Economía

Un suplicio presentar Declaración Anual

El 31 de marzo de esta anualidad se vence el plazo para que las personas morales presenten su declaración anual del Impuesto Sobre la Renta

Iván Pérez
Fiscalista

lunes, 30 marzo 2020 | 15:14

El 31 de marzo de esta anualidad se vence el plazo para que las personas morales presenten su declaración anual del Impuesto Sobre la Renta (ISR), mediante una nueva plataforma que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha dispuesto para tales efectos. No obstante, la plataforma ha presentado errores informáticos que ha provocado que no se pueda presentar la misma, o en su caso, hoy esta nueva herramienta exige que la declaración anual sea enviada con la firma electrónica avanzada (lo cual el año pasado no sucedía así). Por lo que, dicha inestabilidad de la plataforma no permiten calcular el impuesto a pagar de manera correcta y hasta hoy sigue siendo complicado presentar la misma, teniendo que pasar los contadores horas amargas y de desvelo para poder tratar de subirla y obtener el acuse correspondiente.

Un elemento importante que ha soslayado el SAT para esta declaración anual, es que nos encontramos en la fase dos de la pandemia de este tan llamado coronavirus. Por ejemplo, el gobierno federal ya suspendió actividades en los ramos no esenciales, en nuestro estado personas mayores de 65 años y mujeres embarazadas deberán abstenerse de acudir a trabajar; cierre de restaurantes, cantinas, bares, comercios no esenciales, etc. Para los contadores y sus colaboradores, si bien existe la posibilidad de poder trabajar desde su casa, la información contable fiscal (debido al volumen) no puede llevarse al hogar o consultar desde un lugar diverso a donde se encuentre el servidor o sistema contable, lo que puede producir que los cálculos de impuestos no sean acorde con la realidad fiscal.

Luego entonces, si la declaración anual también trae consigo (no en todos los casos) el pago de una cantidad por concepto de ISR a pagarse de manera “inmediata”, ya que habrá que recordar que los pagos que se hacen mes a mes, solamente son a cuenta del impuesto del ejercicio, siendo marzo el mes de “hacer cuentas con el SAT”, cabe preguntar ¿Cómo pagar impuestos si no hay ingreso? ¿Cómo cumplir con la obligación en el mes de marzo del pago del ISR si la actividad económica está paralizada?, considerando que dos tercios de las pymes en el País llevan dos semanas de problemas con flujo de efectivo.

Para responder estas preguntas, primero fueron los representantes de algunas cámaras empresariales quienes enviaron una carta al SAT solicitando una prorroga para la presentación de la declaración anual. Posteriormente,  el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) volvió a pedir al SAT una prórroga para la declaración anual de personas morales.

Por último, la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), a través de un comunicado, dio a conocer que le hizo a la autoridad fiscal cinco propuestas para beneficiar a los contribuyentes. La primera de ellas: prorrogar la presentación de las declaraciones anuales de personas físicas y morales hasta el 31 de julio.

Sin embargo, el SAT hoy no ha cedido en estos clamores empresariales. Si bien puede la autoridad pensar que los empresarios tienen “flujo guardado con qué enfrentar esta crisis”, la realidad económica es que los grandes corporativos si pueden enfrentar una de estas crisis, no así la mayoría de las pequeñas y medias empresas que generan más de la mitad de los empleos de México, quienes no tienen la capacidad económica para poder afrontar esta crisis. El primer signo que veremos de esta pandemia es el desempleo, ya que al no tener ingresos los empresarios pero sí tener que pagar impuestos (dígase SAT, IMSS e INFONAVIT) resultará imposible sostener a los empleados, si el Gobierno Federal no estimula de alguna manera a los negocios. Al tiempo, esperemos estar equivocados.