PUBLICIDAD

Juárez

Se cumplen 9 años de masacre en Loma Blanca

Familias siguen sin entender por qué ocurrió el ataque que cobró la vida de 10 personas que celebraban el triunfo de un partido de beisbol

Luz del Carmen Sosa / El Diario de Juárez

jueves, 22 septiembre 2022 | 06:00

Archivo / El Diario de Juárez | Aspecto del crimen múltiple ocurrido el 22 de septiembre de 2013 Luz del Carmen Sosa / El Diario de Juárez | Entre dos lilas permanece un pequeño monumento en honor a las víctimas

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.— La propiedad donde quedaron esparcidos diez cuerpos se ha fragmentado. “Es como la justicia, que fue en partes”, dice la familiar de una de las víctimas que optó por abandonar Loma Blanca, una comunidad ejidal contigua a Riberas del Bravo. 

En la casa ubicada en la calle Raymundo Herrera y Juárez-Porvenir, frente a la termoeléctrica de la Comisión Federal de Electricidad, sólo queda como vestigio de una de las peores masacres registradas en el Valle de Juárez el pequeño muro erigido entre dos árboles con los nombres de las víctimas. 

PUBLICIDAD

A nueve años de la tragedia, que ocurrió el 22 de septiembre del 2013, las familias siguen sin entender por qué ocurrió el ataque que cobró la vida de 10 personas cuando celebraban el triunfo de un partido de beisbol. 

Las víctimas fueron identificadas oficialmente como Julio César Alarcón Carrillo, de 36 años, comerciante y dueño del equipo de beisbol Los Cardenales; su sobrino Luis Alonso Frayre Alarcón, de 15 años, y Ricardo Vega Pérez, de 17 años. Ambos estudiaban en el Cecytech plantel 7, ubicado en el mismo poblado, y eran practicantes asiduos de ese deporte.

Además murieron: Martín Mancha Armendáriz, de 49 años, de oficio mecánico y beisbolista, así como su pequeña hija Perla Michelle Mancha Dávila, de 6 años; Édgar Aarón Acosta Armendáriz, de 15 años, estudiante de bachillerato y jugador; su madre, María Mireya Armendáriz Meza, y su primo Antonio Mota Armendáriz, de 25.

Además de Jesús Alonso De León Ramírez, de 24 años, y José Hesiquio Mota Ortega, de 45.

Los testigos sobrevivientes señalaron a los dos de los tres sicarios presuntamente participantes.

Fue hasta el 18 de febrero del 2015 cuando la Fiscalía General del Estado (FGE) obtuvo el testimonio de uno de los participantes en el hecho violento, quien buscaba beneficios legales e identificó a los probables agresores: Leonardo Rubén Morales Rodríguez, alias “El Toga”, y Óscar Eduardo Vargas Romo y/o Juan Vargas Romo y/o Víctor García Flores, alias “El Negro”, ambos señalados como líderes del denominado Cártel del Valle, según la carpeta de investigación 37-2013-0015739. 

El Cártel del Valle 

Un documento elaborado en el 2013 por la Dirección de Integración y Evaluación de Información Delictiva de la FGE contiene la estructura del grupo delictivo que operaba en la región del Valle de Juárez tras el asesinato de Gabino Salas Valenciano durante la intervención de Julián Leyzaola Pérez, quien fungía como secretario de Seguridad Pública en Juárez. 

La organización era conformada por 21 personas, entre ellas dos mujeres. A la cabeza estaba Óscar Eduardo, menciona el reporte oficial.

Participaban los hermanos Leonardo Rubén y Jesús Manuel Morales Rodríguez, además de Mauricio Luna Aguilar y dos de sus hijos, documentó la Fiscalía estatal.

La declaración 

A Mauricio Luna Aguilar lo capturó la FGE un 17 de febrero del 2015. Al día siguiente, en las instalaciones de la Fiscalía y acompañado por un defensor público, Luna Aguilar declaró en contra de quien se suponía que era su jefe. 

El expediente 37-2013-0015739 contiene la declaración voluntaria de Mauricio Luna Aguilar, un hombre que cursó hasta el tercer grado de primaria y quien por mil 500 pesos a la semana se convirtió en sicario al servicio del Cártel de Sinaloa, cita el documento oficial del que El Diario tiene una copia. 

“La persona Carlos L. me pidió por teléfono que si yo lo ayudaba, que campaneara, que si había retenes o algo le avisara, yo le dije que sí, yo andaba por ahí, por lo que campanié (sic), se llevó un evento de asesinato y esas personas que iban era Rubén y Manuel Morales en la camioneta, Óscar Vargas, alias ‘El Negro’, y yo me di cuenta que había pasado eso por la televisión y supe que habían cometido el asesinato de las personas, pos yo participé halconie (sic), cuidé que no hubiera retenes”, narró ante el agente del Ministerio Público. 

