Juárez

Especial

Ley de armas en Texas, un balazo a Juárez

Nueve de cada 10 homicidios aquí se cometen con un arma de fuego, lo que ha llevado a peritos en balística forense a tener un alto grado de especialización

El Diario de Juárez

viernes, 07 mayo 2021 | 08:05

David Cruz / El Diario de Juárez | Perito en el Laboratorio de Balística Forense de Ciudad Juárez El Diario de Juárez David Cruz / El Diario de Juárez | Análisis de bala recuperada en una escena del crimen David Cruz / El Diario de Juárez

El 80 por ciento de las armas causantes de la violencia en el Estado de Chihuahua es de origen estadounidense, el resto fue hecho en Sudamérica y Europa, pero todas ingresan a través de las fronteras con Estados Unidos, al igual que el total de las municiones utilizadas, señaló el fiscal de Distrito Zona Norte, Jorge Nava López.

En Ciudad Juárez, según los datos oficiales, el 90 por ciento de los homicidios dolosos se comete con un arma de fuego, lo que ha llevado a sus peritos en balística forense a tener un alto grado de especialización en el análisis de las armas e indicios balísticos. 

Mientras que Texas podría ser el primer estado de Estados Unidos en permitir que cualquier persona mayor de 21 años porte un arma de fuego en la vía pública sin ninguna licencia, capacitación ni verificación de antecedentes criminales, históricamente Ciudad Juárez vive los estragos del tráfico de armas.

Jesús Alejandro Minjares Sánchez labora desde hace 12 años como perito y enlace de calidad en el Laboratorio de Balística Forense de Ciudad Juárez, el cual después de cuatro años de capacitación, en 2019 logró acreditarse dentro de la Norma ISO 17025, la que valida que todos los procedimientos realizados en el laboratorio cumplen con un estándar internacional.

“La misma dinámica de esta ciudad, con tantos índices –de violencia–, nos ha mantenido siempre ligados a estar trabajando con cargas de trabajo bastante extensas y te vas haciendo más experto en el desarrollo de tu técnica. Incluso, hay colegas de otros estados que nos dicen que ni siquiera han tenido un caso de calibres de los que nos llegan aquí siempre. Por eso estamos muy comprometidos, entendemos muy bien que la aportación de nuestro trabajo es benéfica para la sociedad”, señaló Minjares Sánchez.

Sólo durante el primer trimestre de 2021, la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) aseguró 160 armas de fuego, 138 cortas y 22 largas, además de 137 cargadores y 2 mil 798 cartuchos.

En 2020 el total de armas aseguradas fue de 752, 602 cortas y 150 largas, 702 cargadores y 19 mil 130 cartuchos, además de ocho granadas, 54 chalecos balísticos y equipo táctico, mientras que 758 personas fueron detenidas por la Policía preventiva por violaciones a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos. 

En 2019, antes de la pandemia por Covid-19, las armas aseguradas fueron 782, 619 cortas y 163 largas, 705 cargadores y 22 mil 151 cartuchos, así como 125 chalecos balísticos y equipo táctico, mientras que 776 personas fueron detenidas. 

Por su parte, la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSPE) en 2019 aseguró 96 armas cortas, 50 largas, 89 cargadores, dos artefactos explosivos y 6 mil 237 cartuchos útiles; en 2020 la cifra fue de 157 armas cortas, 41 largas, 174 cargadores, seis artefactos explosivos y 3 mil 695 cartuchos, y durante enero de este año fueron aseguradas 17 armas largas, ocho cortas, 28 cargadores y 809 cartuchos útiles. 

“Para poder adquirir un arma de fuego tienes que cumplir ciertos requisitos, pero aquí el punto es que nos toca vivir en una frontera y el hecho de estar aquí en la frontera es una constante de que vas a encontrarte con armas”, ya que “pese a todos esos esfuerzos que se hacen por los organismos gubernamentales, simplemente sobrepasa la delincuencia”, lamentó. 

Modus operandi de los sicarios

El perito del Laboratorio de Ciencias Forenses y Servicios Periciales señaló que desde 2008 el modus operandi de los sicarios ha cambiado; sin embargo, el laboratorio siempre tiene una alta carga de trabajo. 

Mientras que en años como 2008 y 2009 los calibres más utilizados eran los de armas largas como el llamado “cuerno de chivo”, 7.62x39 milímetros, y en cada hecho violento se aseguraban en promedio de 30 a 40 casquillos percutidos, actualmente el promedio por evento es de 15 a 20 elementos balísticos. 

