California

Descubren esqueleto con zapatos y cinturón en el Monte Williamson

Los restos estaban cerca de un lago ubicado en una cuenca, entre los montes Tyndall y Williamson

Agencias
viernes, 18 octubre 2019 | 15:16
Agencias

Los Ángeles – Unos escaladores se estaban acercando a la cima del segundo pico más alto de California cuando encontraron lo que parecía ser huesos enterrados. Un análisis en mayor profundidad reveló que se trataba de restos óseos humanos.

El escalador Tyler Hofer y su compañero movieron las rocas y encontraron el esqueleto entero, según informó la agencia Associated Press. Además de los huesos, solo quedaban un par de zapatos de cuero y un cinturón.

Este descubrimiento de la semana pasada en el Monte Williamson aún es un misterio. Siguen investigando quién era el desafortunado excursionista y cómo murió. Tampoco se sabe si en algún momento alguien notificó que la pérdida de la persona o que había muerto o resultado herida.

El departamento del sheriff del condado de Inyo, que aún no tiene respuestas para ninguna de estas incógnitas, recuperó los restos humanos para tratar de hallarlas. También tratan de determinar si hubo “juego sucio”, según afirmó la vocera Carma Roper, que reconoció que “esto es un gran misterio para nosotros”.

El descubrimiento del cuerpo tuvo lugar el 7 de octubre cerca de un lago ubicado en una cuenca lejana, entre los montes Tyndall y Williamson. El cadáver estaba a unos 14 mil 374 pies (unos 4 mil 381 metros).

“La mayor parte de la gente que se dirige hacia Williamson no habría seguido la ruta que tomamos porque estábamos un poco perdidos, fuera del camino”, explicó Hofer a AP. “Por eso, tiene sentido que nadie se haya tropezado con el cuerpo”, anadió.

Hoper difundió la noticia por los foros de escaladores con la esperanza de dar con alguien que supiera del asunto. El lugar donde encontró el esqueleto es bastante conocido entre quienes suelen escalar roca y el calzado que había junto a los restos humanos parece, según Hoper, el que se usa para esta actividad. Además, como los escaladores suelen viajar en parejas, Hoper se pregunta qué habría pasado con la otra persona y por qué no habrá notificado la muerte de su compañero.