Opinión

Unos tequilas y baja la guardia lobby de Palacio

No han entendido y por lo tanto no han acatado las recomendaciones para ser discretos y mesurados antes, durante y después de los eventos públicos del patrón

LA COLUMNA
de El Diario
sábado, 09 marzo 2019 | 06:00

• Unos tequilas y baja la guardia lobby de Palacio


• ‘Con Juárez no podemos...’, lamento presidencial


• Corral también incumplió a Cuauhtémoc


• Líderes de IP apoyan propuesta para Economía


La frase de fuera caretas es trillada pero se saborea como novedosa cuando le acompañan datos o imágenes inéditas que le dan ese plus para reincidir en su uso.

Es el caso que el cuerpo se afloja, la mente se relaja y todas las guardias se bajan con unos caballitos de tequila extras entre garganta y pecho. 

Eso ocurrió a varios miembros del lobby de secretarios particulares y asesores VIP de Palacio de Gobierno que buscaron un refugio superprivado para la sobremesa del segundo informe de gobierno presentado por Javier Corral el miércoles en Juárez.

Los también funcionarios públicos no han entendido y por lo tanto no han acatado las recomendaciones para ser discretos y mesurados antes, durante y después de los eventos públicos del patrón. 

Esta vez se escondieron muy bien pero no aguantaron la tentación de subir fotos a sus redes sociales, algunas de las cuales compartimos con agrado en la versión digital de La Columna.

Evidentemente más allá que abrazados aparecen en las imágenes Francisco “Pancho” Lozano (un asesor de la Secretaría Particular que sólo por acompañar a Corral a los eventos públicos recibe 18 mil pesos en nómina y otros 18 mil en compensación, para un total de 36 mil mensuales) y Pablo Juárez, secretario particular del subsecretario de Gobierno en Juárez, Mario Dena.

En la misma imagen aparece igual de pegadito el fotógrafo oficial de Palacio de Gobierno, Alejandro “Alex” Alanís. No pertenece al círculo pero evidentemente se deja querer. Atrás de ellos Brianda Herrera, también del equipo de Dena.

Otra foto es menos reveladora en actitudes pero aparecen otros funcionarios: la nueva adquisición del gobernador Corral para su Secretaría Particular, Roberto “Beto” Fuentes; la subsecretaria de Cultura, Austria Galindo; el titular del Secretariado Ejecutivo de Seguridad, Ulises Pacheco, el propio Alanís, también Lozano; el desterrado exjefe del lobby, José Luévano, y hasta la sorpresa de la noche que batalló para colarse a la encerrona pero lo consiguió, el comisionado estatal de Seguridad (CES), Óscar Aparicio Avendaño... Zazil Rubio Hernández, de Empleo Temporal; y Adriana Espejel, del Instituto de la Juventud, allá muy atrás.

En situaciones distintas ese tipo de ‘monerías’ resultarían hasta divertidas pero las condiciones del estado son de desastre en varios aspectos, Seguridad y Salud enfrentan una crisis total, así que resulta inadmisible el gasto de todos ellos en pachanga, viáticos y diversión para nada.

Recordemos que el gobernador precisamente en ese informe no dijo una sola palabra en materia de salud... lo omitió no porque lo haya olvidado, sino porque la situación es de desastre. Corrupción e ineptitud las causas. Documentadas ambas.


***

En Tijuana el operativo especial puesto en marcha por la administración de Andrés Manuel López Obrador dio sus resultados al desplomar la incidencia delictiva, pero “con Juárez todavía no podemos”, fue el lamento presidencial en la mañanera de ayer.

El presidente respondió a una pregunta cómoda sobre Baja California y solo, sin necesidad, reconoció que los resultados en la frontera de México son claroscuros, igual que en los centros turísticos del país.

La honestidad se aplaude pero tampoco tiene mucho mérito.

Más que el reconocimiento de las fallas, lo que dejó ver López Obrador es su apuesta por la Guardia Nacional como el mecanismo que finalmente puede dar resultados diferentes en materia de seguridad pública, el gran fracaso de todos los gobiernos.

