Planean republicanos defender a Trump diciendo que no hizo nada malo

Argumentan que sus esfuerzos para presionar al líder ucraniano para investigar a sus rivales políticos fueron intentos legítimos de erradicar la corrupción

The New York Times
martes, 12 noviembre 2019 | 09:40
Associated Press |

Washington.- Los republicanos de la Cámara de Representantes planean defender agresivamente al presidente Trump durante las audiencias de juicio político que comienzan el miércoles argumentando que sus esfuerzos para presionar a un líder extranjero a que anunciara que emprendería investigaciones en torno a los rivales políticos del mandatario fueron intentos legítimos de erradicar la corrupción.

Preparándose para horas de testimonio de funcionarios de la administración que se espera que detscriban a detalle cómo Trump y sus aliados presionaron a Ucrania para que anunciara que estaba investigando al exvicepresidente Joseph R. Biden Jr. y a otros demócratas, el argumento de los republicanos se reduce a una simple formulación: El presidente lo hizo, pero tenía razones completamente inocentes.

Y ahora, los republicanos planean argumentar que los demócratas están tratando de destituir a Trump simplemente basándose en los testimonios de un grupo de expertos del gobierno que no están de acuerdo con el presidente y que intentan sustituir su juicio por el suyo.

Según un memorándum publicado el martes por sus principales investigadores de juicio político, los republicanos insistirán en que el presidente mantenía un “profundo escepticismo, genuino y razonable” sobre Ucrania, dada su historia de corrupción, y que su decisión de retener la ayuda de seguridad fue “completamente razonable”.

La descripción detallada de la estrategia republicana fue distribuida a miembros del partido en la Cámara el lunes por la noche por el personal republicano de los comités que realizan la investigación de juicio político.

El documento deja en claro que los defensores republicanos de Trump en el Capitolio plantearán dudas sobre los testigos que han rendido testimonio en torno al asunto de Ucrania, atacando a los diplomáticos y funcionarios de seguridad nacional que han planteado preguntas sobre la llamada telefónica de Trump con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky.