Estados Unidos

La misión del Partido Republicano es blanquear la presidencia de Trump

El intento para reconfigurar el desastroso récord histórico de su administración ocurre mientras el exmandatario considera un regreso político

Agencias

viernes, 18 junio 2021 | 19:00

El Partido Republicano le ha dado la vuelta a otra página del libro de jugadas autoritarias mientras blanquea la historia de la presidencia de Donald Trump, publicó CNN.

Es como si la adulación a Vladimir Putin nunca hubiera ocurrido. Y cuando Trump aseguró que el Covid-19 simplemente “desaparecería” es como si nunca lo hubiera dicho. Los acólitos de Trump le han cambiado el nombre al peor ataque contra la democracia estadounidense en la época moderna y han convertido el 6 de enero en un paseo turístico mientras buscan limpiar la reputación del expresidente, quien les dijo a los manifestantes que “lucharan como si estuvieran en el infierno” y meses después, aún mantienen una enorme influencia sobre el Partido Republicano.

Trump y los medios de propaganda conservadora también están atacando al Dr. Anthony Fauci para eliminar la negligencia del expresidente respecto a la pandemia que mató a cientos de miles de estadounidenses durante su mandato.

El intento para reconfigurar el usualmente desastroso récord histórico de la presidencia Trump ocurre mientras el exmandatario considera un regreso político antes de la nueva ronda de mítines políticos que se llevarán a cabo este verano con miras a las primarias del 2022.

Y eso ocurre mientras la mayoría del Partido Republicano está participando en una cruzada construida sobre las mentiras del ex presidente acerca de un fraude electoral para hacer que sea más difícil que muchos estadounidenses voten y sea más fácil para los funcionarios del Partido Republicano que interfieran en unas elecciones libres y justas.

Debido a que la verdad es muy dolorosa para los republicanos y va en  detrimento de sus futuros prospectos políticos, es necesario construir una narrativa alterna.

Kevin McCarthy, líder de la minoría en la Cámara, llevó a cabo este jueves el acto hipócrita más reciente al criticar la conducta del presidente Joe Biden en la cumbre que tuvo el miércoles con el líder de Rusia en Ginebra.

Su punto principal fue que Biden no le hizo pagar a Moscú el precio por una serie de ataques de ransomware contra la infraestructura de Estados Unidos que se cree se originaron en Rusia.

Pero McCarthy no mencionó dos operativos de inteligencia que realizó Rusia para intervenir en las elecciones para ayudar a ganar a Trump. Tampoco mencionó la notoria conferencia de prensa de Trump en Helsinki, cuando el entonces presidente rechazó a las agencias de espionaje estadounidenses en un programa de televisión en vivo y aceptó la negativa de Putin, quien fue un ex oficial de la KGB, sobre la interferencia en la elección.

Los eventos de la semana pasada muestran el éxito que ha logrado el ex presidente para cooptar a su partido en su metodología de la decepción a tal grado que los hechos del pasado ya no importan y genera la duda acerca de cómo podrá funcionar la democracia estadounidense en el futuro.

close
search