“En el homicidio, que es en el delito más frecuente con indicios balísticos, los calibres que más se manejan actualmente son de armas cortas: 9 milímetros, .40, .45. Y de los calibres altos, el 7.62x39 y el calibre .223 son los más comunes. Y en algunos casos muy aislados, como en los robos, se utilizan calibres pequeños”, informó Minjares Sánchez.

“En años anteriores hubo casos de calibres excepcionales, de calibre 50. Sí hubo casos relevantes en los que usaban calibres de alto poder. Hubo un tiempo del famoso ‘matapolicías’, el 5.7x28”, recordó. 

La ciencia en la balística

Los peritos en Criminalística de Campo se encargan de los procesamientos de las escenas del crimen, ellos analizan la distancia y la trayectoria de la bala y luego, bajo cadena de custodia, le entregan todos los indicios al Laboratorio de Balística Forense. 

“Recibimos los elementos balísticos, que pueden ser los casquillos percutidos que se recuperan en las escenas del crimen o las balas que también se recuperan en las escenas o en los cuerpos (de las víctimas) y todo lo relacionado con la identificación de las armas de fuego, lo cual incluye la propia identificación a través de la elaboración de los disparos de prueba para los posteriores análisis comparativos”, explicó. 

Los indicios recibidos se registran en la base de datos interna para ser asignados a los peritos. Luego el Ministerio Público solicita el análisis de los elementos y esa solicitud se fija a un perito con base en un rol de asignación. El perito abre la cadena de custodia, etiqueta, embala, limpia y analiza cada indicio. 

“Los etiquetamos para poderlos manipular, para evitar la contaminación cruzada, nosotros tenemos que garantizar que el indicio que recolectó el criminalista sea el mismo que el perito en balística analice. Por eso se identifican, para poder manipularse dentro del laboratorio”, destacó. 

Por cuestiones de salud, en el Área de Limpieza de Elementos cada bala se lava con sustancias especiales para eliminar los gérmenes, bacterias y virus. 

En el Área de Identificación y Análisis de Armas de Fuego se disparan las armas aseguradas para determinar el funcionamiento y obtener elementos balísticos testigos que sirven para su análisis en el microscopio. 

“Cuando el arma es disparada hay una pieza que golpea al fulminante y al golpearse genera una chispa, se quema la pólvora y es lo que hace que la bala salga por la boca del cañón del arma de fuego. El arma tiene su ciclo de disparo, va a sacar el casquillo para que caiga y en el cargador va a subir el otro cartucho y va a estar lista para volverse a disparar. Es un ciclo”, explicó el experto. 

Agregó que al salir por la ventana de inyección el arma deja marcajes en el casquillo, los cuales son analizados en microcomparadores. 

“Esos marcajes o golpes que sufrió el casquillo quedan impresos y es lo que nosotros vamos a conocer como huella balística”, y “la bala al momento de salir por el cañón del arma de fuego, el cañón también se hace un rayado. Para que la bala salga y salga girando, sale con dirección y sale con fuerza y sufre marcajes, que son parte de la huella balística”, agregó. 

Primero se realiza el trabajo macro, que consiste en pesar las balas para poder establecer su calibre y agrupar los elementos.

Luego, se realiza la microcomparación en el microscopio donde se identifican todas las marcas para tomar una fotografía comparativa. 

“Analizamos todas las marcas que dejan las armas de fuego, la huella balística, y la comparamos con las de las escenas del crimen. A través de las huellas balísticas determinamos si existe la correspondencia de participación de esa arma en ese hecho delictivo o si no existe la correspondencia”. 

Todo este análisis de elementos se ingresa en una base de datos enlazado a nivel nacional, conocido como Sistema IBIS, el cual permite crear correlaciones para descubrir si esa arma fue utilizada en otros hechos delictivos. 

“Cada arma tiene su propia característica, y deja un rayado distinto, el cual se va generando por el desgaste de los mecanismos de las armas. En casos muy particulares nosotros podemos establecer cuántas armas participaron en ese hecho delictivo, eso también es a parte de los análisis de Balística”, señaló el perito. 

Dentro de su análisis, los peritos han descubierto que en Ciudad Juárez empiezan a utilizarse armamentos de nueva generación; por ejemplo, la compañía estadounidense Glock cambió sus formas de marcaje, las cuales están siendo encontradas en los elementos de las escenas del crimen. 

