Advierte OCDE reto en gasto de bolsillo

La propuesta de México de cobertura universal de salud que impulsa el Gobierno, consideró, es factible independientemente de los recursos que se destinan al sector, si se apuesta a metas claras

Reforma
jueves, 07 noviembre 2019 | 06:34
Reforma |

Ciudad de México— El gasto de bolsillo en salud en México sigue siendo alto, pues representa 41 por ciento del total del presupuesto erogado en el sector, advirtió la OCDE.
Federico Guanais, subdirector de Salud de la organización, indicó que el país gasta mil 100 dólares promedio per capita en comparación con los casi 4 mil dólares de los países miembros.
"En México ha habido progresos importantes en la última década, pero persisten desafíos en la cobertura y gasto de bolsillo. Todavía hay baja cobertura financiera. Solamente la mitad de los gastos son financiados por el Gobierno o un seguro obligatorio. La otra mitad tiene que financiar por un seguro voluntario o por gasto de bolsillo", expuso el experto.
Ejemplificó el caso de la atención odontológica, pues sólo el 7 por ciento de los gastos de las personas están cubiertos por algún tipo de seguro.
Además, según el informe Panorama de la Salud 2019, presentado ayer por el organismo, la cobertura de un conjunto básico de servicios de salud en México es la más baja en la OCDE, con 89.3 por ciento.
"Puede parecer un número elevado, pero en el promedio de la OCDE los países ya están muy cerca del 100 por ciento. Entonces, el 90 por ciento es considerado en el promedio, en el contexto de los países de la OCDE, como un número bajo", dijo.
El especialista señaló que una atención primaria fuerte es la base de un sistema de cobertura universal de salud para mantener la sostenibilidad del sector.
"(También) se deben priorizar las intervenciones que realmente son más eficaces. ¿Cómo esos países logran asegurar que su gasto en salud va directo a lo que resuelve las mayoría de los problemas? Hacen sistemas rigurosos de evaluación", afirmó.
La propuesta de México de cobertura universal de salud que impulsa el Gobierno, consideró, es factible independientemente de los recursos que se destinan al sector, si se apuesta a metas claras, a la eficiencia y al compromiso político.
"Lo veo como una meta factible. Los países que implementaron cobertura universal lo hicieron cuando los niveles de ingreso global eran muy inferiores a los que son actualmente. Hay la posibilidad de hacer esto y tener un compromiso político es muy importante", aseguró.