Es ejemplo de superación

Paseño se fijó la meta de convertirse en médico; ayer la cumplió junto con otros 101 graduados

Roberto Carrillo Arteaga/El Diario de El Paso
domingo, 19 mayo 2019 | 06:00
Cortesía | Jesús Guzmán (al centro) y sus compañeros recibieron sus acreditaciones por parte de la Escuela de Medicina Paul

El paseño Jesús A. Guzmán es un claro ejemplo de inspiración y superación personal, ya que después de asistir en el 2010 a una ceremonia de graduación de médicos, él se fijó la meta de estudiar para convertirse en profesional de la salud.

El viernes pasado Guzmán logró su cometido, al ser parte de la nueva generación de la Texas Tech University Health Sciencies Center (TTUHSC), en ceremonia celebrada el viernes en el Plaza Theather de esta ciudad.

“Me inspiró tanto la ceremonia y por lo que significa el campo de la medicina”, dijo Guzmán, quien hace 9 años era asistente técnico en el teatro del Parque Chamizal Memorial donde se llevó a cabo dicha graduación.

“Simplemente supe entonces qué era lo que quería hacer por el resto de mi vida”, sostuvo Guzmán, nacido en El Paso, y criado en el popular Segundo Barrio de la ciudad.

Un total de 101 graduandos como doctores en medicina, vistiendo toga y birrete tradicional, subieron al estrado para recibir sus acreditaciones por parte de la Escuela de Medicina Paul L. Foster.

La ceremonia fue conducida por Richard Lange, presidente de la TTUHSC, quien celebró la graduación de la más reciente generación de médicos de dicho plantel, quien felicitó efusivamente a Guzmán por su logro.

La odisea del ahora médico Jesús A Guzmán inició el 10 de Julio del 2010, cuando pudo atestiguar la ceremonia donde los futuros médicos de entonces recibieron la simbólica bata blanca, que perfilaba a cada uno de los postulados como miembros de la generación que egresaría en el 2014.

Las palabras de inspiración que el orador principal dirigió a los asistentes hicieron eco en Guzmán, quien desde su posición como técnico en el teatro se emocionó de tal manera que se fijo la meta de estar ahí, en el estrado algún día no muy lejano.

El graduado de la Bowie High School tomó muy en serio las palabras entonces pronunciadas “Tienes que creer en lo que haces, en orden de hacer una diferencia en la vida de otros”, recuerda Guzmán, quien a partir de entonces tuvo una meta fija en su vida.

La determinación estaba hecha, a pesar de que Guzmán había terminada sus estudios en contabilidad en el mismo 2010 en la Universidad de Texas en El Paso, y ahora, a pesar de su poco conocimiento del campo médico, él continuó su educación hasta cumplir con los grados necesarios para ingresar a la Escuela de medicina Paul L. Foster, a la que fue aceptado en el año 2015.

Guzmán realizó su sueño, al convertirse en un feliz graduado, vistiendo la bata blanca que tanto significado guarda para él, tras aceptar la posición de residente de medicina interna en la TTUHSC de El Paso.

[email protected]