Ascenso ráfaga

La basquetbolista juarense Katia Gallegos formará parte de las Mineras de UTEP

Eduardo Morán / El Diario
lunes, 15 abril 2019 | 06:00
Omar Morales / El Diario

En su último año en la preparatoria Franklin de El Paso, la basquetbolista juarense Katia Gallegos volvió a acaparar una gran cantidad de reconocimientos tanto en su distrito escolar como en el estado, y de esa manera formará parte de las Mineras de UTEP a partir del próximo verano.
Gallegos fue seleccionada a los equipos All-Region, All-State y All-District luego de haber terminado el último año con Franklin con promedio de 21.1 puntos, 6.4 rebotes, 4.1 asistencia y 3.1 robos por juego. Con su esfuerzo ayudó a que la Franklin High School terminara la temporada con marca de 27-6 y se metiera hasta los cuartos de final en la etapa regional.
Además, fue una de 20 jugadoras seleccionadas para el TGCA Legacy Team, en 5A y 6A, y en el Distrito Escolar de El Paso fue reconocida como la Jugadora Más Valiosa.
“Pues desde sophomore me nombraron mejor jugadora para el Distrito de El Paso 6A, y me quedé ‘¡wow, qué padre!’ y al siguiente año me nombraron para el equipo de todo el estado, la región y El Paso, y luego en mi segundo, tercero y último año me nombraron Mejor Jugadora del Distrito y los últimos dos años me nombraron MVP de la ciudad”, compartió la jugadora de 17 años de edad.
Su historia en el basquetbol comienza en Ciudad Juárez cuando tenía 6 años de edad y jugaba en el Colegio Teresiano.
“Pero primero jugué soccer”, recuerda Katia. “Pero como que me cansé del soccer, puro sol, me estaba quemando, así que me pasé al básquet y me encantó todo, la emoción y todo muy padre”.
Cuando tenía ocho años de edad su papá recibió una oportunidad de trabajo en El Paso y decidió mudarse con toda la familia. Fue así que Katia llegó la vecina ciudad y desde entonces vive y estudia en suelo paseño.
Sin embargo, en la primaria no había equipo de basquetbol, por lo que tuvieron que buscar un club donde ella se mantuviera en la práctica de este deporte.
“Encontramos uno del lado donde vivíamos y ahí empecé a jugar, conocí a mis amigas, a mi coach. Ahí empecé a jugar y ahí me encantó y pues ahí es donde empecé el básquet”.
Excepto al principio, en la preparatoria prácticamente los cuatro años formó parte del equipo Varsity.
Después, a los 15 años de edad, recibe una invitación para ir a la Ciudad de México a realizar unas pruebas para la Selección Mexicana Sub 16. En ese tiempo ella estaba aún en clases y tuvo que pedir un permiso especial en la escuela, así como adelantar exámenes para poder asistir a la capital del país.
“Me fui a la Ciudad de México, estuve dos semanas entrenando y terminé haciendo el equipo y nos fuimos a Argentina y estuvo muy padre todo el proceso, fue una experiencia muy buena y cuando fuimos a Argentina jugar para México estuvo muy increíble”, recuerda Katia.
El basquetbol le tenía preparada otra sorpresa a la basquetbolista juarense, pues después de su participación con la Selección Mexicana recibió la invitación de las Mineras de UTEP, entre otras escuelas, para formar parte de su equipo.
Seguir en casa, cerca de la familia, fue lo que más pesó en la decisión de Katia para aceptar la oferta de las Mineras, con quienes jugará a partir de la próxima temporada.
“Pues es casa y hay muchas personas que te van a apoyar y más mi familia, más mi familia en México que nada más tienen que venir y ver los juegos. Siempre he querido jugar ahí. Yo siempre iba a los juegos de basquet de UTEP y nunca pensé tener la oportunidad de ‘¡oh, voy a jugar aquí!’ y ya que la tengo, pues está muy padre.
“Estoy muy emocionada de jugar para el coach Kevin Baker, para el coach Madrid, muy emocionada de representar también a El Paso, representar a Franklin y representar a México”.
Sin embargo, no todo es juego para Katia, pues en el estudio también tiene que responder con buenas calificaciones, y lo ha hecho bastante bien, pues con un GPA de 4.02 está entre las 10 mejores de su clase, que tendrá su ceremonia de graduación el próximo 27 de mayo.
“Si no vas bien en las calificaciones no juegas, y eso es algo muy bueno para el equipo porque el equipo tuvo muy buenas calificaciones también este año, porque también hay logros por tener buenas calificaciones y ganar en el basquetbol y nos fue muy bien por eso”.
— ¿Qué te ha dejado el basquetbol?
“Mucha disciplina, mucha emoción y pues me va a ayudar a estudiar gratis. Yo no sabía que nada más por tener amor por el básquet y seguir trabajando iba a lograr algo así tan grande, pero sí me ha dejado mucha emoción, disciplina y experiencia el amor por el básquet”.