Opinion El Paso

Los mineros cuidan a los mineros y a la comunidad que servimos

.

Dra. Heather Wilson / Presidenta de UTEP

lunes, 24 agosto 2020 | 15:16

El Covid-19 estará presente en nuestra comunidad cuando comience el semestre de otoño en la Universidad de Texas en El Paso (UTEP) el 24 de agosto. Hasta que se desarrolle una vacuna, no existe una acción que por sí sola nos proteja. Durante el verano, hemos desarrollado cuatro estrategias complementarias para que podamos continuar educando a nuestros estudiantes e impulsando el descubrimiento de valor público mientras protegemos la salud pública.

Primero, alentamos a los estudiantes y empleados a trabajar y estudiar de forma remota cuando les sea posible. Cuando comience el semestre de otoño, el 75 por ciento de las clases se impartirán de forma remota. Hemos invertido mucho en tecnología para permitir el trabajo y el aprendizaje remotos, y aproximadamente la mitad de nuestros empleados pueden trabajar completamente desde casa. Durante el verano, rediseñamos algunos de nuestros cursos más grandes que previamente no se habían impartido de manera remota para que sean de alta calidad. Al enseñar de forma remota cuando nos es posible, reducimos la densidad en el campus para los cursos que realmente se imparten mejor en persona, como laboratorios de química y capacitación en fisioterapia.

En segundo lugar, estamos construyendo un compromiso colectivo en UTEP para utilizar las mejores prácticas de salud en todo momento. Las personas enfermas deben quedarse en casa. Se requieren cubrebocas en el campus, y cada área de trabajo tuvo que desarrollar un plan de trabajo y seguridad sobre cómo van a implementar las mejores prácticas, como lavarse las manos y una separación de seis pies (unos dos metros). El taller de carpintería es diferente a una clase de inglés, pero todos tuvieron que pensar bien y todos pasarán por el entrenamiento cuando regresemos.

En tercer lugar, estamos haciendo que el campus sea seguro para aquellos que no pueden trabajar o estudiar de forma remota. Las aulas se han reconfigurado para permitir el distanciamiento social. El horario se ha ampliado para que haya menos personas en el campus en las horas pico. Se mejoró la limpieza y todos los que viven en los dormitorios tendrán su habitación individual propia.

Finalmente, aprovechando la experiencia de nuestro profesorado en las áreas de biología, ciencia de datos y salud pública, UTEP operará un programa proactivo de pruebas de coronavirus en el campus este otoño. El programa es voluntario, gratuito y práctico . Las muestras se evalúan directamente en el campus para que podamos obtener resultados rápidamente. Los jóvenes, como nuestros estudiantes, tienen más probabilidades de ser portadores del virus y no saberlo. Nuestro objetivo es identificar rápidamente a las personas que tienen coronavirus, pero que no presentan ningún síntoma para que puedan quedarse en casa hasta que se recuperen. Evaluaremos a tantos profesores, personal y estudiantes como podamos en las primeras semanas de clases y continuaremos evaluando a un porcentaje muy alto de estudiantes y empleados en el campus durante todo el semestre.

A medida que aprendamos más sobre esta enfermedad y las mejores prácticas para combatirla, nos adaptaremos. Si hay algo que hemos aprendido sobre nosotros mismos durante los últimos seis meses, es que podemos ser ágiles cuando tenemos que serlo.

Con unos 29 mil estudiantes y empleados, UTEP impacta a un número significativo de familias en nuestra comunidad. Queremos que UTEP sea el lugar más seguro para estar en El Paso, para que nuestros estudiantes puedan concentrarse en el aprendizaje. Y queremos que las acciones que tomamos en UTEP tengan un impacto positivo en la salud de la comunidad a la que servimos.