Estados Unidos

Toma fuerza conflicto racial en campañas en EU

A dos meses de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, los asesinatos de afroamericanos a manos de policías dominan los discursos de Biden y Trump

Reforma / Joe Biden y Donald Trump

Reforma

viernes, 04 septiembre 2020 | 06:00

Ciudad de México—A 60 días de la elección, la actuación de la Policía y las manifestaciones por justicia racial están en el centro de campaña.

Bajo la consigna de "ley y orden" que usó Richard Nixon en 1968, el Presidente Donald Trump promete fortalecer las corporaciones policiacas, elogia su actuar y condena los disturbios que ocurren durante las protestas del movimiento Black Lives Matter, al tiempo que ignora a las víctimas del uso excesivo de la fuerza.

"Los imprudentes políticos de extrema izquierda continúan transmitiendo el destructivo mensaje de que nuestra nación y las fuerzas del orden son opresivas y racistas", dijo el presidente durante su visita en Kenosha, Wisconsin.

Por su parte, el candidato demócrata a la Presidencia, Joe Biden, culpa a su rival de avivar la violencia entre los grupos de extrema derecha y milicias que atacan a quienes protestan por la brutalidad policial. 

"Trump falló una vez más en afrontar el momento, negándose a pronunciar las palabras que los habitantes de Wisconsin y los estadounidenses de todo el país necesitaban escuchar hoy del Presidente: una condena de la violencia de todo tipo", comentó el exvicepresidente Joe Biden, luego que Trump defendiera a un joven que abrió fuego y mató a dos personas en una marcha en Kenosha.

El ex Vicepresidente, quien el 3 de septiembre visitará esa ciudad, acusa también al Mandatario de ignorar la crisis económica y de salud ocasionada por la pandemia de coronavirus. En varias ocasiones, ha deplorado la insistencia de Trump de enfocarse en incidentes de violencia aislados cuando en el país hay tanto sufrimiento.

A decir de Andreu Espasa, investigador del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, el tema racial será de importancia en la contienda electoral para ambos partidos, tanto por los dichos de Trump como por la elección de Kamala Harris para candidata a vicepresidenta.

"Trump se está jugando la carta muy nixoneana, de las elecciones del 68, de la consigna de ley y orden, es literalmente la misma. Los demócratas también van a apostar fuerte a esa carta", dijo Andreu Espasa, investigador del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

La cuestión, advirtió, será ver que la campaña demócrata "toque el hueso, las cuestiones esenciales de las desigualdades de clase y de raza", y que no se quede sólo con la idea del sueño americano, de que cualquiera puede llegar lejos como Barack Obama o Harris.

"Lo que se está expresando hoy es una desigualdad social creciente que ya lleva unos 40 años", concluyó Espasa.