Connecticut

Agente de ICE abusó durante 7 años de indocumentada

La hondureña demandó y exige 10 millones de dólares por daños; el exoficial Wilfredo Rodríguez había amenazado con deportarla

Agencias
miércoles, 23 octubre 2019 | 12:37
Agencias

Hartford – Un agente de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) amenazó con deportar a una hondureña que vivía en Connecticut si no tenía relaciones sexuales con él, luego la violó cuatro veces por semana durante siete años, publicó La Opinión.

La mujer, identificada en una demanda federal solo como Jane Doe, presentó el recurso contra el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), ICE y el exoficial Wilfredo Rodríguez.

La hondureña pide 10 millones de dólares por daños, reportó The Associated Press.

El abogado de la inmigrante, Goerge Kramer, afirmó que su clienta no solamente busca una compesación económica por el daño físcio y emocional, sino un castigo ejemplar para cambiar la forma en que los oficiales tratan a los extranjeros en situación vulnerable como ella.

“Mi único comentario es que mi cliente tenía una opción, cooperar con ICE o ser deportada con su familia”, dijo Kramer, quien criticó el poder que el oficial ejerció contra la hondureña.

ICE no hizo comentarios sobre los hechos y se desconoce si el exoficial Rodríguez tiene representación legal.

La mujer conoció al agente migratorio en 2006 después de que arrestaron a su hermano por ingresar ilegalmente a los Estados Unidos, según la demanda, fue cuando él descubrió que ella también era indocumentada y dijo que para evitar ser deportada, tenía que convertirse en informante y ayudar a la agencia a localizar criminales listos para la deportación.

Ella ayudó a hacerlo, por lo que ICE logró arrestar a tres hombres más. Fue en 2007 cuando Rodríguez dio un paso más: citó a la hondureña en un motel y trató de tener relaciones sexuales con ella, pero al recibir la negativa le cubrió la boca y la violó, la amenazó con la deportación y la obligó a repetir las citas.

La demanda señala que la mujer quedó embarazada en tres ocasiones: 2007, 2009 y 2013. En todas abortó y el oficial ni siquiera ayudó a pagar por los procedimientos.