulla Fronteriza localizaron sobre la Carretera 9 de Nuevo México una camioneta minivan color gris, asociada con el reporte, dijo la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Por medio de un comunicado se informó que la camioneta en cuestión fue avistada en la marca de la milla 133 de la Carretera NM-9, en las inmediaciones de Columbus, Nuevo México.

Fue entonces que los agentes que respondieron a la denuncia le señalaron un alto al conductor del vehículo, quien por el contrario emprendió fuga con dirección al Oeste, al momento de que los agentes accionaron las torretas y sirenas de las unidades oficiales. 

A un distancia de 9 millas de donde inició la persecución, en la milla 142, otros agentes de la Patrulla Fronteriza colocaron un dispositivo accionado a distancia para ponchar las llantas del vehículo en fuga, pero el conductor trató con una maniobra repentina evitar el dispositivo, lo que ocasionó que perdiera el control y se volcara sobre su costado.

Fue entonces que dos personas a bordo de la minivan fueron expulsadas del vehículo, sufriendo serias lesiones.

Al lugar llegaron en apoyo unidades de la Policía Estatal de Nuevo México, así como técnicos médicos de emergencia de la Patrulla Fronteriza, y un equipo médico de la Guardia Costera de los Estados Unidos, que está destacamentado en la Estación de la Patrulla Fronteriza en Santa Teresa.

A pesar de la atención médica en el lugar del percance, el personal del Médico Forense del Condado de Doña Ana pronunció como fallecidas a las dos personas que fueron expulsadas del vehículo al momento de la volcadura.

Cinco personas más, que se encontraban en la camioneta, fueron transportadas a recibir atención hospitalaria con heridas que no pusieron en riesgo su vida.

En tanto, los agentes actuantes identificaron al conductor de la minivan como un ciudadano estadounidense, un varón de 27 años de edad, cuyo nombre fue mantenido bajo reserva por la autoridad.

Del mismo modo se mantuvo bajo reserva la identidad de los fallecidos, misma que se hará pública cuando se notifique a los familiares de su deceso.

Hasta el momento no se ha determinado la nacionalidad de los pasajeros del vehículo accidentado.


Seguimiento mortal


La Carretera NM-9 tiene la característica de ser una larga recta que se construyó de forma paralela a las vías del ferrocarril de carga, mismas que ahora están en desuso.

En ocasiones dicha carretera guarda una distancia de 3 millas de la frontera con México, por ello es que no es raro detectar actividades de tráfico de personas en el lugar.

Las características y ubicación de la Carretera NM-9 propician persecuciones como la llevada a cabo el sábado pasado, donde dos personas perdieron la vida al ser expulsadas de un vehículo que huía, en velocidades que no se han reportado aún, pero que presuntamente eran altas.

Un reporte independiente realizado entre los años 2015 y 2018, por reporteros de ProPublica y Los Angeles Times, estudió 9 mil casos de denuncias penales federales presentadas contra presuntos contrabandistas de personas, involucrados en persecuciones y detenciones a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México: Arizona, Sur de Texas, Oeste de Texas, Sur de California y Nuevo México. 

“Sólo en los últimos cuatro años, en el lado norteamericano de la frontera, al menos 250 personas resultaron heridas y 22 murieron después de ser perseguidas por la Patrulla Fronteriza”, sostiene el reporte publicado el pasado 4 de abril.

Los reporteros determinaron que sí se habían llevado a cabo las persecuciones aplicando la definición utilizada por la Comisión de Estándares y Entrenamiento de Oficiales de Paz de California y la Patrulla de Carreteras de California: “Un evento que involucra a uno o más agentes del orden público que intentan detener a un presunto o real violador de la ley en un vehículo motorizado mientras el conductor está usando tácticas evasivas, tales como conducir a alta velocidad, salir de una carretera, girar repentinamente o conducir de manera legal, pero sin obedecer la orden de un agente para detenerse”.

La mayoría de las persecuciones involucraron a un agente de la Patrulla Fronteriza en un vehículo debidamente señalado que intentaba detener y luego perseguir a ese vehículo después de que no obedeciera la orden de detenerse. 

En algunos casos, los agentes no notaron si habían activado sus luces y sirenas, pero siguieron a los vehículos después de que comenzaron a hacer maniobras evasivas o a conducir muy por encima del límite de velocidad. 

Los agentes a menudo condujeron a velocidades cercanas a las 100 millas por hora, de una manera que los expertos describen como conducción de persecución o de emergencia. Éstas se contabilizaron como actividades de persecución. 

En algunos casos, más de una agencia participó en una persecución. Se considera como una persecución de la Patrulla Fronteriza si la agencia inició o dirigió la parada de tráfico original.