Juárez
Especial

‘Exprimen’ y timan polleros a migrantes

Centroamericanos incluso venden sus casas para pagarles; al llegar a la frontera se topan con la realidad

Carlos Sánchez/El Diario de Juárez
Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez
Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez / Un grupo de indocumentados en las márgenes del río Bravo

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

sábado, 25 mayo 2019 | 10:40

Engañados por ‘coyotes’ que pagan cuotas a los grupos delictivos para poder operar en Ciudad Juárez, los migrantes centroamericanos venden incluso sus casas para pagar los hasta 190 mil pesos que les cobran por acercarlos al río Bravo y se entreguen a la Patrulla Fronteriza.

Con frases como “un niño es tu pasaporte a Estados Unidos”, “a todos los reciben ahorita”, “en una semana ya estás trabajando del otro lado” y “allá hay muchos dólares”, los traficantes de personas, conocidos como guías, ‘coyotes’ o ‘polleros’, les hacen creer a los migrantes que el ‘sueño americano’ será una realidad para todos los que traigan hijos, según sus propias narraciones.

Efraín, Mainor, Manuel y Antonia son cuatro de los más de 98 mil 52 migrantes que han sido detenidos desde octubre por la Patrulla Fronteriza Sector El Paso, la mayoría en la frontera con Juárez. Los primeros tres son originarios de Guatemala, mientras que Antonia llegó desde Honduras, pero todos recibieron la misma promesa: que en una semana estarían viviendo en Estados Unidos junto a sus hijos.

Terminan sin casa... y sin esperanza

Ellos forman parte de los más de 2 mil 600 centroamericanos que han sido retornados por las autoridades de Estados Unidos como parte del Protocolo de Protección a Migrantes para que esperen aquí su proceso de asilo político, con su primera cita ante la Corte hasta enero y marzo 2020.

Todos llegaron por separado, con sus hijos de entre 4 y 8 años de edad, pero sus historias son muy similares. Son indígenas, no hablan o no entienden bien el español, se dedicaban al campo y vendieron su casa, la empeñaron o pidieron prestado para conseguir entre 62 mil 068.66 y 190 mil 565.00 pesos para ser “guiados” por el “coyote”.

Los cuatro separaron a su familia para venir con uno de sus hijos, con quienes viajaron hasta un mes para poder llegar a Juárez, estar hasta 14 días detenidos en Estados Unidos y finalmente ser devueltos a México.

En Centroamérica “nos dicen que es fácil y uno se viene para mejorar un poco. Pero en Estados Unidos ya no quieren a nadie más, nos trataban como si estuviera ahí un animal. Nos dicen que regresemos en 2020”, narró Manuel, quien viajó desde Guatemala con su hijo Mainol, de 8 años.

Aunque el “coyote” les había asegurado que el trayecto duraría una semana, hicieron un mes y ambos pasaron hasta cinco días con pura agua, aseguró el centroamericano que ganaba en Guatemala 50 quetzales (124.14 pesos) diarios en la cosecha del café, y quien pidió prestados los 25 mil quetzales, equivalentes 62 mil 068.66 pesos mexicanos, que le cobró el “pollero”.

Mainor, de 24 años, también es de Guatemala y viajó hasta Juárez con su hijo de 3 años, pero dejó allá a su esposa con tres hijos más, a quienes esperaba mandarles dinero para que pudieran vivir mejor, pero ahora espera aquí sin recursos para poder regresar.

“Vendí una parte de mi casa, el coyote me cobró 27 mil quetzales”, comentó quien cree que buscar el sueño americano ha sido la peor decisión que ha tomado en su vida.

Mientras que Manuela, de 6 años, lo único que quiere es abrazar a su mamá, a quien no ve desde el 8 de mayo que salió de Guatemala junto a su padre Efraín, de 33 años, quien también vendió su casa de adobe en los 28 mil quetzales (69 mil 248.83 pesos mexicanos) que le cobró el “coyote”.

“Somos pobres, por eso venimos, pero ya nos queremos regresar, queremos irnos a nuestro país”, aseguró el padre de Manuela, quien se siente engañado y arrepentido de haber salido de su país, a donde regresará a trabajar en la cosecha del café y la limpieza de la milpa para poder recuperar su casa, pero ni siquiera tiene dinero para regresar.

Mientras que de octubre de 2017 a abril de 2018 la Patrulla Fronteriza sector El Paso detuvo a 14 mil migrantes, entre octubre de 2019 y abril de 2019 la cifra se disparó a 98 mil 52 arrestos, principalmente en la frontera con Juárez.

Solamente en abril fueron detenidos 10 mil 449 niños acompañados y 9 mil 932 adultos que viajaban con niños, además de 4 mil 964 menores no acompañados y 3 mil 965 adultos solos.

‘Nadie cruza sin haber pagado’

“A todo el que le preguntes te va a decir que no usaron ningún coyote; dependiendo de qué país les preguntes tardaron dos semanas, un mes en llegar (hasta Estados Unidos), unos te dicen que viajaron el mismo día, como el caso de los brasileños. Pero no es un secreto que nadie cruza la frontera sin haberle pagado a alguien”, comentó Ramiro Cordero, vocero de la Patrulla Fronteriza sector El Paso.

Destacó la gran cantidad de adultos que cruzan la frontera con niños, ya que traer a sus hijos se ha convertido en una nueva modalidad de cruce.

Pero lo que los ‘coyotes’ no  advierten a los migrantes es que El Paso es la tercera ciudad de Estados Unidos que niega más solicitudes de asilo político, con un porcentaje de rechazo del 93.62 por ciento, según datos oficiales dados a conocer por la organización Proyecto de Inmigración TRAC.