“En las postales que se están presentando continuamente, sí se nota que existen esas armas modernas”, comentó. 

Para el juarense, “por ser frontera, siempre viene armamento de Estados Unidos, el 80 por ciento; pero también de Brasil, nos han tocado armas, hasta fusiles de Rusia. A diferencia de la Ciudad de México o del sur del país, en Ciudad Juárez no se utilizan tanto las armas hechizas. Para el sur de la república se usan calibres pequeños, de armas cortas o hay dispositivos que son como unas plumas y disparan calibres 22, pero son para asaltos rápidos”. 

Después de elaborar su informe pericial, los peritos en balística pueden ser llamados como testigos a juicios orales. Ya que aunque nunca conocen las historias de los elementos, con sus análisis encuentran suficiente evidencia para poder establecer si el arma corresponde o al hecho delictivo. 

“Siempre nos apegamos al método científico, todos los procedimientos que tenemos al estar validados por las normas ISO nos dan esa credibilidad y esa certeza. Aparte del trabajo pericial se realiza una revisión técnica que es parte de lo que más trabajo nos costó a nivel unidad, porque antes hacías un informe pericial y se lo mandabas al Ministerio Público y ahora todo informe pericial tiene que revisarse, para saber que esté cumpliendo con los criterios ISO y con los criterios de la misma unidad”, destacó. 

En el juicio oral, mediante la serie fotografía el perito le explica al juez, al defensor y al fiscal, qué fue lo que hizo para establecer que efectivamente existió o no una correspondencia con el hecho delictivo. 

“Dentro de la norma de acreditación se nos capacitó en materia de perito testigo en juicio oral. Y todo el personal que estamos aquí somos competentes en realizar todas las funciones en materia de balística forense y en materia de perito en juicio. Y esto le da certeza a la ciudadanía de que el trabajo pericial se está realizando de manera profesional y acorde a criterios profesionales”, subrayó el juarense. 

Para Minjares Sánchez y todos sus compañeros es una satisfacción saber que el trabajo que realizan tiene un impacto no sólo jurídico, sino también en la sociedad. 

“Que la gente sepa que el trabajo que se hace aquí se hace de manera muy profesional. Hemos tenido casos de secuestradores, de homicidas. Yo creo que uno emblemático en la ciudad fue el de Villas de Salvárcar, fue impactante”, dijo el maestro en Tecnología Educativa y quien ha sido capacitado en balística forense, manejo del Sistema IBIS, en número de series, identificación de patrones y elaboración de cañones de armas de fuego. 

La posible aprobación de la ley que permite la portación de armas de fuego en la vía pública sin ninguna licencia, capacitación ni verificación de antecedentes criminales, por la que 18 senadores republicanos votaron a favor y los 13 demócratas en contra, afectaría principalmente a Texas, ya que quienes se dedican al tráfico de armas lo hacen con o sin permiso de portación, destacó el fiscal en el Distrito Zona Norte

La preocupación de las autoridades de Ciudad Juárez y Chihuahua es que se regule la compra de las armas, dijo Nava López. 

“Nosotros desde hace mucho tiempo estamos pidiendo que se regule la venta de armas de fuego, que sean más estrictos los procedimientos para comprar las armas de fuego. Lo que pudiera afectarle a México, a Ciudad Juárez, es que no siga habiendo protocolos estrictos para la compra de armas en Estados Unidos”, externó.

Texas de manera histórica tiene la actividad cultural del uso y posesión de armas de fuego y se han negado a poner protocolos más estrictos en su venta, no solamente en las tiendas departamentales, sino también en los remates de armas usadas, en donde mucha gente sin ningún protocolo de seguridad puede adquirir armas sin ninguna supervisión, por lo que muchas de ellas terminan en México. 

“Todas las armas que hay en el estado de Chihuahua, en su totalidad, aun cuando no sean fabricadas en Estados Unidos, son armas que provienen de Estados Unidos. Si hay armamento fabricado en Rusia, en Bélgica, todas se comercializan en Estados Unidos, así como las municiones también todas provienen de Estados Unidos”, destacó Nava. 

El 90 por ciento de los homicidios dolosos es cometido con armas de fuego, la mayoría por delincuencia organizada; sin embargo, también hay armas dentro de las viviendas, con las que la violencia familiar culmina en un asesinato o son utilizadas para otros delitos como los robos. 

close
search