Juárez

Da semáforo respiro a bares

Hay cerca de 300 en riesgo de cerrar definitivamente ante falta de apoyos del Estado

Marco Tapia / El Diario de Juárez

Eduardo Lara
El Diario de Juárez

domingo, 14 febrero 2021 | 11:24

Ciudad Juárez.- El regreso al semáforo amarillo en la región de Juárez será un respiro a la economía de bares y casinos, que podrán volver a operar después de once meses de cierre.

Sin embargo, empresarios aseguran que hacen falta más apoyos por parte de las autoridades para poder cubrir compromisos como arrendamientos, servicios y demás.

Afirman que incluso cerca de 300 establecimientos de giros como bares y centros nocturnos ya no podrán abrir nuevamente debido a sus compromisos como rentas y pago de servicios.

El secretario de Salud, Eduardo Fernández Herrera, anunció ayer que Juárez, así como nueve municipios más de la zona norte del estado, cambiarán del naranja al color amarillo a partir del lunes, lo que trajo también una serie de cambios en los lineamientos para la operación de los establecimientos, como aumentos en los aforos y horarios permitidos, así como la apertura de nuevas actividades.

Uno de los sectores más beneficiados en este aspecto serán bares, cantinas, centros nocturnos y casinos, que acumulaban once meses con sus puertas cerradas, por lo que realizaron diferentes manifestaciones contra Gobierno del Estado ante la desesperación de no poder trabajar.

De acuerdo con el anuncio realizado por el funcionario estatal, los restaurantes incrementarán su aforo al 65 por ciento y se recupera el horario normal del establecimiento.

Además, se permitirá la apertura de bares y centros nocturnos con un aforo del 30 por ciento, así como la operación de los casinos pero sin venta de bebidas alcohólicas y con un aforo limitado.

De la misma forma, salones de eventos podrán tener un aforo del 50 por ciento sin consumo de bebidas alcohólicas.

Salgado Torres indicó que el gremio –que aglutina alrededor de 800 establecimientos– está a la espera de que las autoridades les entreguen de manera oficial los lineamientos que tendrán que cumplir para poder operar.

“Tenemos que esperar a que nos den los protocolos, y al parecer tendremos que llenar un formulario que será enviado al Estado, así que estamos a la espera de eso para poder cumplir con los lineamientos y abrir nuestros negocios sin sanciones”, dijo.

“Esto es un respiro grande para los establecimientos, teníamos 11 meses con puertas cerradas. Obviamente lo que hemos solicitado al gremio es apegarnos a las normativas que nos dará Salud para no caer en un semáforo que nos pueda afectar nuevamente”, indicó.

Francisco Aguirre, dirigente de Ciudadanos Unidos, señaló que la apertura de estos negocios será de gran ayuda para la economía, pero aún quedan pendientes apoyos por parte del Estado para lograr una recuperación más rápida de estos establecimientos.

“Después de tanta pelea, ya podremos trabajar. Esto ya era una discriminación hacia el gremio, ya íbamos a cumplir un año sin operar. El problema es que no sólo es abrir, ahorita la mayoría debemos rentas con hasta ocho meses de retraso y son arrendamientos muy caros, de 15 a 20 mil dólares de pura renta, y va a ser muy difícil para nosotros”, dijo.

Según estimaciones de dicho grupo, son más de 300 negocios dedicados a los giros de bares y centros nocturnos los que a pesar del cambio en el semáforo no podrán volver a abrir, debido a sus compromisos como rentas y pago de servicios, entre otros.

“El lunes nos vamos a presentar en la oficina de Gobernación, vamos a ver qué proyecto tiene preparado el Gobierno para nosotros, para ayudarnos a salir de esta muy difícil situación”, indicó.

Para Martín García, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) en Ciudad Juárez, dicho gremio podría ser uno de los menos beneficiados por los nuevos lineamientos debido a que a pesar del incremento en el aforo, muchos de estos establecimientos no cuentan con la infraestructura necesaria para recibir a más comensales sin violentar la restricción de la sana distancia.

“En el aforo es difícil que podamos incrementarlo al 65% por la forma en que tenemos el acomodo de las mesas, por los espacios y el tema de la distancia entre mesas que nos piden; sí habrá algunos que podrán aprovecharlo, pero definitivamente no serán todos”, dijo.

Continuó: “Donde sí podríamos tener un beneficio es en la cuestión de los horarios, ya que podremos cerrar según los permisos de cada quien, con lo que esperamos que con este amarillo podamos incrementar las ventas aunque sea en un 5%, pero eso ya lo veremos en el comportamiento real de los próximos días”.

Thor Salayandía, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) en esta frontera, calificó como algo positivo la apertura de más negocios, sin embargo, coincidió en que hace falta una verdadera estrategia de reactivación económica por parte de las autoridades.

“El hecho de que se abra más la economía y empiecen a funcionar más sectores es muy bueno, es darles un respiro a muchos empresarios, pero esto aún no se termina. Es bueno que estas compañías tengan poquito más de movimiento, pero ahora hay que trabajar en una reactivación con más apoyos a los empresarios locales para que puedan echar a andar sus negocios”, afirmó.

Rogelio González Alcocer, presidente de Canaco Juárez, dijo que los cambios en el esquema del semáforo permitirán al sector comercio una recuperación paulatina para la ciudad.

“Es lo que hemos venido proponiendo e impulsando desde hace tiempo con el Gobierno para alcanzar una recuperación económica y evitar qué más negocios cierren sus puertas, afectando la economía y dejando a tantas familias sin ingreso debido a la pérdida de empleos”, destacó.