Internacional

Lo que podemos aprender de la mortal segunda ola de gripe de 1918

Millones de personas estaban condenadas porque no sabían lo que sabemos ahora sobre cómo se propagan los virus

CNN

Agencias

jueves, 29 octubre 2020 | 12:24

En la mortal ola otoñal de la pandemia de gripe de 1918, millones de personas estaban condenadas porque no sabían lo que sabemos ahora sobre cómo se propagan los virus y las enfermedades respiratorias.

Podríamos enfrentarnos a un destino similar si algunas personas continúan ignorando lo que un siglo de progreso científico y retrospectiva nos ha enseñado sobre cómo poner fin a las pandemias.

La pandemia de 1918 se produjo en tres oleadas, desde la primavera de 1918 hasta el invierno de 1919, y en última instancia mató a entre 50 y 100 millones de personas en todo el mundo. La primera ola de la primavera de 1918 fue relativamente suave. La mayoría de las muertes por influenza de 1918 ocurrieron en el otoño de 1918, la segunda y peor ola de la influenza de 1918.

Los expertos en salud esperan que las infecciones por Covid-19 aumenten este invierno porque el virus que causa el Covid-19 es un coronavirus, y otros coronavirus se propagan más durante el invierno. En aire invernal, menos húmedo, las partículas portadoras de virus pueden permanecer en el aire por más tiempo. Además, nuestras membranas nasales están más secas y más vulnerables a las infecciones en invierno. Y a medida que el clima se vuelve más frío, pasamos más tiempo en interiores sin suficiente ventilación, lo que significa que el virus tiene una mayor probabilidad de propagarse.

¿Por qué la segunda ola fue tan mortal?

Hay varias posibilidades de por qué la segunda ola de 1918 fue tan horrible, incluido un virus que posiblemente mutó y los patrones de movimiento y comportamiento humanos en ese momento. El invierno significó que la influenza también se propagó más y la gente estaba en interiores con más frecuencia.

En los pacientes con influenza de 1918, la neumonía a menudo se desarrollaba rápidamente y causaba la muerte de personas al segundo día. Los esfuerzos para la Primera Guerra Mundial se habían hecho cargo, por lo que la propagación desenfrenada se vio facilitada por los movimientos de tropas y los campamentos militares abarrotados.

Donde viajaba el personal militar, también lo hacía el virus, lo que provocó que la influenza y la neumonía enfermaran del 20 al 40 por ciento del personal del Ejército y la Marina de Estados Unidos en el otoño, lo que interfirió con la inducción, el entrenamiento y la eficacia. "La influenza y la neumonía mataron a más soldados y marineros estadounidenses durante la guerra que las armas enemigas", informó un estudio de 2010.

El impacto social

La gripe de 1918 desgarró el tejido social. Aproximadamente la mitad de las muertes se produjeron entre adultos jóvenes de 20 a 40 años, en contraste con la pandemia actual, donde los adultos mayores tienen más probabilidades de sufrir enfermedades graves y la muerte por Covid-19.

Se cancelaron y cerraron muchos eventos, escuelas y espacios públicos. El fantasma del miedo caminaba por todas partes, haciendo que muchos círculos familiares se reunieran porque los diferentes miembros no tenían nada más que hacer que quedarse en casa.

Ventaja moderna

Múltiples avances científicos nos han permitido una ligera ventaja para mitigar la propagación y los efectos de enfermedades respiratorias como la gripe y Covid-19. Las mejoras tecnológicas han permitido a los investigadores visualizar células y virus a través de microscopios electrónicos y cristalografía de rayos X, lo que también permite capturar millones de imágenes de ellos. Los microbiólogos ahora pueden aislar, identificar y describir la estructura de los virus.

Lo que podemos hacer

Aunque los casos de Covid-19 están aumentando y podrían aumentar este invierno, hay cosas que podemos hacer para detener la propagación. Siguen siendo importantes precauciones como el distanciamiento físico, evitar reuniones y viajes innecesarios, lavarse las manos y usar cubrebocas.

Abastecerse de comestibles, artículos médicos y de preparación para emergencias, de manera responsable y considerada con los demás, puede ayudar a limitar los viajes a las tiendas, lo que reduce las posibilidades de propagación.

En 1918, no había una vacuna aprobada y regulada. Esta vez con el coronavirus, Operation Warp Speed y otros programas están probando vacunas para poder vacunar al público potencialmente para la primavera de 2021.