string(56) "abasto-de-medicamentos-viene-con-trampa-20190312-1489164"
Opinión

Abasto de medicamentos viene con trampa

El anuncio del gobernador en el sentido de que para mayo podría regularizarse el abasto, generó sospechas más que tranquilidad

LA COLUMNA
de El Diario
miércoles, 13 marzo 2019 | 06:00

• Abasto de medicamentos viene con trampa


• Amparos le hacen lo que el viento a Juárez


• Hasta proveedores azules batallan con Cultura


• El Sindicato de Salud es para el tricolor Serna


El esquema de compras consolidadas con la Secretaría de Salud para el abasto de medicamentos e insumos en hospitales anunciado por Javier Corral el pasado lunes en esta ciudad, hizo recordar las maniobras de la administración pasada en este ramo.

Para los que conocen el tema, el anuncio del gobernador en el sentido de que para mayo podría regularizarse el abasto y que ya existe coordinación con el secretario de Salud federal, Jorge Alcocer, generó sospechas más que tranquilidad, pues igual se presumía el sexenio pasado.

Eso de comprar en bola entre el IMSS, ISSSTE y gobiernos locales, para supuestamente tener el mejor precio del mercado por volumen de las adquisiciones, jamás resolvió el desabasto y de todos modos, con maniobras no detectadas por la Auditoría Superior de la Federación o por la Auditoría Superior del Estado, se llegaron a desviar, según estimaciones del mismo gobierno de Corral, hasta el 25 o 30 por ciento de las inversiones.

Cada estado llevaba su tajada y cada gobernador que entraba al trato tenía que reportar su cuota más arriba, en el decadente régimen de Enrique Peña Nieto.

Pero en la actualidad, lejos de combatir la corrupción en el área, los secretarios de Salud de la administración corralista, Ernesto Ávila Valdez y Jesús Enrique Grajeda, –quien básicamente trabaja con la misma estructura que le heredó el médico militar–, han dejado pasar todo y sólo han agravado el problema de la insuficiencia crónica que padece el sector a nivel estatal.

Era el negociazo de la gestión de César Duarte, en el que el ‘nuevo amanecer’, curiosa y sospechosamente, jamás ha profundizado.

¿O alguien ha visto a los sabuesos de la Operación Justicia para Chihuahua en el ramo de la salud? Ni un solo caso.

Por eso las dudas fundadas sobre ese esquema intocado que se repite.

En el régimen corralista no sólo hay pereza e ineficacia, también hay intensos olores a planta tratadora de aguas residuales, aromas a corrupción en grande. Salud es esa otra prueba.


***

Los amparos por la cancelación del programa de estancias infantiles de la desaparecida Secretaría de Desarrollo Social, hoy Secretaría del Bienestar, le hacen lo que el viento a Juárez a la operadora de esta decisión presidencial, la subsecretaria Ariadna Montiel, muy conocida en estas tierras.

De hecho, las demandas colectivas para proteger esas garantías, que han encabezado personajes tan disímbolos y distantes por su militancia priista, panista e independentista, fueron en parte un acuerdo con la subsecretaria Montiel, luego de cruzar llamadas con representantes de este sector de Juárez, Chihuahua y Delicias.

Ese acuerdo fue el de respetar la medida presidencial y combatirla en tribunales, pero de entrada nada de recursos directos a las guarderías que operaban con subsidio federal. O sea, que la justicia decida, los juzgados o la mismísima Suprema Corte.

El argumento de Ariadna ha sido que en el programa había irregularidades en 7 de cada 10 guarderías que operaban en el estado (le subieron de una a siete por cada 10), desde las más graves hasta las más simples, desde las estancias y los niños “fantasma”, hasta las que tenían problemas menores de operatividad.

Pero sobre todo, la decisión de cancelar el programa obedece a una fundada decisión de replantear la política social, pues este modelo se desvirtuó.

El modelo estaba planeado para atender a los padres de familia sin acceso a un esquema de seguridad social, pero ya era utilizado por derechohabientes del IMSS y el ISSSTE, que tienen entre sus prestaciones la posibilidad de las guarderías de estos sistemas.

Por tratarse de una decisión exclusiva del Ejecutivo federal, argumentada y sustentada en las deficiencias e irregularidades del modelo, es que los amparos tienen sin mucho cuidado a los operadores de la Secretaría de Bienestar.


***

Por el viaje de la secretaria de Cultura, Concepción Landa García-Téllez, a una feria del libro en Londres, Inglaterra, en Juárez reclaman que mientras ella se pasea, existe un adeudo de miles de pesos a proveedores por obras no pagadas en instalaciones de la dependencia.

Hay proveedores que esperan desde hace más de un año y medio les liquiden sus cuentas, que tal vez para la Secretaría de Cultura no representan grandes montos, de 100 mil y 200 mil pesos, pero para los contratistas de pequeñas empresas es muy considerable.

Esas cantidades son la diferencia entre la vida y la muerte para las Pymes.

Pero en la dependencia representada en Juárez por Austria Galindo, otra funcionaria viajera, sólo les dan largas cada mes con que ya vienen sus pagos, pese a que hasta los presionaban para que terminaran a tiempo los trabajos que les pedían en teatros y otras instalaciones.

Si así andan los proveedores que se identificaban con el color azul, cómo andarán los que ni siquiera son de casa.


***

Aunque no habrá resultados oficiales hasta hoy, en la contienda por la dirigencia de la Sección 52 del Sindicato de Salud, arrasó el actual secretario general Pablo Serna Molina, a quien ni juntos alcanzaban, al cierre de la edición, los otros dos aspirantes. Se hizo el ganador panista como fue conveniente y después sabremos hasta dónde queda su militancia priista.

Según el reporte preliminar al que sólo unos cuantos privilegiados tuvieron acceso, Serna Molina se había separado cerca de 900 votos del segundo lugar y más de mil del tercer lugar, en este caso el doctor Adalberto de los Ríos y la doctora Verónica Castañeda.

En los municipios más importantes, Juárez y Chihuahua, la ventaja ya era irreversible a favor del dirigente que tiene en la bolsa su reelección.

Serna Molina ya ni perdiendo todos los hospitales y clínicas del resto del estado tendría una derrota que le costara la reelección. Así que fue cierto eso que desde el principio del proceso presumía, que iba a bordo de una aplanadora, a la que no le verían ni el polvo los otros dos contendientes internos.

Había algunas disputas cerradas en municipios pequeños, donde existen centros de trabajo de la Secretaría de Salud con cantidades pequeñas de empleados con derecho a voto, pero seguramente no llegarán más allá de la anécdota.

Por eso desde ayer en la tarde el equipo de la Planilla Blanca apartó el chihuahuita Club de Leones para el festejo, que iba a extenderse hasta la madrugada.