Nacional

Urgen aclarar si México saldrá de prueba Pisa

Desde su introducción en el 2000, ningún país de la OCDE se ha retirado de la prueba PISA

Archivo / Agencia Reforma

Natalia Vitela
Agencia Reforma

domingo, 02 mayo 2021 | 21:07

Ciudad de México— Organizaciones ciudadanas en defensa de la educación emplazaron a la SEP y a MEJOREDU a aclarar si México participará o no en la prueba de PISA 2022.

En un pronunciamiento, firmado por Mexicanos Primero, Red por los Derechos de la Infancia en México y Save the Children, entre otras, urgieron a las autoridades educativas a aclarar la situación.

"Llama la atención que, del dinero público de nuestro país, en 2020 ya se hizo la inversión y las correspondientes transferencias internacionales para aportar al diseño de los instrumentos, las muestras y los reportes, pero lo que está en vilo ahora es la seguridad de que el operativo de campo mexicano se realizará en tiempo y forma", advirtieron.

Además, demandaron un compromiso de plena transparencia para el fondeo, la ejecución y la difusión social de los resultados.

Reforma publicó que México suspendió las pruebas de PISA a alumnos de secundaria.

Tue Halgreen, analista senior de las oficinas centrales de PISA en Francia, confirmó la suspensión de las pruebas de campo en México para la evaluación de 2022, con lo que se convertiría en el primer país en hacerlo, de acuerdo con la organización Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad (MCCI).

De acuerdo con estas organizaciones, la evaluación es el primer paso para mejorar, pero sin información confiable esto se pone en riesgo.

Indicaron que el artículo tercero de la constitución establece que la educación debe ser de excelencia, y sin una medición constante y confiable, no hay manera de saber si se cumple.

"La evaluación permite corregir ausencias y omisiones en la acción educativa; focalizar poblaciones, rediseñar prácticas; reasignar presupuestos y, en general, tener elementos para superar la inequidad y la exclusión.

"México participa en el programa PISA desde sus inicios, en el año 2000, y a lo largo de sus diversas ediciones, los resultados han permitido identificar algunas limitaciones estructurales del sistema escolar, así como propiciar prácticas efectivas, implementadas por autoridades y por los docentes mismos de educación básica y media superior", destacaron.

Consideraron que la restitución efectiva del derecho a la educación de niños y jóvenes en México en los esfuerzos pos-pandemia exige que se cuente con un diagnóstico sólido, y con una variedad de instrumentos de evaluación.

Otras de las organizaciones que firman el pronunciamiento son el colectivo #Abre mi Escuela; Coordinación del Pacto por la Primera Infancia; Fundación Juconi México Inclusión Ciudadana; #PresencialEsEsencial; y Promotora Social México; así como los ocho representantes de Sociedad Civil en el SIPINNA.

Por su parte, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) manifestó su preocupación sobre la posible suspensión en México de la aplicación de la prueba PISA.

"A lo largo de los años, la prueba PISA ha arrojado información invaluable sobre la calidad y la equidad de la educación en México y quizá de manera más importante, ha enfocado la atención pública sobre la urgencia de mejorar las oportunidades educativas de las comunidades más marginadas.

La prueba PISA ha permitido realizar un seguimiento detallado sobre el progreso educativo, ha mostrado una ruta hacia la mejora de la educación y ha puesto énfasis en el costo de largo plazo de no hacer nada en detrimento de la economía y la sociedad en México", precisó.

Dijo que desde su introducción en el 2000, ningún país de la OCDE se ha retirado de la prueba PISA.

"No se puede mejorar lo que no se puede medir", indicó en un comunicado.

Indicó que los países han redoblado el empeño para adaptar e implementar PISA en medio del difícil contexto de la pandemia y más países que nunca se han sumado a este esfuerzo este año.

"La siguiente ronda de la prueba PISA incluirá no sólo a todos los 37 países que integran a la OCDE, sino a una cifra sin precedentes de 50 países y economías que no son miembros, además de 25 en proceso de preparación para la siguiente prueba. Es decir, que 112 países y economías del mundo se han comprometido con el propósito común de la prueba PISA"

Mencionó que con excepción de Bolivia, Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela, todos los países del continente americano participan o se preparan para participar en PISA.