Deportes

Elogia Hershiser a Urías y Buehler

Ha desarrollado una agresividad para soltar el brazo, dice exlanzador

Agencia Reforma
lunes, 11 marzo 2019 | 06:00
Associated Press

Glendale, Arizona.- Pese a que es muy probable que Clayton Kershaw se pierda el inicio de la temporada, Walker Buehler y Julio Urías le dan a los Dodgers muchas razones para ilusionarse.
El pitcher derecho de 24 años y el zurdo sinaloense de 22 podrían convertirse en la primera pareja de abridores de Los Angeles en una década en formar parte de la rotación antes de cumplir 25 años.
La última vez que los Dodgers tuvieron un dúo abridor tan joven fue en 2009, cuando Clayton Kershaw, de 21 años, y Chad Billingsley, de 24, se combinaron para 20 de las 95 victorias de la novena californiana, que alcanzó la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.
“Julio ha desarrollado una agresividad para soltar el brazo, ser más arrogante con sus lanzamientos y mejorar su esfuerzo. Walker se ha vuelto más preciso y ahora es más de ubicar bien una recta de 94 millas por hora, que lanzar una de 98 que no sabe si va a ser strike. Ambos tienen la posibilidad de ser lanzadores dominantes por mucho tiempo”, reveló Orel Hershiser, héroe del último título de Serie Mundial para Los Angeles en 1988.
En 1997, otro mexicano, el tamaulipeco Ismael Valdez, formó con el sudcoreano Chan Ho Park la última pareja de abridores de la franquicia en ganar al menos 10 juegos cada uno en una temporada.
Y si bien no es común que los Dodgers apuesten por brazos jóvenes, tampoco es que nunca haya sucedido. En 1983, Fernando Valenzuela, de 22 años, y Alejandro Peña, de 24, sumaron 27 triunfos entre los dos.
“El Toro de Etchohuaquila” tenía 20 y Bob Welch, 24, en 1981, cuando ganaron el Clásico de Otoño y la primera vez que los Dodgers se la jugaban por dos pitchers de menos de 25 años desde 1970.
Uno de los mejores dúos novel en la historia del equipo fue el de Don Drysdale y Stan Williams en 1961, año en el que los serpentineros de 24 años se combinaron para 28 victorias.

Muere la última hija de Babe Ruth
Henderson, Nevada.- Julia Ruth Stevens, la última hija del legendario pelotero Babe Ruth que seguía con vida, ha fallecido, anunció su familia. Tenía 102 años.
Tom Stevens dijo ayer que su madre murió el sábado por la mañana en un asilo de Henderson, Nevada, tras una enfermedad que le aquejó recientemente.
En cumplimiento de la última voluntad de Stevens, sus restos serán incinerados. Está previsto un sepelio para el segundo trimestre de este año en Conway, Nueva Hempshire, donde residió, dijo Tom Stevens.
“Ella tuvo una vida plena e interesante”, destacó el familiar. “Fue embajadora de Babe Ruth”.
Tom Stevens recordó que su madre se mudó de Florida a Arizona en 1992, tras el embate del huracán Andrew. Luego se estableció en Nevada, donde él aún reside.
Diane Murphy, otra residente del asilo Prestige Senior Living at Mira Loma en Henderson, dijo a The Associated Press que Julia Stevens había perdido la vista, pero conservaba la lucidez y mucha energía.
“Era brillante y reía en el momento más adecuado”, rememoró Murphy. “Era una mujer adorable”.
Stevens fue adoptada por el astro del beisbol poco después de que Ruth se casó con Claire Hodgson en 1929. Julia tenía 12 años.
Hodgson falleció en 1976.
Julia fue la mayor de dos hijas adoptadas por Ruth. Dorothny Ruth Pirone, hija de una relación anterior de Ruth, murió en 1989, a los 67 años.
Stevens fue autora de tres libros sobre su padre, a quien calificó como “único en su clase” y como una persona que será mencionada por siempre, mientras exista el beisbol. Babe Ruth murió de cáncer en 1948, a los 53 años.