Internacional

Hospitales europeos en situación crítica por avance del coronavirus

Centros de salud se están llenando a un ritmo alarmante que se remonta a las horas más oscuras de la primera ola de la pandemia

The New York Times

The New York Times

jueves, 29 octubre 2020 | 09:13

En Bélgica, todo el trabajo hospitalario no esencial se ha pospuesto para hacer frente a la afluencia de nuevos pacientes con Covid-19, cuyo número casi se ha duplicado la semana pasada, igualando los niveles observados en la primera ola de la pandemia en la primavera.

Croacia ha pedido a antiguos médicos que salgan de su retiro para ayudar en los hospitales, mientras que las tropas de la Guardia Nacional han volado desde Estados Unidos a la República Checa para ayudar a los abrumados profesionales de la salud allí.

En los Países Bajos, pacientes con el nuevo coronavirus tuvieron que ser trasladados en helicóptero a Alemania para aliviar las unidades de cuidados intensivos holandeses.

En toda Europa, los hospitales se están llenando a un ritmo alarmante que se remonta a las horas más oscuras de la primera ola de la pandemia en la primavera. Las autoridades están luchando para frenar la propagación de un virus que amenaza con llevar a los sistemas de salud al borde del colapso.

Casi todos los países de Europa occidental han informado picos en los casos nuevos, y para varios de ellos, incluidos Gran Bretaña, Francia, Italia y España, su mayor número de muertes en meses.

Al anunciar un nuevo cierre nacional en Francia ayer, miércoles, el presidente Emmanuel Macron predijo que la segunda ola del virus sería más mortal que la primera.

En Alemania, dado que las hospitalizaciones se han duplicado en los últimos 10 días y casi 1 mil 500 pacientes están en cuidados intensivos, la canciller Angela Merkel anunció nuevas medidas de cierre ayer, miércoles, y prometió evitar "situaciones que son extremadamente difíciles".

Países como la República Checa y Polonia impusieron fuertes restricciones en la primavera y vieron tasas de infección más bajas, pero el aumento de los casos este otoño ha puesto al descubierto una escasez crítica de enfermeras, médicos y camas de cuidados intensivos. En Bulgaria, decenas de profesionales de la salud se están enfermando con el virus, y un médico aclamado se convirtió en el decimonoveno profesional médico en morir a causa del virus a principios de este mes. En la República Checa, donde los casos están aumentando a uno de los ritmos más rápidos de Europa, el primer ministro Andrej Babis advirtió que el sistema de salud del país podría colapsar antes de mediados de noviembre.