La apuesta es a que, reguladas las tareas de la Marina y el Ejército para la seguridad pública, habrán de lograr niveles aceptables en la materia, no los fracasos de quienes lo precedieron, Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón, cuya disposición de elementos mediante la Policía Federal apenas sumaba 10 mil efectivos.

La emergencia de Juárez y otras ciudades será prueba de fuego para el nuevo experimento de corporación nacional. A ver si en unos meses cambia el lamento presidencial o se agrava.


***

Ahora con el segundo informe de gobierno que Javier Corral ha repitido en las regiones, los de Cuauhtémoc también levantan la mano para reclamar el incumplimiento de promesas.

Mayo 20 de 2016, en plena campaña: “El nuevo Gobierno estatal implementará un programa permanente de regularización de vehículos extranjeros a bajo costo, en todo el estado, pero sobre todo en la frontera”. Palabras de Corral como candidato. 

El título de la nota de prensa en esa campaña es muy claro: “Regularización de vehículos permanente ofrece Corral”, quien dijo que ese proyecto tendría como fin evitar las injusticias que sufren los propietarios a manos de autoridades de todos los niveles. 

Ahora es una autoridad y eso reclaman en Cuauhtémoc, donde le creyeron. Pero a las primeras de cambio se olvidó del discurso, en el que prometía que en su calidad de gobernador buscaría un acuerdo con el Gobierno federal a fin de evitar que los propietarios sufran decomisos y con ello se merme el poco patrimonio con que cuentan. 

“Habremos de evitar las injusticias que sufre la gente más humilde que depende de un vehículo extranjero, por lo que impulsaré un programa permanente de regularización a bajo costo para Ciudad Juárez y toda la frontera”, afirmó en esa fecha que ahora, precisamente, recuerdan en Cuauhtémoc, donde hoy rinde su informe regional.

La historia de los “chuecos” en la ciudad manzanera es más que conocida. La Fiscalía del Estado ha decomisado vehículos y la administración de Corral se ha negado a cualquier acuerdo ya no se diga con la Federación, sino con el Gobierno municipal del morenista Carlos Tena Nevárez, para ponerle orden al caos que representan en esa zona del estado.

Ni qué decir de los compromisos con Cuauhtémoc Unido, el mismo día 20 de mayo: “Concluir un corredor comercial, la construcción de un relleno sanitario y un Hospital General Universitario en la Ciudad de Cuauhtémoc, certificó el candidato a la gubernatura por el PAN y Alianza Ciudadana por Chihuahua, Javier Corral, en la firma de compromisos con integrantes de las cámaras empresariales y asociaciones civiles (...)”.

No hay noticias de esas promesas, a menos que sean obras de tan alta tecnología que son invisibles.

¿Cómo lo van a recibir bien en Cuauhtémoc? Ternurita, diría “El Peje”.


***

Además de Claudia Manríquez, presidenta del Consejo Coordinador Empresarial en Chihuahua, la carta que propone a Javier de la Vega Carrillo para encabezar la Secretaría de Economía en el estado también fue firmada por todos los demás líderes de organismos privados.

Ayer se supo de la misiva enviada por empresarios a la secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, para proponer al ingeniero y exfuncionario federal De la Vega. Ahora, con acceso total a la carta, nos damos cuenta que avalaron esa jugada muchos más.

Signaron la misiva a Márquez Colín los empresarios Jorge Cruz Russek, Carlos Ramírez López, José Piñón Chacón y Arturo Dávila Rosal, líderes de la Asociación de Distribuidores de Automotores, de la Industria Maquiladora de Exportación, de la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda y la Cámara Mexicana de la Construcción. 

También firmaron los dirigentes de Desarrollo Económico, Miguel Guerrero Elías; de Ejecutivos de Ventas, Susana Cárdenas; de Coparmex, Federico Baeza Mares; de Unifrut, Elier Homero García; de la Unión Ganadera, Federico Duarte Medina; de la Unión Social de Empresarios Mexicanos, Antonio Contestabile Frayre, entre otros de todas las cámaras empresariales.

Piden, en resumen, que Javier de la Vega sea el titular de la delegación de Economía, por su destacada trayectoria profesional y empresarial de 30 años y su pleno conocimiento de la dinámica económica estatal.