Juárez

Prepara la ceniza desde hace 14 años

Hace su trabajo como un servicio en la iglesia San Judas Tadeo

Verónica Domínguez
El Diario de Juárez
miércoles, 06 marzo 2019 | 06:00

Ciudad Juárez— Desde hace 14 años, Héctor Gutiérrez Pacheco, trabajador de la iglesia San Judas Tadeo, se encarga de preparar la ceniza para el inicio de la Cuaresma.

Las biblias, libros y las palmas son objetos religiosos que no se pueden tirar, y es el material que se quema para crear la ceniza, comentó Héctor.

Son tres horas que Héctor le dedica para pulverizar los elementos sagrados que quedarán en la frente de los feligreses el miércoles de ceniza.

Tres biblias de tamaño grande, otras de tamaño pequeño, algunos libros religiosos y unas palmas que la gente le dejó durante un año, son el material que Héctor reunió para empezar con el proceso de quemado.

Una cuchara de aluminio grande, un rastrillo pequeño de jardinería, una cubeta y dos latas de aluminio, son las herramientas que utiliza para realizar su trabajo.

“Primero rezo un Padre Nuestro y elevo una oración para empezar con mi trabajo, y le doy gracias a Dios por tener el honor de hacerlo”, platicó el entrevistado.

En una cubeta de aluminio con capacidad para elaborar 3 kilos de polvo, el trabajador prende una llama con papel para iniciar el proceso de la quema.

Hoja por hoja es arrancada de los libros e introducida a la cubeta, mientras el fuego las consume, con la otra mano hace aire para que la llama no se apague.

Luego de tener a la mitad la cubeta con pedazos de papel, Héctor toma ramas de palmas y las incorpora al recipiente.

El proceso dura alrededor de 3 horas, y para que se enfrié tarda cinco horas, explicó el entrevistado.

Después de concluir el proceso, las cenizas son coladas con una malla de mosquitero que funge como criba, para asegurarse que el producto quede completamente en partículas diminutas.

De acuerdo con el padre Hesiquio Trevizo, vocero de la Diócesis de Ciudad Juárez, hacer la ceniza es una tradición y pueden ser con otros objetos sagrados, o utilizar madera cuando no hay elementos religiosos para quemar, mencionó el sacerdote.

[email protected]