Nueva York

Agresores sexuales se beneficiaron de Medicaid

Recibieron 63 mil dólares en medicamentos para la disfunción eréctil y otros tratamientos, revela una auditoria

Associated Press
miércoles, 05 junio 2019 | 12:12
Archivo

Albany – Personas con antecedentes penales por delitos sexuales en Nueva York recibieron 63 mil dólares en medicamentos para la disfunción eréctil y otros tratamientos sexuales a través del programa Medicaid, según una auditoria divulgada el miércoles.

Regulaciones federales prohíben que Medicaid cubra tratamientos sexuales a todos los beneficiarios, no solo a los convictos por delitos sexuales. El programa gubernamental de asistencia médica para los pobres o discapacitados aprobó pagos por 930 mil dólares por los medicamentos del 2012 al 2018, de acuerdo con la auditoria publicada por el auditor estatal Thomas DiNapoli. The Associated Press fue el primero en reportar los hallazgos.

De acuerdo con la auditoría, 47 de los beneficiarios de Medicaid eran agresores sexuales registrados en el estado, que también tenían prohibido recibir tratamientos sexuales a través de dicho programa.

DiNapoli dijo que los errores identificados en la auditoría indican que los funcionarios estatales de salud necesitan tomar medidas inmediatas para aumentar la supervisión y administración.

"Existen leyes claras sobre las condiciones médicas donde Medicaid cubrirá los medicamentos para la disfunción eréctil", dijo DiNapoli. "Pagar por convictos sexuales que cometieron crímenes terribles para que reciban estos medicamentos nunca debería de ser un enredo en la administración burocrática de este programa".

Funcionarios estatales de salud desestimaron gran parte de la crítica, resaltando que bajo regulaciones de Medicaid, los medicamentos de disfunción eréctil pueden ser recetados para tratar otras condiciones, como problemas de próstata.

Los auditores "ignoraron la ley o los hechos, que socava todo el valor que podrían estar asociados con sus hallazgos", dijo el departamento en una respuesta formal a los auditores.

Pero los auditores desecharon esa explicación, notando que en muchos casos los medicamentos fueron aprobados para beneficiarios de Medicaid sin diagnósticos relevantes.