Convierten el bordo del Bravo en un lienzo

El artista Ricardo “Enks” Uribe termina su obra, donde se observa a un bebé asomándose sobre los barrotes del muro

Hérika Martínez
El Diario de Juárez
lunes, 13 mayo 2019 | 06:00

Ciudad Juárez— La pintura de un bebé asomándose sobre los barrotes del muro fronterizo forma parte del mural en el que se convirtió este fin de semana el bordo del río Bravo en Ciudad Juárez, como parte del evento Cultura al Bordo en el que participaron artistas de ambos lados de la frontera.

Durante más de cuatro horas, el artista urbano Ricardo “Enks” Uribe, quien nació en esta frontera pero vive en Estados Unidos, plasmó abajo del puente internacional Paso del Norte, la imagen del menor en blancos y grises, frente al nuevo muro ordenado por presidente estadounidense Donald Trump.

Enks, reconocido en Estados Unidos por sus trabajos de pintura corporal, dijo que regresaría a terminar el mural a esta frontera, donde participó con decenas de (CAB)fronterizos más, quienes también convirtieron en un lienzo

 el bordo del río internacional, de la altura del “puente negro” hacia el oriente.

Durante el evento que duró al menos 10 horas a orillas del río, decenas de artistas de Juárez, El Paso y Nuevo México plasmaron grafitis e imágenes mientras que desde la joroba del puente Paso del Norte los observaban un grupo de aproximadamente 30 migrantes que permanecieron al menos un mes y medio en Ciudad Juárez, y ahora estaban en espera de que los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) les permitieran ingresar para solicitar el asilo político.

En otro de los momentos, el juarense Gerardo Lizcano terminaba de pintar el escudo de una bandera mexicana que plasmó en los límites de México, mientras una familia migrante de Guatemala caminaba sobre el bordo del río que en Estados Unidos se llama río Grande.

Los seis integrantes habían cruzado el río internacional que actualmente lleva sólo un hilo de agua, para esperar cerca de una hora junto al muro fronterizo y el alambre de púas que hace semanas fue colocado por militares estadounidenses, finalmente decidieron caminar para buscar el final del muro y observar de lejos las pinturas.

“Ayúdanos Jesucristo”, se lee de lado paseño del bordo, por donde pasaron los migrantes con botellas de agua en las manos, mientras el tren binacional ingresaba a Estados Unidos.

Otras obras también fueron plasmadas frente a Estados Unidos, como dos músicos mexicanos, uno con un acordeón y otro con una guitarra, además de los Simpson, un lobo dibujado por el colectivo Dios Perro y un cholo fronterizo.  (Hérika Martínez Prado)