Agregó que tras la masacre, los hermanos Morales Rodríguez discutieron entre ellos, al asegurar que “Meño” (Jesús Manuel) se peleó con “Toga” (Leonardo Rubén).

“Le reclamó que por qué había cometido esa bajeza, fue cuando me di cuenta de lo que había pasado”, puntualizó en la declaración voluntaria, para luego ser sometido a un interrogatorio de 47 preguntas. 

En ellas respondió que Rubén y Óscar huyeron a Ciudad Juárez. Las armas, según Luna Aguilar, fueron enterradas y posteriormente aseguradas por la FGE.

Mauricio Luna dijo que para “halconear” la zona utilizó un vehículo propiedad de Rubén Morales.

Dijo que fueron tres los tiradores en la agresión armada donde fueron embalados 31 casquillos percutidos de dos armas Ak-47; de una salieron 21 disparos y de otra 10. 

–¿Sabes la forma en que privaron de sus vidas a las personas en este evento?–, cuestionó el fiscal a Luna Aguilar. 

–“Claro que sí, con cuerno de chivo”, respondió. 

–¿Respecto a la persona Carlos L. qué fue lo que hizo esta persona? –preguntó el MP.

–“Me platicó que se había bajado a rafaguear, estaba platicando ahí, y se bajó Rubén Morales y Oscar Vargas”, afirmó Luna Aguilar.

–¿Rubén Morales, alias “el Toga” qué hizo en este evento mortal?–, preguntó.

–“Llegó al lugar con un cuerno de chivo”–, respondió.

–¿Y qué fue lo que hizo?–, insistió.

–“Se bajó, se bajaron los tres. Porque platicaron entre ellos mismos, por eso me di cuenta”–. Agregó que las tres personas dispararon y luego huyeron en una camioneta tipo Tahoe o Yukon, color dorado, propiedad de Oscar Vargas.

Sobre el motivo del ataque, Luna Aguilar aseguró que no se lo dijeron, aunque le antecede una privación ilegal de la libertad de dos personas durante un partido de beisbol en el mismo campo de Loma Blanca. 

Por este multihomicidio, Luna Aguilar no fue procesado legalmente, al acogerse a la figura de testigo protegido, según la carpeta de investigación.

La muerte, la captura 

Tras la declaración de Luna Aguilar del 18 de febrero del 2015, el Ministerio Público solicitó las respectivas órdenes de aprehensión. Sin embargo, el 23 de febrero de ese mismo año los hermanos Morales Rodríguez fueron asesinados en Hermosillo, Sonora. El ataque ocurrió cuando personal de la FGE se dirigía a ese estado para capturarlos.

En la balacera resultó lesionado Óscar Vargas, quien fue hospitalizado. 

“El Negro” logró escapar del hospital y en noviembre de ese mismo año fue ubicado en un autobús de pasajeros a la altura del kilómetro 174+400 de la carretera 15 México-Nogales, en el tramo Benjamín Hill-Santa Ana, según reportes periodísticos de ese estado. 

Los policías federales detuvieron a Vargas Romo, de 27 años, quien quedó a disposición de la Unidad de Órdenes de Aprehensión de la Fiscalía General del Estado de Chihuahua.

La tragedia

Los Cardenales, el equipo local de Loma Blanca, por primera vez ganaban un campeonato de la liga amateur y sus integrantes, así como sus familias, celebraban en grande. Los agresores irrumpieron en una casa que tenía dos accesos directos y dispararon sus armas largas asesinando a 10 personas. 

Hoy la casa sólo cuenta con un acceso lateral, el frente fue cerrado y la casa ha sido separada del patio con material de construcción. Entre las dos lilas permanece el pequeño monumento en honor a las víctimas. 

El caso:

• Los Cardenales, el equipo local de Loma Blanca, ganaba el campeonato de la liga amateur y sus integrantes, así como sus familias, celebraban en grande

• Los agresores irrumpieron en una casa que tenía dos accesos directos y dispararon sus armas largas asesinando a 10 personas, entre las que se encontraban menores de edad

Las víctimas:

-Julio César Alarcón Carrillo, de 36 años, comerciante y dueño del equipo de beisbol Los Cardenales

-Luis Alonso Frayre Alarcón, de 15 años, estudiante 

-Ricardo Vega Pérez, de 17 años, estudiante

-Martín Mancha Armendáriz, de 49 años, mecánico y beisbolista

-Perla Michelle Mancha Dávila, de 6 años, hija de Martín

-Édgar Aarón Acosta Armendáriz, de 15 años, estudiante 

-María Mireya Armendáriz Meza, madre de Édgar

-Antonio Mota Armendáriz, de 25 años.

-Jesús Alonso De León Ramírez, de 24 años

-José Hesiquio Mota Ortega, de 45 años

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search