El Paso cuenta con cinco jueces en las cortes de inmigración encargados de analizar las peticiones de asilo político, quienes entre años fiscales 2013 a 2018 negaron entre el 83.4 y el 98.8 por ciento de los casos.

La ciudad que más rechazos tuvo durante esos años fiscales fue Lumpkin, Georgia, donde sus cuatro jueces le negaron el asilo político al 95.4 por ciento de los solicitantes, seguida de Atlanta, con un promedio de negación del 94.23 por ciento por parte de los seis jueces que analizan los casos.

‘Pasamos 17 retenes en México’

“Esteban” es un ‘coyote’ centroamericano que le cobra a los migrantes 8 mil 700 dólares (165 mil 791.55 pesos) para llevarlos desde su país hasta el Centro de El Paso, Texas, durante un viaje de cinco días en camiones “de primera clase”, comidas y hoteles “de mil 200 pesos la noche”, aseguró.

El costo para los mexicanos es de 4 mil dólares (76 mil 226.00 pesos) si los trae desde el sur del país y de 3 mil dólares (57 mil 169.50 pesos) si ya están en Juárez, con una a dos noches de hospedaje en Juárez, ya que dice esperar hasta tener la oportunidad de poder cruzarlos hasta Estados Unidos durante las madrugadas.

El hombre, quien se autonombra “guía”, argumenta que a diferencia de los ‘coyotes’ él sí cruza a los migrantes hasta Estados Unidos y no los deja en el río Bravo para que se entreguen a la Patrulla Fronteriza, como hacen los ‘polleros’ mexicanos actualmente.

“Los ‘coyotes’ están cometiendo una injusticia con ellos. Lo que hacen es que agarran su dinerito y les dicen ‘agarren para allá’ y ya ellos se van con su dinero, pero realmente no les dan el asilo. Imagínese la maldad que están haciendo, que aquí los están tirando, los tiran como perros. Y con sus niños y todo, vienen familias completas”, apuntó el centroamericano.

Dijo que “los (coyotes) mexicanos les están cobrando 8 mil y 9 mil dólares” si los dejan en el río y “hasta 10 mil si los pasan (hasta El Paso o Nuevo México)”, aseguró el hombre, quien dijo aprovechar cuando los agentes de la Patrulla Fronteriza se entretienen en detener a los grupos grandes que cruzan para ingresar con los grupos que él lleva, de máximo seis personas.

“Yo es lo más que jalo porque no me hacen bulto, con cuatro yo le entro bien y pues la verdad no les cobro muy caro… ahorita traigo cuatro desde allá (Centroamérica) y dos que agarré aquí de México”, dijo.

Explicó que muchos migrantes viajan en camiones “piratas”, sin registro ni seguro para los viajeros, pero argumentó que él los traslada en camiones “de primera clase”, porque son los menos revisados por las autoridades migratorias de México.

“Son 17 retenes de migración en todo México, y si en uno de esos me bajan una gente ahí imagínese… ya estando en el DF (Ciudad de México) me han quitado gente”, comentó.

Esteban aseguró que Juárez es actualmente la frontera más fácil para cruzar “porque las caravanas están allá, y están enfocados allá”, además de que otras zonas como Tamaulipas son peligrosas tanto para los migrantes como para los ‘polleros’ que no son de la zona.

Pagan cuota

Él aseguró que paga una cuota, por cada migrante que cruza, a “los mafiosos” de aquí cuando tiene que pasarlos “por cierta zona”, pero se negó a dar más detalles de cuánto es lo que paga y a quiénes.

También narró que hasta hace unos meses la zona de más fácil cruce era el Valle de Juárez, donde no existe muro ni valla fronteriza, pero la vigilancia por tierra y aire les impide ya internar a los migrantes hasta Estados Unidos.

“Allá está libre, ahí usted sólo camina, ve que no haya nadie y a correrle pa’dentro, ahí llega a una casa o a donde sea; bueno, allá yo tenía dónde llegar, pero ahorita está lleno de soldados ahí. El martes fui hasta allá y voy topándome con soldados, migración y se ve que anda el helicóptero”, dijo quien ahora cruza a los migrantes por el Centro de Juárez.

De acuerdo con la Patrulla Fronteriza, durante la primera semana de mayo el promedio de detenciones en la frontera con Juárez fue de mil personas diarias.

Además de que según datos del Consejo Estatal de Protección y Atención a Migrantes (Coespo), ya suman más de 15 mil 100 los migrantes registrados de octubre a la fecha, con el fin de esperar su ingreso a Estados Unidos para solicitar el asilo político.

De ellos, son más de 10 mil 400 los que han logrado cruzar la frontera por el puente internacional Paso del Norte-Santa Fe, donde todos los días son recibidos en dos grupos por agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) para iniciar el trámite.

Aunque se supondría que la diferencia entre el registro y los que han ingresado son los que esperan en Juárez su pase al vecino país, una gran cantidad ya ha cruzado de manera irregular por el río Bravo, por lo que no se sabe con exactitud cuántos esperan todavía en la ciudad, albergados, en hoteles y casas de renta. (Hérika Martínez Prado / El Diario)

Las frases de engaño

• Un niño es tu pasaporte a Estados Unidos

• A todos los reciben ahorita

• En una semana ya estás trabajando del otro lado

• Allá hay muchos dólares

Las víctimas

• Migrantes viajan con sus hijos de entre cuatro y ocho años

• Son indígenas

• No hablan o no entienden bien el español

• Se dedicaban al campo 

• Vendieron su casa, la empeñaron o pidieron prestado para conseguir el pago para el ‘coyote’

hmartinez@redaccion.diario.com.mx