PUBLICIDAD

Internacional

Crece incertidumbre en Reino Unido por muerte de la reina

Isabel II falleció 3 días después del arribo de una nueva Premier y mientras Gran Bretaña se enfrenta a amenazas económicas

The New York Times

viernes, 09 septiembre 2022 | 07:12

Associated Press Associated Press Associated Press

PUBLICIDAD

Londres.- La reina Isabel II, cuyo reinado de siete décadas la convirtió en la única soberana que la mayoría de los británicos había conocido, murió ayer en su residencia de verano en Escocia, empujando a un país de por sí afligido a una transición trascendental en un momento de agitación política y económica.

El fallecimiento de la reina en el Castillo de Balmoral, anunciada por el Palacio de Buckingham a las 18:30 horas, tiempo local, elevó a su hijo mayor y heredero, Carlos, al trono. Es el primer Rey británico desde 1952, y tomó el nombre de Rey Carlos III.

PUBLICIDAD

A los 96 años, visiblemente frágil, y habiendo sobrevivido a múltiples problemas de salud, la Monarca había estado en el ocaso de su reinado durante algunos años. Aún así, la noticia de su deceso llegó como un trueno a todo el reino británico, donde era una figura reverenciada y un ancla de estabilidad.

Por sí misma, la muerte de la Reina es un momento decisivo. Pero también llega en un tiempo de gran incertidumbre en Gran Bretaña. Una nueva Primera Ministra, Liz Truss, ha estado en el cargo tan sólo tres días, tras meses de agitación política en el Gobierno británico. El país se enfrenta a las amenazas económicas más graves en una generación, asediado por la inflación, las altas facturas de la energía y el espectro de una recesión prolongada.

El fallecimiento de Isabel II pone en marcha una transición real más complicada que cualquier cambio de Primer Ministro. A sus 73 años, Carlos es la persona de mayor edad en convertirse en Monarca en la historia del Reino Unido, pero ha dejado claro que quiere transformar la naturaleza de la Familia Real.

"La reina murió pacíficamente en Balmoral esta tarde", informó el Palacio en un comunicado de dos líneas adherido a la puerta principal del Palacio de Buckingham.

"El rey y la reina Consorte permanecerán en Balmoral esta noche y regresarán a Londres mañana", en referencia a Carlos y su esposa, Camilla.

El anuncio llegó tras una angustiosa vigilia de varias horas, luego de un comunicado del Palacio a la hora del almuerzo que informaba que la reina había sido puesta bajo supervisión médica. Miembros de la familia corrieron a su lado en el Castillo Balmoral, lo que sugería que no se trataba de una crisis médica ordinaria, sino que el final estaba cerca.

La noticia del declive de la reina comenzó a circular mientras el Parlamento debatía un paquete de ayuda de emergencia para proteger a los británicos de los enormes aumentos en las facturas de gas y electricidad. Luego de que un alto ministro le susurró en la oreja, Truss se levantó para salir de la Cámara. Horas más tarde, vestida de negro, salió de Downing Street para rendir homenaje.

"La reina Isabel II fue la roca sobre la que se construyó la Gran Bretaña moderna", dijo la Premier.

"Ella era el espíritu mismo de Gran Bretaña, y ese espíritu perdurará".

Truss concluyó jurando lealtad al nuevo monarca, revelando por primera vez que sería conocido como el Rey Carlos, en lugar de otro nombre, como es prerrogativa de un Monarca.

"Dios salve al rey", declaró la Premier.

"Lamentamos profundamente el fallecimiento de una querida soberana y madre muy querida. Sé que su pérdida se sentirá profundamente en todo el país, los reinos y la Commonwealth, y en innumerables personas en todo el mundo", dijo, por su parte, el nuevo rey en un comunicado.

También llegaron tributos de todo el globo. El presidente estadounidense, Joe Biden, y su esposa, Jill, dijeron en un comunicado que la reina fue "la primera monarca británica con la que personas en todo el mundo podían sentir una conexión personal e inmediata". Emmanuel Macron, el presidente de Francia, dijo que había encarnado la "continuidad y la unidad" de la nación británica durante más de 70 años.

