Estados Unidos

Ven lejos restricciones de armas de fuego en Texas tras masacre en El Paso

Cuando los republicanos ven estas masacres, no culpan a las armas o a las leyes, culpan a la gente, dijo Mark Jones, profesor de ciencias políticas de la Universidad Rice

Associated Press

jueves, 08 agosto 2019 | 16:37

Texas— Luego de que decenas de personas, incluidos niños y adolescentes, fueron asesinados a tiros en sendas masacres en una iglesia de Sutherland Springs y una escuela secundaria de un suburbio de Houston, los republicanos del estado de Texas acudieron al Capitolio este año con la mira puesta en nuevas leyes de armas.

Pero su objetivo no era limitar el acceso a las armas o prohibir los fusiles de asalto, sino expandir los derechos a la compra de armas de fuego.

Luego de una sesión legislativa a favor de las armas que fue elogiada por la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés), el gobernador Greg Abbott promulgó leyes que redujeron las restricciones sobre en qué sitios se podían portar armas, desde escuelas hasta iglesias, apartamentos, y prohibieron que las ciudades impusieran sus propios límites a la venta de armas y municiones.

Después de la masacre del fin de semana en la que murieron 22 personas en un Walmart de la ciudad fronteriza de El Paso, perpetrada por un hombre que portaba un fusil de estilo militar, hay pocas probabilidades de que los dirigentes republicanos del estado impulsen restricciones a las armas en una entidad apegada a ellas desde hace tiempo y que ha emitido casi 1.4 millones de licencias de armas, de acuerdo con expertos y activistas de ambos lados del tema.

La matanza se perpetró casi 21 meses después de la masacre de Sutherland Springs que dejó más de dos docenas de víctimas, y más de un año después del ataque en Santa Fe en el que 10 personas fueron asesinadas.

“Cuando los republicanos de Texas ven estas masacres, no culpan a las armas o a las leyes de armas. Culpan a la gente. Ellos responsabilizan a las instituciones, escuelas, familias, salud mental, pero no a las armas”, comentó Mark Jones, profesor de ciencias políticas de la Universidad Rice. “Si una masacre en una escuela y una masacre en una iglesia no cambian la opinión de la gente, la masacre en El Paso tampoco lo hará”, señaló.