Internacional

Muere veterano británico que recaudó fondos en pandemia

Con su buena acción logró reunir más de 40 millones de dólares

Associated Press

Associated Press

martes, 02 febrero 2021 | 13:52

 El capitán Tom Moore, el veterano de la Segunda Guerra Mundial que cautivó los corazones del público británico durante la cuarentena mientras paseaba por su jardín para recaudar fondos para los trabajadores de salud, ha muerto después de dar positivo a COVID-19. Tenía 100 años.

Su familia anunció su muerte a través de Twitter con una fotografía suya tras su andadera en un momento feliz, listo para una aventura.

“El año pasado la vida de nuestro padre no era nada menos que remarcable. Estaba rejuvenecido y experimentó cosas de las cuales sólo soñó”, decía el comunicado de la familia. “Aunque estuvo en muchos corazones durante sólo un poco de tiempo, era un padre y abuelo increíble, y vivirá por siempre en nuestro corazones”.

El capitán Tom, como se llegó a conocer en titulares periodísticos y entrevistas televisadas, se dispuso recaudar 1.000 libras para el Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña dando 100 vueltas a su patio. Pero su misión se viralizó y capturó la atención de millones de personas atrapadas en casa durante la primera ola de la pandemia. Se hicieron donaciones desde todo Gran Bretaña e incluso desde Estados Unidos y Japón, recaudando aproximadamente 33 millones de libras (40 millones de dólares).

Durante tres semanas en abril, los entusiastas eran saludados todos los días con videos del capitán Tom, encorvado por la edad, empujando tercamente su andadera en el jardín. Pero fue su alegre actitud durante un momento sombrío lo que inspiró a las personas a ver más allá de la enfermedad y pérdida.

“Por favor, siempre recuerden que mañana será un buen día”, dijo Moore en una entrevista durante su caminata, pronunciando las palabras que se convirtieron en su cita célebre.

Cuando el capitán Tom dio su vuelta 100 el 16 de abril, una guardia de honor militar alineó el camino. La celebración continuó hasta su cumpleaños unos días después, cuando dos aviones caza de la Segunda Guerra Mundial volaron a manera de tributo. Moore, con una cobija escocesa sobre sus hombros, lanzó un puño al aire mientras rugían a su paso.

En julio, fue nombrado caballero por la reina Isabel II en una ceremonia con distanciamiento social en el castillo de Windsor.