Mientras caía el anochecer en Londres, grandes multitudes comenzaron a reunirse frente al Palacio de Buckingham, haciéndose eco de las manifestaciones masivas de dolor tras la noticia de que la princesa Diana había muerto en un accidente automovilístico en París en 1997.

En el metro de Londres, grupos de amigos comenzaron a interpretar espontáneamente "God Save Our Queen". Otros se quedaron en las esquinas de las calles, mirando las actualizaciones de noticias en sus teléfonos.

En el sur de Londres, Tiana Krahn aludió a los crecientes problemas de Gran Bretaña, y dijo que la muerte de la reina se produjo en el "peor momento posible en la historia".

"Vamos a ver a algunos locos desmoronándose", añadió.

"Había algo sólido en eso, en saber que ella estaba a cargo".

Muchos de aquellos que llenaron los pubs por la noche describieron que no sabían cómo deberían sentirse.

"No creo que la gente alrededor del mundo se haya dado cuenta de lo brillante que ella era", dijo un cliente, Jeff Nightingale.

"Es como perder a tu abuela. Mi esposa estará llorando cuando llegue a casa esta noche".

La muerte de la reina no tuvo la terrible rapidez de la de Diana. El lenguaje duro en la declaración del Palacio ayer fue muy inusual y dejó pocas dudas sobre la gravedad de la situación.

A media tarde, los hijos de la reina y varios de sus nietos se habían reunido en Balmoral, un extenso castillo del siglo 19 en las Tierras Altas de Escocia, donde la reina y su familia habían pasado los veranos durante mucho tiempo.

Carlos y Camilla se habían estado quedando un una residencia real no lejos de Balmoral, y se reportó que él visitaba regularmente a su madre. Su hija, la princesa Anne, también estaba en Escocia.

Un jet de la Real Fuerza Área llevó a otros miembros de la familia real a la cercana ciudad de Aberdeen, donde abordaron una caravana a Balmoral. Eso incluyó a los otros dos hijos de la reina, Andrew y Edward, y al príncipe William, el hijo mayor de Carlos, quien ahora es heredero al trono.

El príncipe Harry, quien con su esposa estadounidense, Meghan, tuvo una amarga ruptura con la familia real, se dirigió a Escocia por su cuenta, y llegó mucho después de que se anunciara la muerte de la reina. La pareja vio a la Monarca en el Castillo de Windsor recientemente para presentarle a su nueva bisnieta, Lilibet, que lleva el apodo de infancia que le dieron a Isabel I sus padres.

La causa de muerte de la reina no se conocía; el Palacio ha dicho en el pasado que ella tenía problemas de movilidad. Se recuperó de Covid-19 en febrero, que después dijo que la dejó exhausta.

Sin más actualizaciones después de la declaración de mediodía de que sus médicos estaban "preocupados", hubo una creciente sensación de presagio a medida que se desarrollaba el día. La BBC suspendió su programación habitual para transmitir una cobertura de noticias continua, con sus cámaras enfocadas en la puerta de hierro de Balmoral, que se abrían periódicamente cuando llegaban o salían vehículos. Fuertes aguaceros se sumaron a la penumbra.

La vigilia llegó luego de una semana que ofreció un poderoso recordatorio del rol de la reina en la monarquía constitucional británica. El martes, se reunió con Truss y su predecesor saliente, Boris Johnson, ambos del Partido Conservador. En una imagen, una reina sonriente, aunque de aspecto frágil, saluda a Truss frente a una chimenea, con un bastón en la mano izquierda.

Más allá de tales rituales formales, la monarca fue un símbolo de continuidad y constancia durante ocho décadas. Sirvió como un vínculo vivo con las glorias de Gran Bretaña en la Segunda Guerra Mundial, presidio su ajuste irregular a una era poscolonial y posimperial, y la vio durante su amargo divorcio de la Unión Europea.

No hay una figura británica análoga a la que se llore tan profundamente -Winston Churchill podría estar más cerca- o cuya muerte provocará un mayor reconocimiento de la identidad y el futuro del país. Su extraordinaria longevidad le dio un sensación de permanencia que hace que su muerte, incluso a una edad avanzada, sea algo impactante.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search