Juárez

Línea directa con la historia

Después de 110 años, colocan en Casa de Adobe réplica del aviso de teléfonos de Bell Company

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

viernes, 07 mayo 2021 | 12:31

David Cruz / El Diario de Juárez | Momento en que colocan el anuncio afuera del museo Cortesía | Aviso de teléfonos de Bell Company en la pared frontal de la Casa de Adobe David Cruz / El Diario de Juárez | Placa que fue reemplazada

Integrantes del grupo promotor de la historia local El Juárez de Ayer, donaron una réplica del aviso que fue instalado en la Casa de Adobe y con el que se informaba de la instalación de un teléfono de Bell Company para servicio de Francisco I. Madero, cuando este lugar lo ocupaban las fuerzas revolucionarias, previo a la Toma de Ciudad Juárez en mayo de 1911.

Se trata de una fotografía que va pegada a una pieza de madera y cubierta con material para protegerla de las inclemencias del tiempo; es una imagen similar a la original que se instaló hace 110 años en la pared frontal de la Casa de Adobe, que entonces fue el Palacio de Gobierno provisional de Francisco I. Madero en abril y mayo de ese año.

La placa con la fotografía la hicieron miembros de El Juárez de Ayer, pues ya antes habían donado una de estas piezas al Museo Casa de Adobe, pero ya estaba muy deteriorada; este jueves, con motivo de la conmemoración de la Toma de Ciudad Juárez por los revolucionarios, se regaló otra réplica, dijo José Luis Hernández Caudillo, integrante de este grupo de promotores de la historia.

Además de Hernández Caudillo, en el breve acto efectuado en este museo estuvieron también Adrián García Castro y Joel Casas Ávila, quienes entregaron la fotografía al encargado, el historiador Daniel Leonardo García Salinas.

La fotografía tiene en la parte superior la palabra “Tri State”, debajo de ésta, la figura de una campana en la que está escrita la frase “Local and long distance telephone”.

Este aviso, como el original, estará al frente del Museo Casa de Adobe, institución en la que se cuenta con un teléfono como el que utilizaba Francisco I. Madero y que pertenecía a la empresa estadounidense Bell Company, actualmente AT&T Communications, con quienes el jefe revolucionario acordó que le pusieran una línea telefónica en esta casa y a cambio él instaló en su fachada la imagen de la empresa.

Por medio de esta línea telefónica, dice Hernández, Madero hablaba con el general Juan Navarro, quien comandaba las fuerzas federales asentadas en la plaza; el líder revolucionario se comunicaba a la tienda “Las BBB”, situada en la zona Centro, de donde le informaban al militar de la llamada y el acudía a platicar con Madero antes de la toma de la ciudad.

Incluso, también la usaba para entrevistas con los periodistas que entonces había en la región, principalmente provenientes de Estados Unidos, comentó.

El teléfono que se tiene ahora en el Museo Casa de Adobe, es uno de los objetos que más llama la atención de los visitantes, además de una estufa de 1889, una cama de hospital del porfiriato y documentos de personajes como Inocente Ochoa.

En este museo también se pueden conocer fotografías del campamento maderista, de la Toma de Ciudad Juárez en la época de la Revolución y una ambientación mexicana.

De acuerdo a informes que ha proporcionado el encargado del lugar, la Casa de Adobe fue el Palacio de Gobierno provisional de Francisco I. Madero en abril y mayo de 1911, por eso, adentrándonos en ella, destaca la importancia que tiene con la Toma de Ciudad Juárez y otros eventos a principios de 1900.

Este inmueble, comenta, está en lo que se llamó Rancho Flores, ubicado a seis kilómetros del Centro de la ciudad y es aquí donde se reúnen con Madero los líderes revolucionarios Pascual Orozco, Francisco Villa y Giuseppe Garibaldi, entre otros.

Esta construcción de 86 metros de superficie se encuentra situada en la calle Canutillo 2603 de la colonia Ladrillera, justo enfrente de las trece compuertas del río Bravo y al borde de la línea divisoria internacional terrestre entre México y Estados Unidos, demarcada con el monumento número 1, o mojonera, como se le conoce, de los 258 que existen para marcar la división fronteriza establecida en los Tratados de 1848, 1853 y 1882.

Este museo, dice García, permite transportarse en el tiempo y ver cómo se desarrolló la Revolución Mexicana en Ciudad Juárez. Evoca la lucha armada y la tradición cultural de la región. (Luis Carlos Cano C. / El Diario) 

lcano@redaccion.diario.com.mx

close
search