string(44) "los-dos-lados-de-la-balanza-20190216-1478864"
El Paso

Los dos lados de la balanza

Paseños fueron testigos del choque ideológico de los dos contendientes a la Presidencia para el 2020

Karla Valdez / El Diario de El Paso
domingo, 17 febrero 2019 | 06:00

La tarde del lunes 11 de febrero la ciudad de El Paso fue el centro de atención de medios nacionales e internacionales tras ser sede de los discursos políticos del presidente Donald Trump y Beto O’Rourke.

Expertos comunicólogos y en ciencias políticas explicaron a El Diario de El Paso que a pesar que tanto el mandatario como el ex congresista basaron sus respectivos discursos en los mismos temas: migración y el muro fronterizo, los ángulos fueron completamente distintos.

Ya que mientras Trump lanzaba ataques a los demócratas, medios de comunicación y tachaba a los migrantes de criminales, O’Rourke ofreció un mensaje de unión y sobre la importancia de la ayuda humanitaria hacia los refugiados.

Zita Arocha, profesora de comunicaciones en UTEP se dijo sorprendida de que Trump tuviera el valor para llegar a esta frontera y seguir “mintiendo”.

Haciendo referencia que durante su discurso sobre el Estado de la Unión, el presidente estadounidense declaró que El Paso era una de las ciudades más violentas del país, pero luego pasó a ser de las más seguras gracias a la construcción de la valla fronteriza en 2008.

“Trump solo vino a la frontera a dar espectáculo para los medios y para sus seguidores y siguió hablando de cómo se supone que éramos y como somos ahora. Cuando todos los que vivimos aquí sabemos que eso es una total mentira”, dijo.

La también directora de la revista escolar Borderzine considera que la estrategia de O’Rourke de realizar una un mitin simultáneo fue un verdadero acierto, ya que eso le robó atención al presidente y ayudó a mostrar la verdadera cara de El Paso.

“Con la gran respuesta de la gente que se unió a él (O’Rourke) se mandó el mensaje de que todo lo que dijo el presidente es una mentira y que su teoría del muro es falsa”, explicó.

Lo cual fue apoyado por la experta en ciencias políticas Kathleen Staudt, quien señaló que a pesar de estar en suelo fronterizo, Trump se negó a ver la realidad de esta frontera. 

“(Trump) se resiste a ver los verdaderos datos de El Paso respecto a los inmigrantes, los refugiados y el crimen, porque su retórica apela a la xenofobia que caracteriza a aproximadamente un tercio de la población de Estados Unidos”, comentó.

Y enfatizó que el mensaje que el mandatario dejó después de su discurso en esta ciudad muestra que es un demagogo en problemas de seguridad fronteriza e inmigración. 

“Su mensaje no fue sobre nuestra ciudad, ni sobre la comunidad binacional en la frontera. Fue un mensaje para esas personas xenofóbicas que necesita para su reelección en el 2020, en la cual ha estado trabajando desde que tomó su cargo como presidente en 2017”, enfatizó Staudt. 


Crea divisiones

Por su parte Arocha mencionó que los mensajes tan drásticos del presidente crean una notable división en el país, porque según la mentalidad de Trump si no estás con él, estás en su contra.

“Aquí él solo piensa en los que apoyan la construcción del muro y los que no. Si alguien no lo apoya comienza con ataques, lo cual lo ha caracterizado desde que se lanzó para presidente”, reiteró.

La profesora explicó que Trump no es la clase de persona con la que se puede dialogar para llegar a un acuerdo.

“No escucha las ideas de otras personas, el es el tipo de persona que quiere obtener todo lo que pide y si no se lo dan los vuelve blanco de ataques”, dijo.

En su visita a El Paso Trump se dedicó a atacar a los medios que cubrían su evento diciendo que todas las notas que sacan eran mentiras, lo cual desató la euforia de uno de sus seguidores quien se metió al área de prensa y agredió a los reporteros tirando las cámaras y micrófonos que estaban a su paso.

“Esta retórica antimedios le da la libertad a personas extremistas a atacar a los medios y ese es el problema, que no Trump no piensa en las consecuencias ni pide tolerancia a sus seguidores”, explicó.

Mientras que Staudt considera que los constantes ataques a los medios de comunicación por parte de Trump le recuerdan a la Alemania de 1930.

“Sus ataques provocan bullying e intimidación, tal como en Alemania en la década de los treintas”, dijo. 


‘Es un verdadero político’

Tanto Arocha como Staudt coincidieron en que O’Rourke realizó el papel de un verdadero político trayendo un mensaje de consciencia y moderación a sus seguridores.

“Beto es la contraparte que se necesita para desmentir a Trump, porque hace falta que alguien diga la verdad de las cosas de una manera correcta sin ofensas y sin ataques”, explicó Arocha.

La profesora aplaudió el actuar no solo de O’Rourke sino también de la comunidad por no dejarse intimidar por Trump y sus seguidores y asistir al discurso del popular Beto.

Por su parte Staudt indicó que el ex congresista reafirmó su compromiso con El Paso, pero sobre todo con la verdad de los migrantes y la frontera.

Ambas indicaron que sería interesante que O’Rourke decidiera lanzarse como candidato para la elecciones presidenciales del 2020, ya que los constantes ataques de Trump hacia su persona demuestran el miedo que el mandatario le tiene.