Exigen ‘Luz de Libertad’

Más de medio millar participaron en la marcha y vigilia para pedir un alto a la actual política migratoria

Jaime Torres / El Diario de El Paso
domingo, 14 julio 2019 | 06:00

Parar la detención de familias, liberar a los niños detenidos y construir un América libre fueron las consignas lanzadas por más de medio millar de activistas que participaron en la marcha y vigilia denominada ‘Luz de Libertad’ organizada por grupos pro derechos de los migrantes de la región fronteriza y la cual se llevó simultáneamente en más de 800 ciudades de Estados Unidos y otros países del mundo.

El movimiento internacional convocado en el contexto del plan anunciado recientemente por el presidente Donald Trump para que elementos de ICE realicen las llamadas “redadas masivas” en diferentes ciudades del país tiene como fin exigir un alto a la política migratoria implementada por el Gobierno federal.

“Esto ha llegado a un punto inaceptable, lo que está haciendo Trump en la frontera no refleja los valores americanos, no refleja lo que América es: un país de migrantes, ni mucho menos poniendo a los niños en cárceles; entonces esto es una llamada de atención para esta administración”, afirmó Fernando García, director de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos.

“Esta lógica es terrible, maquiavélica y absurda; tiene que pararse”, externó el defensor de los derechos humanos de los migrantes al término de la marcha pacífica que inició en las inmediaciones del puente internacional Paso del Norte y concluyó en el parque Cleveland Square, en la zona Centro.

Con pancartas en mano miembros de la Coalición para poner fin a la detención de niños: El Paso, la Red Fronteriza por los Derechos Humanos, la ACLU de Texas, el Centro de Defensa de los Inmigrantes de Las Américas y el Instituto Hope Border abogaron por poner un alto a la detención de migrantes.

“Nosotros tenemos que seguir construyendo un América sin detención de familias, no tenemos que ver a los migrantes como una amenaza sino como una oportunidad”, coincidieron los participantes mientras eran observados a distancia por agentes policiacos.

“Este es un país de migrantes y va a seguir siendo un país de migrantes quieran o no los racistas y xenofóbicos porque esa es la historia y es el destino de los Estados Unidos”, comentó García, minutos antes de iniciar la vigilia.

Luego cientos de personas encendieron sus velas para orar por todos los que se encuentran en los campos de detención de los Estados Unidos.

La vigilia realizada a nivel nacional cuenta con el apoyo de diversas organizaciones como United Farm Workers Foundation, la Fundación Dolores Huerta, Al Otro Lado, New Sanctuary Coalition y Black Movement Law Project, entre otros.

“Es que ya hemos llegado a un momento muy oscuro en nuestra nación en donde estamos presenciando un tratamiento inhumano, especialmente a las familias migrantes, a los refugiados, a los que buscan asilo”, dijo el sacerdote católico Arturo Bañuelas.

Expresó que los asistentes “nos unimos para proclamar el coraje que tenemos y así prender una luz que pueda llamar la atención de las injusticias y así llegar a los corazones de esta nación”.

Reiteró que lo que pasa en la frontera es inhumano, está deshumanizando a los migrantes y no debe permitirse en este país que representa libertad y oportunidad  de justicia par toda persona. “Tiene que empezar aquí en la frontera y extenderse a todo el país”.

El Centro de Derechos Fronterizos de la ACLU y la ACLU de Texas han documentado condiciones abusivas en las instalaciones de los sectores de la Patrulla Fronteriza de El Paso y el Valle del Río Grande, incluidos casos de falta de sueño, servicios médicos denegados, hacinamiento extremo y familias obligadas a dormir en el la suciedad, expuestas al calor extremo y la lluvia.

Cynthia Pompa, gerente de Defensa del Centro de Derechos Fronterizos de la ACLU externó que debe haber responsabilidad por los abusos sufridos por las familias y los niños detenidos durante días por la Patrulla Fronteriza en estas condiciones.

“Nos unimos para exigir que nuestro gobierno ponga fin a la agenda racista anti inmigrante que inflige crueldad a quienes buscan refugio en lugar de la necesaria respuesta humanitaria”.

“La gente se está muriendo. Han muerto seis niños mientras estaban detenidos, un padre, junto con su hija de dos años, se ha ahogado, y otros se están muriendo en la frontera”, dijo Verónica Frescas, miembro fundadora de la Coalición para Poner fin a la Detención de Niños en El Paso.

Los manifestantes urgieron la necesidad de una política de inmigración que honre a quienes buscan seguridad y una mejor forma de vida. "No podemos y no miraremos hacia otro lado".

Y es que para los manifestantes la postura del Gobierno es una narrativa falsa sobre la frontera entre Estados Unidos y México y una idea mal concebida de que los refugiados y los solicitantes de asilo son una amenaza para la seguridad de Estados Unidos. 

“La detención de migrantes no respeta el valor de la dignidad humana y al mismo tiempo apoya el complejo industrial de la prisión. Esta es una combinación peligrosa que solo resultará en más abusos contra los derechos humanos y más injusticias”, dijo Marisa Limón Garza, del Instituto Fronterizo HOPE.

La Coalición Lights for Liberty, compuesta por organizaciones pro derechos de los inmigrantes, mantuvo un espacio solidario con las miles de personas detenidas en los centros de detención durante los eventos realizados este fin de semana en El Paso, San Diego, Nueva York, Washington DC y Miami.