PUBLICIDAD

Salud

Variantes que desaparecen dejan lecciones para el futuro del Covid-19

Cepas como Gamma, Iota y Mu impulsaron oleadas locales, pero nunca alcanzaron el dominio global y finalmente se desvanecieron

The New York Times

miércoles, 04 mayo 2022 | 13:16

The New York Times

PUBLICIDAD

Nueva York.- A principios de 2021, científicos en Colombia descubrieron una nueva variante de coronavirus preocupante. Esta variante, eventualmente conocida como Mu, tenía varias mutaciones preocupantes que los expertos creían que podrían ayudarlo a evadir las defensas del sistema inmunológico.

Durante los meses siguientes, Mu se propagó rápidamente en Colombia, lo que provocó una nueva oleada de casos de covid-19. A fines de agosto, se había detectado en docenas de países y la Organización Mundial de la Salud lo había designado como una "variante de interés".

PUBLICIDAD

“Mu estaba empezando a hacer algo de ruido a nivel mundial”, dijo Joseph Fauver, epidemiólogo genómico del Centro Médico de la Universidad de Nebraska y autor de un estudio reciente sobre la variante.

Y luego se esfumó. Hoy, la variante casi ha desaparecido.

Por cada Delta u Ómicron hay una Gamma, Iota o Mu, variantes que impulsaron oleadas locales, pero nunca alcanzaron el dominio global. Y aunque comprender a Ómicron sigue siendo una prioridad crítica de salud pública, hay lecciones que aprender de estos linajes menores, dicen los expertos.

“Este virus no tiene ningún incentivo para dejar de adaptarse y evolucionar”, dijo Joel Wertheim, epidemiólogo molecular de la Universidad de California en San Diego. “Y ver cómo lo hizo en el pasado nos ayudará a prepararnos para lo que podría hacer en el futuro”.

Los estudios han arrojado luz sobre las brechas de vigilancia y los errores de política, brindando más evidencia de que las prohibiciones de viajes internacionales de Estados Unidos no fueron efectivas, y sobre lo que hace que el virus tenga éxito, lo que sugiere que en la fase inicial de la pandemia, la transmisibilidad era más importante que la evasión inmune.

La investigación también destaca cuánto importa el contexto; las variantes que causan impacto en algunos lugares nunca se afianzan en otros. Como resultado, es difícil predecir qué variantes se convertirán en dominantes, y mantenerse al tanto de futuras variantes y patógenos requerirá una vigilancia integral, casi en tiempo real.

“Podemos ganar mucho si observamos la secuencia genómica viral y decimos: 'Este es probablemente peor que otro'”, dijo el doctor Wertheim. “Pero la única forma de saberlo realmente es ver cómo se propaga, porque hay muchas variantes potencialmente peligrosas que nunca se consolidaron”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search