En marcha el Final Four

Chocan contrastantes estilos de Virginia y Auburn

Associated Press
sábado, 06 abril 2019 | 06:00
Associated Press

Minneapolis.- Virginia y Auburn se enfrentarán en el Final Four, siendo el capítulo más reciente de una larga competencia en el basquetbol: los lentos y constantes contra los rápidos y furiosos.
Los Cavaliers, que son el primer sembrado, en raras ocasiones tienen prisa, juegan con un estilo tan deliberado y metódico como si estuvieran en la Suprema Corte.
Los Tigers emplean un enfoque frenético, mucho más parecido a la Juez Judy.
La primera semifinal nacional que será hoy en el U.S. Bank Stadium es probable que se decida por el ritmo de juego que impongan Auburn o Virginia.
“No nos vamos a comprometer sobre la manera como vamos a jugar, pero al mismo tiempo, nuestro estilo de juego es el de ganar”, comentó Kyle Guy, guardia de Virginia.
Sin compromisos es una buena manera de describir la filosofía de Tony Bennet, entrenador de los Cavaliers, que le enseñó su padre, el exentrenador Dick Bennett, quien desempeñó durante mucho tiempo ese puesto.
La compacta línea defensiva de los Cavaliers y una ofensiva estancada pueden dar lugar a partidos desagradables.
Cuando Virginia se convirtió en el primer sembrado en perder un partido del Torneo de la NCAA ante un décimo sexto sembrado durante la temporada pasada, los críticos de ese estilo saltaron rápidamente.
Los Cavaliers debían la derrota de UMBC y regresaron más fuertes en esta temporada, mejor que nunca ofensivamente bajo la dirección de Bennett, aunque firmes en su enfoque.
De acuerdo con la métrica de KenPom, que mide el ritmo de juego, Virginia está entre los más lentos de la Primera División.
“Para ser honestos, creo que tenemos que seguir jugando de la manera como lo hemos estado haciendo, empujando el balón hacia la transición”, comentó Bryce Brown, guardia de Auburn.
“Tenemos que encestar más tiros de 3 puntos de lo acostumbrado”.
Aunque enfrentar a Virginia es una prueba para la paciencia, pero Auburn desea hacer que sus contrincantes sientan prisa.
Los Tigres ocupan el lugar 153 en el país en cuanto al ritmo de la métrica de jugada de KenPom, y el 69 en el promedio de duración de la posesión ofensiva en 16.9 segundos.
El equipo del entrenador Bruce Pearl aprovechará algunas oportunidades defensivamente.
Eso podría dar lugar a forzar una pérdida de la posesión del balón o una canasta rápida, de cualquier manera, los Tigers seguirán moviéndose.
“Nosotros le entregamos el balón a nuestros contrincantes casi en el 25 por ciento de las posesiones”, comentó Pearl.
“Ellos no entregan el balón, sino en nueve ocasiones en un partido, y entre más trata uno de hacer eso, más mejora su ofensiva”.


Michigan State y Texas Tech listos para su enfrentamiento

La segunda semifinal del Final Four que se llevará a cabo esta noche, enfrentará a Texas Tech, el equipo que tiene la mejor defensa de esta generación, contra Michigan State, el equipo cuyo entrenador acostumbraba ponerles cascos y protectores a sus jugadores durante la práctica.
Se trata de un enfrentamiento de dos equipos que han tenido un avance constante.
Texas Tech, que tiene un récord de 30-6, ha permitido más de 70 puntos sólo en cinco ocasiones en esta temporada y no durante todo el torneo.
Michigan State, que tiene una marca de 32-6 y es la novena mejor defensa del país, llegó aquí al eliminar a Duke, que es un equipo muy talentoso y está plagado de astros.
El over/under de las apuestas del partido es de 132.5, lo cual significa que existe una buena posibilidad de que el primer equipo gane por 65 puntos.
“Vamos a tratar de marcar a un alto nivel”, comentó Chris Beard, entrenador de los Red Raiders.
“Ha sido la identidad de nuestros equipos en todos los diferentes niveles, y actualmente en Texas Tech.
Es algo que tratamos de hacer. Ciertamente, como entrenador, trato de enfatizar eso”.
En este momento, sus jugadores lo están escuchando.
Jarrett Culver es el mejor anotador del equipo con 18.9 puntos por partido, y el principal prospecto para la NBA, aunque la ayuda de la defensa proviene de todos los lugares.
Matt Mooney y Tariq Owens fueron llamados al equipo defensivo All-Big 12.
Owens también fue semifinalista para el premio Jugador Defensivo del Año Naismith.
La semana pasada, cuando se abalanzó para rechazar a Rui Hachimura fue la jugada que selló la victoria sobre Gonzaga en la Élite de los Ocho.
La defensa de Texas Tech tiene el mejor número de puntos permitidos por cada 100 posesiones con 84 desde que el gurú de las estadísticas, Ken Pomeroy, empezó a darle seguimiento a esa cifra en el 2002.
Los Red Raiders han detenido a los equipos contrincantes en 36.9 por ciento de sus tiros en este año, siendo el segundo más bajo del país.
“En cuanto a la defensa, no sabremos de qué se trata hasta que estemos allí”, comentó Cassius Winston, guardia de Michigan State.
“Tenemos que sentirla, pero no nos llevará mucho tiempo descifrar qué podremos hacer y qué no en ese punto”.
Aunque la defensa de Michigan State tampoco es mala.
Está construida alrededor de lecciones difíciles que el entrenador Tom Izzo les ha enseñado durante años.