Cómo conquistó Brady a su mayor contrincante: la edad

De ganar Patriotas el domingo podría ser el mariscal de campo más veterano en ganar un Super Bowl

El Diario de Juárez
miércoles, 30 enero 2019 | 14:12

Atlanta.- Conforme busca su sexto título con los Patriotas de Nueva Inglaterra el domingo en el Super Bowl, la presencia de Tom Brady representa una evolución increíble. El mismo mariscal que a los 24 años tomó por sorpresa a la NFL ahora ha logrado jugar como quaterback de élite a los 41 —un hombre viejo, según los estándares de la liga—. Si los Patriotas derrotan a los Carneros de Los Ángeles, Brady podría ser el mariscal titular de más edad en ganar el Super Bowl, publicó The Wall Street Journal.

Existen numerosas teorías para intentar explicar su combinación sin precedentes de longevidad y éxito. Hay una que no tiene nada que ver con su gusto por el aguacate o los helados.

Brady ha adaptado su juego a fin de compensar todas las cosas que un mariscal pierde con el tiempo. Suple su movilidad a la baja y la menor fuerza de su brazo arrojando el balón pronto y a corta distancia. De esa manera también evita lesiones, y en consecuencia pocas veces lo golpean.

En realidad, Brady es como el hombre de mediana edad en las canchas comunitarias de basketbol que ya no puede clavar o recorrer toda la duela pero que de todos modos anota más que todos a los que les dobla la edad.

El mariscal del cual evolucionó Brady alguna vez fue un peligroso lanzador de pases largos. Cuando los reglamentos protegían menos a los quaterbacks, sin miedo esperaba dentro del bolsillo protector para lanzar pases al centro del campo. Pero ahora es distinto a hace 10 años y, al cambiar su juego a pases cortos o medianos, Brady ha tenido que cambiar a sus receptores.

La presente temporada ha tardado un promedio de 2.61 segundos para deshacerse del ovoide. No es coincidencia que también Dree Brees, Philip Rivers y otros mariscales entrados en años se cuenten asimismo entre los más veloces.

Pero Brady los ha superado a todos al asegurarse de lanzar el balón antes de que pueda tocarlo algún defensa.

“Si uno lo presiona, avienta muy rápido el ovoide”, dijo Ejiro Evero, el coach de profundos de los Carneros. “Eso es dominio de la posición”.

Arrojar pronto la pelota significa arrojarla a menor distancia. Los receptores no tienen el mismo tiempo para alejarse. Esto también resulta perfecto para un cuarentón que quizá ya no posea la misma fuerza de brazo que en su mejor época.

Esta temporada, el paso promedio de Brady fue de 7.6 yardas por aire más allá de la línea de golpeo, de acuerdo con Stats LLC. Representó una marcada diferencia con el resto de su carrera, cuando sus pases promediaban 8.3 yardas aéreas.

“Los grandes jugadores cambian”, dijo Bill Johnson, el entrenador de línea defensa de los Carneros. “Mi cintura no mide lo mismo que hace 10 años, pero creo que ahorita soy mejor coach”.

El jugador donde se nota lo distinto que Brady ha estado jugando a comparación de antes es un corredor de los Patriotas.

Esta postemporada James White encabeza a todos los jugadores con 19 atrapadas. Es el arma perfecta de Brady.

Para Brady esto ha sido una creciente tendencia. En el 2018 completó el 28.3 por ciento de sus pases conectando con corredores, la mayor proporción en toda su carrera. Brady cada vez recurre más al jugador que inicia la jugada parado a un costado de él.