Viral

La imagen más desgarradora del cáncer

Se convirtió en viral hace un par de años; hoy todo ha terminado

Agencias

miércoles, 06 octubre 2021 | 16:31

Facebook/Beckett Strong

Fue la imagen que consiguió emocionar a los usuarios de las redes sociales hace dos años: la imagen de una niña de cinco años consolando a su hermano, enfermo de cáncer, mientras el niño tenía que recurrir al baño para soportar los duros efectos del tratamiento de quimioterapia que estaba siguiendo. 

El niño, Beckett Burge, fue diagnosticado con solo dos años con leucemia linfoblástica aguda, un tipo de cáncer en la sangre que comienza atacando a los glóbulos blancos en la médula ósea. Su hermana, Audrey, apenas un año mayor que él, lo acompaña a todos lados y le ayuda en lo que puede, incluso si solo es ponerle una mano en la espalda mientras el niño intenta recuperarse. 

Una imagen que dio la vuelta al mundo, y que la madre de los niños, Kaitlin Burge, quiso compartir en su cuenta de Facebook para explicar la importancia del vínculo que existía entre sus hijos pequeños.

“Una cosa que no te dicen sobre el cáncer infantil es que afecta a toda la familia. Mis dos hijos, con 15 meses de diferencia, pasaron de jugar juntos en la escuela y en casa a sentarse juntos en una fría habitación de hospital”, contaba Kaitlin en su mensaje.

“Los niños necesitan apoyo y unión, y no deben mantenerse a distancia de la persona que está enferma. Lo más importante es demostrar que se les cuida independientemente de la situación. Ella pasó bastante tiempo a su lado en el baño, mientras él vomitaba. Se quedó con él. Vómitos entre las sesiones de juego. Despertar para vomitar. De pie junto a su hermano y frotándole la espalda cuando enferma. Esto es el cáncer infantil”, concluyó.

 Por aquel entonces, el pronóstico de Beckett no era demasiado prometedor, y según confirmó su madre, todavía le quedaban, al menos, dos años más de quimioterapia. Bien, pues los dos años han pasado, y Kaitlin ha querido compartir cómo se encuentra el pequeño, que ahora tiene seis años y, por fin, está totalmente recuperado de su cáncer. La imagen de Beckett y Aubrey, que ahora tiene siete años, no ha podido hacer más felices a los usuarios de las redes sociales, que ven cómo los dos niños sonríen, pasada la enfermedad. 

“Cuando nos dijeron que estaba totalmente recuperado, no nos lo podíamos creer, fue muy emocionante. Su oncólogo vino y nos dijo ‘No más quimio. Hemos terminado. Deshaceros de todo’”, cuenta su madre, que también ha revelado que el niño se mostró un poco nervioso por esa nueva vida, al haber tenido que vivir en tratamiento desde que recuerda. 

Vía: La Vanguardia

close
search